Noti-Rio

Día internacional del beso

“¡Bésame! ¡Bésame mucho!”. La composición de la mexicana Consuelo Velázquez, que presentó al mundo en 1940, trascendió géneros y fronteras. Tanto es así que este verdadero himno al beso fue grabado en 1962 por Los Beatles.

Y fue, justamente, haciendo honores a una de las manifestaciones de amor favoritas de las parejas que tiempo atrás se organizó una competencia para cronometrar cuánto tiempo podían mantener sus labios unidos.

El primer certamen se realizó en 2011 en Tailandia. Durante esa competencia una pareja estableció el primer récord del beso más largo del mundo al permanecer 46 horas besándose, sin despegarse el uno del otro. La unión fue tal que incluso cuando tenían sed los novios bebían con un sorbete y sin despegar los labios.

Beso a beso…

Mirándose a los ojos, frente a frente, precedido de una sonrisa intensa y el deseo a flor de piel. Así se inició el beso de una pareja tailandesa que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. De esta manera rompieron su propio récord y nuevamente se alzaron en lo más alto del podio en 2013.

Ekkachai y Laksana Tiranarat, además, superaron el tiempo de los ganadores del año anterior, quienes habían logrado la marca de 50 horas 25 minutos y un segundo. Se trataba de una pareja gay que también fue a batir el récord en 2013, pero desistió dos minutos antes.

Gracias a ese beso que superó los dos días y medio, se impuso el 13 de abril como el Día Internacional del Beso.

Desde entonces y gracias a ellos, que participaron en un concurso de San Valentín en Tailandia, en muchas ciudades del mundo se realizan diversos tipos de concursos en los que los participantes deben establecer registros de sus besos.

El premio que recibieron, y motivo por el que concursaron Ekkachai y Laksana fue 2.500 euros y dos anillos con diamantes.

Entre las condiciones, muy duras para algunos, en aquella ocasión las nueve parejas de enamorados no tenían derecho a sentarse y debían besarse sin parar, incluso cuando absorbían un poco de agua con una pajita, o al ir juntos al baño.

Los besos según el Kamasutra

El antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humano consta de 36 capítulos que están dedicados a siete temas diferentes. En el libro segundo hay un breve tratado sobre las formas de besar.

“No hay un orden establecido para los besos, arañazos y mordiscos, porque todo ello forma parte de la pasión amorosa —dice el Kamasutra— Se recurre a los mismos, generalmente, antes de la unión, mientras que los golpes y gemidos tienen lugar durante el desarrollo de la misma”.

El libro también asegura que se besa “la frente, la cabellera, las mejillas, los ojos, el pecho, los senos, los labios y la boca”, entre tantas otras partes del cuerpo del amante.

Al referirse sobre a los tipos de besos que, según el escrito, “se le puede dar a una doncella” menciona tres: ocasional, palpitante, punzante. Mientras que, según la posición, el resto de los besos son de cuatro clases: de frente, inclinado, giratorio y apretado. Y enumera:

-Beso ladeado: cuando las cabezas de los dos se inclinan en direcciones opuestas.

-Beso inclinado: cuando uno de los dos echa la cabeza hacia atrás y el otro que lo sujeta por el mentón, lo besa.

-Beso directo: cuando los labios de los dos se unen directamente y se chupan como a una fruta.

– Beso apretado: se presionan los labios fuertemente con la boca cerrada.

-Beso superior: cuando uno de los dos toma con sus dientes el labio superior y el otro le devuelve el beso en el labio inferior.

-Beso broche: cuando uno de los dos sujeta con sus labios los de su amante.

-Beso palpitante: cuando uno de los dos deposita sobre los labios del otro miles de besos muy pequeños recorriendo la boca y las comisuras.

-Beso contacto: cuando se toca ligeramente con la lengua la boca del otro y apenas se hace contacto con los labios

-Beso para encender la llama: es el beso en las comisuras de los labios para encender el amor.

-Beso para distraer: puede darse en las mejillas, pero según el Kamasutra, otros lugares recomendados son la frente, los ojos, las mejillas, la garganta, el pecho, la zona interior de la boca, la raíz del cabello, la nuca y el cuello, junto a la clavícula.

-Beso nominal: cuando uno se limita a tocar la boca del otro, después de besarla, con dos dedos.

-Beso con las pestañas: cuando se recorre los labios o la cara del otro y se acaricia con las pestañas.

-Beso con un dedo: cuando uno de los amantes recorre la del otro por dentro y por fuera con un dedo.

-Beso con dos dedos: cuando el amante cierra los dedos, los moja ligeramente y presiona con ellos la boca de la amada.

-Beso que despierta: el beso que se da en las sienes, cerca del nacimiento del pelo, cuando el otro está dormido logrando despertarlo con suavidad.

-Beso que demuestra: suelen darse por la noche y en lugares públicos. Uno de los dos se acerca al otro y le besa suavemente en la mano o el cuello.

-Beso del recuerdo: se da cuando los amantes están descansando con la pasión satisfecha y uno de ellos deposita su cabeza sobre el muslo del otro y la deja caer, besándole en el muslo o en el dedo gordo del pie.

-Beso transferido: este beso ocurre cuando uno de los amantes, en presencia del otro, besa a un retrato o una imagen o cualquier cosa, mirándola para que sepa que ese beso le corresponde.

-Beso lagrimoso: se produce cuando uno de los dos echa tanto de menos al otro que, en su ausencia, besa su retrato.

-Beso viajero: aunque los besos suelen centrarse en la boca, posar los labios en otras partes del cuerpo es una forma de excitar garantizada.

-Beso al pecho: los besos en en el pecho son los que se aplican primero con los labios, suavemente y con un poco de saliva.

-Beso sin reloj: la idea es olvidarse de todo y concentrarse solamente en las caricias y besos que se le da a la pareja para que la experiencia sea más placentera para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *