Cierra una planta de zapatillas Adidas y fabricante de Nike despide empleados

La avalancha de productos importados, la caída del consumo y el aumento de tarifas golpea fuerte a los fabricantes de zapatillas. Esta vez le tocó el turno de dos productores locales que trabajan para los dos gigantes del sector del calzado deportivo: Adidas y Nike.

Finalmente ayer se concretó el anunciado cierre de la planta que la brasileña Paquetá tenía en Chivilcoy. El resultado: 600 trabajadores quedaron en la calle.

“Durante el gobierno anterior hubo reducción de puestos de trabajo, pero se mantenía. La empresa dice que Adidas dejó de hacer pedidos. Por otro lado, en este contexto lo último que hace una familia es comprarse una zapatilla cuando no tiene para comer”, aseguró al sitio Infocielo, Juan López, electricista de la planta de Chivilcoy. Durante este año la multinacional también dejó de producir en la fábrica de Extreme Gear de Esteban Echeverría, por lo que la empresa tuvo que cerrar, luego de despedir a sus últimos 35 empleados. La planta había sido abierta en 2011 por el empresario Juan Pablo Verdiquio con la posibilidad de producir para Adidas, en el marco de una política de sustitución de importaciones.

El ensamblaje de zapatillas junto a la producción de la capellada creció sostenidamente y llegó a tener 300 operarios pero a partir de 2016, con la apertura del mercado a los productos importados, la situación cambió.

Más recortes

Ayer por la mañana unos 150 empleados de la fábrica Dass de El dorado (Misiones) fueron a la empresa para iniciar sus jornadas laborales cuando se encontraron con noticia de que habían sido despedidos sin previo aviso.

Darío Vera delegado de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (Uticra) dijo que “se manejaba información extraoficial y que serían 300 los despidos”, con lo cual no se descartan nuevas afectaciones.

Ahora, la fábrica está tomada por trabajadores y delegados que intentan destrabar el conflicto.

Dass, que en noviembre del 2015 había comprado las fábricas que había construido la desaparecida Gatic en Coronel Suarez, a mediados del 2017 comenzó a suspender trabajadores y luego a aplicar un plan de retiros voluntarios.

Hace unos ocho años, las oficinas locales de las marcas Fila y Umbro decidieron unirse para operar bajo el paraguas de Dass Argentina. En aquel momento, la nueva empresa comprometió una inversión de u$s10 millones en el país.

La compañía, que en su cartera tiene las marcas propias Tryon y Dilly, producía también para Nike y Converse, aunque la apertura de las importaciones hizo caer la mayoría de esos proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *