El tiempo - Tutiempo.net

Caso Solano: denunciaron que el jagüel fue adulterado

La querella advirtió que “el lugar no está en las mismas condiciones que la inspección anterior”. Este viernes los antropólogos comenzarán con el peritaje.

 

 Cerca de las 13, cuando ya los equipos pesados se habían estacionado cerca del jagüel, y al sacar las chapas que cubrían la boca del profundo pozo la mirada de Gualberto Solano se volvió a poblar de dolor. “Aquí ya no esta. Perdí todo”, lanzó angustiosamente. Luego junto al abogado, Sergio Heredia, denunciaron verbalmente ante el juez Gustavo Gaviña, que el pozo había sido adulterado. Más tarde el fiscal Daniel Zornita intentó llevar tranquilidad al asegurar que por dentro el pozo no había sido alterado.

Solano padre, sufrió una pequeña descompensación, pero se recompuso y siguió de cerca todo.

El allanamiento al campo “La Manuela”, que tiene 4 leguas de extensión, dio inicio oficialmente a las 11 cuando el juez de garantías, Gaviña, leyó el acta dando comienzo al operativo.

Antes de empezar a reescabar el pozo, los operarios debían retirar una pesada heladera y otros elementos que fueron arrojados al pozo en los últimos años.

El primero en llegar al lugar fue el fiscal, Zornita, luego lo hizo el juez con auxiliares de la justicia. Y poco después lo hizo la querella y el enorme camión que tiraba el carretón, donde estaban todos los equipos que durante un período de entre 5 y 10 días limpiaran el pozo.

Heredia, volvió a quejarse amargamente de la demora que demando hacer esta medida y de los costos del operativo, de los cuales gran parte tuvo que hacerse cargo la querella.

“Se tardó más de 2 años y medio. Cuando esto se podría haber hecho mucho antes. Esto es la justicia privatizada” señaló.

Poder trasladar los equipos desde la vera de la Ruta 22 hasta dentro del campo demandó más de 3 horas. Primero el carretón se estacionó en una pequeña explanada en la banquina contraria al ingreso del campo. Allí se usó otro camión de una empresa local para poder trasladar la torre, y en el primer equipo de la empresa “Pertersen”, se traslado la campana y otras herramientas.

La primera jornada estuvo dedicada a destapar y revisar el pozo, luego se demolió a golpe de martillo un par de hileras de ladrillos que rodeaban el jagüel. Todo el proceso fue vigilado por un grupo de gendarmes, que hasta dirigieron el tránsito cuando los camiones realizaban maniobras en la ruta.

También estuvieron vecinos, representantes gremiales, curiosos que vieron la movida en el campo y hasta políticos, que llegaron a prestar su apoyo a la familia.

Aún se pueden recuperar rastros

Amelia Barreiro (39 años), es antropóloga forense y amplia trayectoria en trabajos similares.

“A medida que la máquina vaya sacando el contenido del jagüel vamos a ir revisando todo con distintas herramientas, porque puede salir tierra, lodo… Habrá un poco de todo eso y vamos a tener que revisar todo minuciosamente como para ir recogiendo todo el material que pueden ser: restos óseos, indumentaria, calzado y todo aquello que pueda ser de interés para a causa”, señaló la mujer que integra un grupo de 4 antropólogas forenses que llegaron especialmente para esta pericia de Buenos Aires.

“En este jagüel por lo que sabemos sean tirado muchas cosas, por eso esta bueno ir reconociendo. Que haya pasado tanto tiempo afecta porque todo el material se ve afectado por el tiempo y el medio en que se encuentra. Lo que no quiere decir que si hay algo no se pueda recuperar”.

Caso Solano: se calculan de 5 a 10 días de trabajo en el jagüel

El doloroso peregrinaje de familiares, amigos y profesionales vinculados al caso Daniel Solano puede llegar a tener un final si durante los próximos días, como se sospecha, se descubren los restos del joven trabajador de 27 años en un profundo pozo ubicado en la zona de campos de Choele, a poco más de 25 kilómetros del casco urbano.

16:00 | El repaso de las labores de la primera mañana en la estancia

El equipo de antropólogas que arribó a la provincia específicamente para esta tarea siguió de cerca el despeje del área y la puesta a punto de los equipos.

14:00 | Habla el responsable de la petrolera que trajo la maquinaria

“Si hay que limpiar desde los 50 a los 80 metros de profundidad, se calculan de 5 a 10 días de trabajo”, estimó Andrés Ayala, responsable de la empresa que trabaja en la estancia La Manuela.

Explicó que esta mañana comenzó la tarea de instalación de los equipos, y que restan la puesta a punto y los chequeos. Las demoras iniciales hicieron que recién mañana se pueda comenzar con el descenso.

Trabajan con maquinaria especialmente diseñada por ellos en Salta y adaptada para este operativo. Serán jornadas de 10 horas de trabajo con una de descanso.

12:00 | La noticia en medios salteños

“Finalmente hoy comenzará la pericia para revelar si el cuerpo de Daniel Solano, un salteño que había viajado a la Patagonia para trabajar en la cosecha de manzanas, está en un pozo en Río Negro”, señala en su web el sitio El Tribuno.

En la cobertura desde la provincia norteña se sumó el “Portal de Salta” y Radio Salta, FM 96.9.

11:00 | Demoras en la ubicación de los equipos

La bajada al jagüel se realizará 2 años y medio desde que fue solicitada por primera vez. Una empresa petrolera de Salta, desde donde era oriundo el joven desaparecido, envió un equipo de perforación.

“Esto es lo último que hacemos”, dijo con gesto de agotamiento el abogado de la familia Solano, Sergio Heredia al llegar a Choele Choel, a los salones parroquiales de la iglesia local, que se convirtió en improvisado estudio jurídico.

“Si esta allí (por el jagüel) será una suerte de alivio para Gualberto (padre de Daniel). Sino esta será lo último que hacemos. El juicio se hará igual y esperamos que los policías sean condenados”, sostuvo al recibir a este medio.

Daniel fue visto por última vez en la madrugada del 5 de noviembre del 2011, a la salida de un local nocturno en Choele Choel. Por la desaparición y homicidio del joven oriundo de Tartagal, se encuentran acusados 7 policías, que serán juzgados a partir del 20 de febrero en Roca.

El joven de 27 años de la comunidad Misión Cherenta, de Tartagal, Salta, recorrió en el 2011, 2.300 kilómetros en plan de trabajo. Era su tercera temporada en la comarca del Valle Medio. Había llegado el 10 de octubre para comenzar con las primeras tareas en los montes de manzana en una frutícola de Lamarque.

La noche del 5 de noviembre fue con un grupo de trabajadores norteños a un boliche de Choele Choel; pasadas las 3 fue retirado por la policía y nunca más se lo vio.

Según la teoría de la querella, allí fue interceptado por un grupo de policías que tras golpearlo lo llevaron a alguna zona de la isla 92. Luego fue trasladado a la comisaría 8, ubicada en la calle 25 de mayo y Villegas donde habría sido ultimado.

Su cuerpo finalmente fue llevado por la ruta nacional 22 al campo “La Manuela”, donde fue arrojado al jagüel.

El juicio oral y público que comenzará en febrero, tendrá a siete policías imputados con distinto grado de participación: Sandro Berthe, Pablo Bender, Juan Barrera, Pablo Albarrán Cárcamo, Pablo Quidel, Diego Cuello y Héctor Martínez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: