Noti-Rio

La Escuela Hogar 186 Fortunato Anzoátegui en lo más alto

La delegación de la Escuela Hogar 186, Fortunato Anzoátegui puso a la educación de La Pampa y Argentina en lo más alto en el Segundo Encuentro Latinoamericano de Semilleros, Grupos y Líderes de investigación, que se desarrolló desde el 21 al 24 de mayo de 2019 en la ciudad de Puebla, México. El proyecto «¿Qué pasó en este lugar?», que abordó la temática de los incendios forestales, fue defendido maravillosamente por Malena, Esteban y Cristian, y fueron premiados con la acreditación a otra instancia latinoamericana que se celebrará próximamente en Colombia.

El proyecto.


Lo que los alumnos y docentes abordaron y defendieron en México, fue relacionado con los incendios que en el verano 2017/2018 asolaron gran parte del bosque pampeano y estuvo a punto de devastar la escuelita. «Al retornar a clase, después de las vacaciones de verano, los niños vieron con asombro y preocupación el paisaje totalmente diferente debido a los incendios forestales. Muchos de ellos sabían de lo ocurrido ya que viven en la zona, pero demostraron curiosidad por conocer todos los detalles de lo aquí acontecido. Los niños necesitaban ir al patio y salir afuera del edificio casi imperiosamente para constatar qué cosas estaban quemadas y observar las consecuencias del incendio en los alrededores de la escuela. También preguntaban con insistencia si los árboles volverían a vivir o quedaría todo así: negro y quemado», le explicó Keil a este diario.
Esta vivencia fue advertida por la docente de tercer grado Mónica Sainz, quien con sus alumnos iniciaron una investigación. Los jóvenes acudieron a información aportada por actores de los incendios, realizaron observaciones de zonas quemadas, sumaron datos de cómo se afectó el circuito productivo, y hasta recabaron información de cómo se inició el fuego y que daños ocasionó en flora y fauna. Asimismo, analizaron dentro del espacio cómo una situación límite desarrolla actitudes de solidaridad, convivencia social, cooperación y comprensión hacia los demás y valorando los espacios y actores sociales. Así nació el trabajo investigativo que servirá para abordar un tema que aflige a La Pampa.

Orgullo pampeano.


Ayer las cuentas de las redes sociales de la región y toda La Pampa fueron la vía de comunicación con la delegación y trajeron las buenas nuevas. «¡Ya tenemos la acreditación a Colombia! Gracias a Dios y la virgen por el acompañamiento! ¡Gracias a todos! ¡Gracias, gracias, gracias! ¡Estamos felices!», expresó la directora de la escuelita Hogar, Graciela Keil.
Como si fuera poco, la docente que apoya la investigación Mónica Sainz, fue elegida para ser parte de la mesa de autoridades de la ceremonia de cierre del evento en representación de la Educación de Argentina y de La Pampa. «¿La verdad? No me esperaba semejante honor, estaba muy nerviosa, representar a mi país, ¡me emociona aún!», afirmó la maestra rural.
Vecinos de la zona revelaron que Mónica está a punto de jubilarse y que esto fue un corolario.


Videos que se viralizaron en La Adela, muestran a los tres alumnos disertando frente al stand y desarrollando un enorme papel defendiendo su trabajo, y demostrando que la educación pampeana está a la altura de las circunstancias. Los chicos en todo momento mantuvieron su pertenencia mostrando la bandera de La Pampa y luciendo remeras en las que se identificaba a la provincia y a la escuelita Anzoátegui. «Que gran honor, que orgullo para todos! ¡Ser tan pequeños y gigantes a la vez, los quiero peques!», resaltó otra adelense.


Lorena, otra habitante de la localidad del sur pampeano, habló desde su experiencia en ese establecimiento rural. «Un privilegio ser ex alumna de la Escuela 186 Fortunato Anzoategui, de haber tenido a estos maestros, grandes maestros que aman lo que hacen, que aman su profesión!», posteó.
En La Adela y Río Colorado se sintieron partícipes de la gesta educativa que representó a la educación de la zona. «Gracias a todos los que hicieron posible este viaje y un enorme abrazo a las maestras Mónica -Sáinz- y Graciela -Keil-, que lucharon hasta el último día para conseguir los fondos para cumplirle este gran sueño a sus alumnos de una Escuela Rural Argentina», concluyó una pobladora de La Adela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *