Noti-Rio

Premiaron a jugadoras de squash con un vibrador y cera depilatoria

Las deportistas ganadoras del campeonato de Asturias de squash recibieron como premio dos cajas de cera depilatoria, una lima eléctrica para eliminar las durezas de los pies y un vibrador, además de los trofeos. Indignadas, denunciaron lo sucedido en el Instituto Asturiano de la Mujer.

Elisabet Sadó, una de las deportistas galardonadas, expresó al diario El País: “Sentí sorpresa e indignación”. Siete veces campeona y número uno del mundo, aseguró que ésta no ha sido la única discriminación que ha sufrido en el deporte, teniendo en cuenta que cobran sueldos más bajos que sus compañeros varones, lo que les impiden dedicarse de lleno a su especialidad, menos promoción que ellos y peores instalaciones.

Tanto ella como las otras tres deportistas galardonadas se esforzaron para alcanzar diversos títulos en España y el mundo, de una disciplina que cuenta con pocas personas federadas: 1.550 hombres en toda España frente a solo 255 mujeres. Sin embargo, se llevaron una gran sorpresa e indignación al recibir los regalos, y más aún al percatarse de que los clasificados masculinos no recibieron nada similar.

Para Sadó, quien además trabaja atendiendo mujeres en situación de violencia de género, estos comportamientos son “la base de todo ese machismo estructural que, en los casos más graves, acaba con mujeres asesinadas”.

Las premiadas presentaron una queja dos días después ante la Federación de Squash del Principado de Asturias, donde expresaron su disgusto “por unos obsequios sexistas y fuera de lugar”. “Nunca en la historia nos había ocurrido nada parecido”, explicó Maribel Toyos, vocal de la junta gestora de la federación, que remitió el asunto al Instituto Asturiano de la Mujer.

Por su parte, la directora del Instituto, Almudena Cueto, aseguró: “Esto atenta contra la dignidad de las mujeres; el deporte es un instrumento que tiene que trabajar por la igualdad”. Sin embargo, la normativa actual no les permite aplicar ningún tipo de sanción, ya que el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte española quedó pendiente de tratamiento en la legislatura pasada, y en ella se contempla la igualdad de los premios para hombres y mujeres.

Tras la polémica, el Club Squash Oviedo, organizador del torneo, admitió a través de un comunicado que los regalos “fueron inapropiados y nunca debieron ser entregados”, pidieron disculpas a las jugadoras, “al squash femenino nacional y al resto de deportistas” y tildaron lo ocurrido de “inaceptable”.

Sobre el origen de los premios, aseguran que a veces les ceden regalos para las galas y que, en este caso, “no comprobaron la idoneidad” de los obsequios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *