Noti-Rio

Desde el 20 de mayo: Cómo impactará el histórico cambio en la definición del kilo y otras unidades de medidas

El cambio que se implementará en el Sistema Internacional de Unidades a partir del 20 de mayo quedará registrado en los libros de historia, no sólo por su impacto para el avance de la ciencia y la tecnología sino también porque es la primera vez que se modifican cuatro unidades base a la vez con colaboraciones simultáneas en todo el mundo. Su aprobación se alcanzó en noviembre del año pasado, en la Conferencia General de Pesos y Medidas que tuvo lugar en Francia, frente al mítico Palacio de Versalles.

La mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades desde su instauración en 1960, que modificará en el mundo la definición del kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol, se aprobará en París durante la Conferencia General de Pesas y Medidas.

Los cambios, que entrarán en vigencia en mayo de 2019, tendrán un gran impacto en el campo científico y tecnológico, suponen la redefinición del ampere, el kilogramo, el kelvin y el mol y la reformulación del metro, el segundo y la candela.

«A partir de ahora todas las unidades se definirán en base a constantes de referencia, en lugar de artefactos, propiedades de materiales o experimentos teóricos irrealizables, como sucede en la actualidad», explicó Héctor Laiz, gerente de Metrología, Calidad y Ambiente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

El miembro del Comité Internacional de Pesas y Medidas, que participará de la conferencia como parte de la delegación argentina, añadió que el cambio «permitirá a los científicos que trabajan con el más alto nivel de exactitud realizar las unidades en diferentes lugares o momentos, con cualquier experimento apropiado y en cualquier valor de la escala».

Por ejemplo, según detalla el INTI, el kilogramo está actualmente definido por «la masa que tiene un cilindro de platino-iridio depositado en el Bureau Internacional de Pesas y Medidas en la ciudad francesa de Sevres», lo que implica que todos los países deben basar la medición en un único artefacto. 

Además de los problemas logísticos que eso conlleva, es imposible determinar su estabilidad temporal. 

Si bien el sistema ya había sido revisado en diversas oportunidades, es la primera vez en la historia que se redefinen cuatro unidades base a la vez con colaboraciones simultáneas en todo el mundo. 

«Este cambio no afectará los resultados de las mediciones en la vida cotidiana, pero sí tendrá un gran impacto al más alto nivel de exactitud en la ciencia y la tecnología», anticipó Laiz, quien también preside el Sistema Interamericano de Metrología.

Por su parte, el metro, el segundo y la candela sólo sufrirán cambios en la forma de expresar sus definiciones, dado que ya estaban basados en constantes de la naturaleza: la velocidad de la luz para el metro, la frecuencia de transición entre dos niveles energéticos para el átomo de Cesio para el segundo y la eficacia luminosa de una radiación monocromática para la candela, completaron desde el INTI.

“A partir de ahora todas las unidades se definirán en base a constantes de la naturaleza, en lugar de artefactos, propiedades de materiales o experimentos teóricos irrealizables, como sucedía hasta ahora”, subraya Héctor Laiz, gerente de Metrología y Calidad del INTI. Por ejemplo, el kilogramo estaba definido por un objeto físico (cilindro de platino-iridio) pero en unos días estará basado en la asignación de un valor a la constante de Planck.

Lo que sucederá el 20 de mayo no va a impactar en la balanza que usa el médico para pesar a un paciente o en la carnicería a la hora de comprar un asado, pero sí tendrá gran repercusión para el campo científico. El mayor cambio probablemente lo sentirán los fabricantes de instrumentos científicos, que deberán adaptar sus productos a las nuevas mediciones.

También será clave para alcanzar mejores predicciones sobre el cambio climático, porque se podrán realizar mediciones más precisas para monitorear pequeñas variaciones en la temperatura. Lo mismo sucederá con la industria farmacéutica que, por ejemplo, podrá definir con precisión los microgramos de alguna droga o suministrar dosis de una medicación apropiadas para cada paciente.

“Además del aspecto científico, esta modificación también representará un desafío para la educación porque a partir de ahora habrá que enseñarles a los alumnos en los colegios secundarios las nuevas definiciones de las unidades de medida», agregó Laiz, único representante sudamericano en el Comité Internacional de Pesas y Medidas a cargo de la revisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *