Noti-Rio

Rio Colorado: La historia de Ciro, el nene que batalló 8 meses contra el SUH y le ganó

(NOTI-RIO) Ciro con 5 años a inicios del 2018 contrajo  la bacteria del “Escherichia Coli”  afectándolo con  el Síndrome Urémico Hemolítico, perjudicándole directamente a los riñones y a los intestinos, pero le dio dura batalla durante largos 8 meses, donde le puso garra para “torcerle el brazo al destino” para volver a la vida.

Hoy con algunos cuidados especiales y una dieta estricta que tendrá que cumplir por siempre, està retomando a su vida normal, jugando, corriendo, volviendo a la escuela, rodeado de sus seres queridos y amiguitos del barrio. 

Su mamá Verónica y su hermana Nadia, repasan pausadamente, donde por momentos no pueden evitar las lagrimas al repasa momentos duros y horas sumamente criticas donde todo había quedado en “manos de Dios”. 

El pequeño paso meses enteros en salas de terapia sin contacto con su familia, rodeado de maquinas, agujas y tubos, con las caras extrañas de los médicos o enfermeras que con el correr de los días se transformaba en amigos.

Mientras que los padres y hermanos, pasaban ese mismo tiempo en los pasillos de los hospitales esperando repuestas o que les permitieran verlo aunque sea un ratito, para tomarle la mano y rezar con él.

Todo se comenzó en la semana festiva de fin de año del 2017, cuando Ciro comenzó con un cuadro de vómitos y dolor de panza, de los cuales se quejaba permanentemente.

Los papás comenzaron acudir al hospital “José Cibanal” de Río Colorado, buscando aliviar su dolor.

Lo cual las primeras repuestas de los profesionales, eran que se trataba de un cuadro fuerte de gastroenteritis viral, por la comida y dulces que se consumía propio de la fecha de fin de año.

El suplicio duró dos días con varias visitas a los médicos en distintos horarios buscando repuestas, a los vómitos constantes y dolor de estomago que eran constates.

El martes 2 de enero y tras una fuerte discusión de los padres, en el nosocomio se le practica los primeros análisis donde en pocos minutos se confirma la peor sospechas que el virus se había apoderado de todos los organismos de la Criatura y continuaban avanzando.

Con los estudios en manos en 3 de enero, fue derivado con urgencias al centro de mayor complejidad, al Hospital Italiano de Bahía Blanca, donde el cuerpo de médicos de la institución, tomó el mando de la crítica situación.

Ciro presentaba un cuadro de deshidratación, dolor abdominal, diarrea, hipertenso, lucido-vigil, afrebriado, que luego de los primeros estudios y confirmaciones en el laboratorio, comienza con la hemodiálisis, por más de una semana, debido que sus riñones habían dejado de funcionar, diagnosticándolo  como insuficiencia renal.

Luego de varios días de intensos tratamientos y cuidados en el hospital Bahiense, parecía que todo se encaminaba dentro de los caminos de la recuperación, lo que comenzó a tener el alta medio parcialmente, con controles médicos estrictos, duarte el mes de febrero.

Pero esa evolución solo duró pocas horas, ya que, comenzaron a volver los dolores y los vómitos, que a pesar de los reiterados tratamientos, estudios, consultas, interconsultas  e intercambios de información con varios profesionales especializados de la enfermedad, comenzaba a desconcertar a todos los profesionales.

Incluso las distintas intervenciones quirúrgicas que llevaron a la ostomísacion (intervención con el objetivo de crear una comunicación artificial de los organismo, la bolsita que reemplaza los órganos) y aún así todo continuaba sin repuesta claras para los profesionales que veían que la bacteria continuaba activa y avanzando, con los intestinos sin funcionar.

En el mes de junio y luego de haber agotado todos los conocimientos médicos y científicos, el nene fue derivado al hospital Italiano con sede en Buenos Aires, donde la complejidad es mayor, buscado que nueva tecnología logre encontrar donde estaba el problema.

El “calvario” para Ciro, comenzó de nuevo, mas estudios, mas operaciones más intervenciones, mas tratamientos, mas exámenes, mas agujas y tubos en el cuerpo, mas médicos sobre él, que en algunos momentos de lucidez le recriminaba a la mamá o al papá “no quiero que me pinchen mas.” Y en otros momentos dirigiendo a los medico el lugar de la vena del brazo donde aun no tenia pinchazos o donde menos le dolía”

El tratamiento previo lo había debilitado, llevándolo que pesara apenas 16-17 kilos.

“Tuvieron que alimentarlo por distintas vías, porque estaba tan flaquito que no resistía mas operaciones.” Comenta Verónica que no puede contener el llanto al recordar cuando los médicos salieron del quirófano y le dijeron “No tenemos más nada que hacer, todo está en manos de Dios y la fuerza y la energía que puede ponerle el nene para salir de esto.”

A fines de septiembre, luego de meses de duros proceso con cirugías incluidas donde se iba cortando tramos de aparato digestivos para erradicar la enfermedad, y al ver que la bacteria E Coli seguía incrustado en varios sectores. “Vaciaron en cuerpito de Ciro, y lavaron uno por no los órganos, como si uno lava cualquier cosa de la casa y desde ese momento, la esperanza para que Ciro vuelva a la vida. Era lo último que se podía hacer, todos lo anterior se había hecho y nada funcionaba.” Relató Verónica.    

DUROS OCHO MESES

Durante el tratamiento que fue en Bahía Blanca y en Buenos Aires, fue acompañado permanentemente acompañados por los padres José Luis Nazareno Canale y Verónica Elizabeth Tanos, quienes debieron ausentarse de sus puestos de trabajos y aun así cada uno de sus lugares fueron conservados por sus superiores. “En estas épocas es muy complicados quedarse sin trabajo y tuvimos la suerte de tener jefes que entendieron la situación y cuando volvimos, pudimos ocupar nuestros lugares, que rara vez sucede.” Comentó Verónica, que durante ese tiempo convivió con historias donde padres de otros chicos enfermos con similares características, perdían sus puestos de trabajos.

Muestras que sus hermanos Lucas y Nadia, habían dejado de lado sus estudios para acompañar el peregrinar de Ciro.

EL CUMPLEAÑO.

El 11 de junio es la fecha de cumpleaños de Ciro y los 6 añitos lo pudo “festejar” en la sala de terapia intensiva de Buenos Aires, junto a los Papas y la planta de médicos y enfermeras que estaban a su cuidado.

LA DIETA DE POR VIDA

Hoy Ciro està volviendo a la vida adaptándose a cambiar de hábitos a la hora de alimentarse, debido al funcionamiento menor de sus riñones y  sensible ante cualquier golpe, pero tendrá que seguir una dieta estricta hiposodica e hipoproteica, lo que le permitirá continuar sin problemas.

Y respetando los límites de la alimentación evitaran que su la etapa de adultez tenga que acudir a un trasplante de riñón.

“El cambio de hábitos y la selección de comida que tiene permitido comer, se adoptó sin problemas” comentó la madre “él sabe hoy que no puede comer embutidos, fiambres, huevos, pescado, carne, queso, lácteos, sal y todos su derivados.” 

Hoy el chico disfruta una pizza sin sal con pocos agregados, una hamburguesa que tiene todos los componente, pero suplantando la carne por una berenjena o zapallo, o milanesas vegetarianas.

NUNCA DETECTARON EL PROBLEMAS

A pesar de los distintos análisis practicados a todo el núcleo familiar que incluyeron mascotas, sitios y los elementos habituales que utilizaba Ciro, nunca pudieron detectar de donde se contagió de la bacteria.

CONCEJOS

La madre sugiere que ante los síntomas de un chico que son similares a una gastroenteritis, acudir al médico y solicitarle un rápido análisis de sangre que no demanda mucho tiempo y es sencillo para detectar la enfermedad, que tomada a tiempo dentro de las primeras hora, la cura se logra con un tratamiento sin mucha complejidad, en pocos días, evitando un mal mayor.

La experiencia adquirida por la familia señala que existe el SUH es reconocida socialmente y popularmente como la bacteria de la carne o de los embutidos mal conservados,  pero la “E Coli”, no es exclusivo de esos alimentos, también puede estar en un lácteo que perdió la cadena de frio, en el contacto con restos de excrementos un bovino, un una fruta, en el agua de la pileta que no tiene cloro, entre otro caso.

“Estaría muy bueno que los gobiernos de turnos comiencen a tomar cartas en el asunto, porque cada año son varios los niños afectados y comenzar con campañas de prevenciones para concientizar a la población. Eso puede evitar la muerte de muchos chicos.” Argumentó Verónica

EL CONTACTO DEL DOLOR

Durante los meses de internación de Ciro, los padres convivieron con cientos de historias similares y muchas de ellas terminaron de la peor manera, donde compañeritos de pieza de terapia terminaron falleciendo. Con todo el dolor se formaron lapsos y comunidades vía redes sociales donde casi a diario se realizan los intercambios de experiencias, consultas, opiniones  y hasta los recuerdos dolorosos, que pueden ayudar a soportar el mal trago.

SUH: fuentes de contagio

* Carne insuficientemente cocida o jugo de carne (hamburguesas 29%, carne picada 41% contaminación)
* Alimentos cocidos en contacto con carne cruda

* Alimentos cocidos o lácteos que han perdido la cadena de frío.
Contacto directo persona a persona, o con animales de campo.
* Utensilios, superficies, manos y contaminación cruzada de alimentos.
* Alimentos procesados fuera de la casa, donde no se puede estar seguro de cómo han sido cocidos o almacenados.

Prevención

* Lavarse bien las manos con agua y jabón antes y después de tocar carne cruda, procesar alimentos ó consumirlos; después de ir al baño o de cambiar los pañales.
* Cocinar muy bien las carnes, especialmente la carne picada (que se cocina bien en la superficie y parcialmente en el medio)
* No usar el mismo cuchillo para trozar otros alimentos luego de haber cortado carne cruda, sin antes lavarlo bien con agua y detergente
* Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos, incluso dentro de la heladera, separando por cajones o con doble bolsa (el frío no mata a estas bacterias)
* Lavar cuidadosamente las frutas y verduras.
* El agua de consumo deber ser potable; si no le es posible, agregue 2 gotas de lavandina por litro de agua no potable, espere 30 minutos y usar.
* Consumir leche y lácteos pasteurizados conservados en frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *