El tiempo - Tutiempo.net

Comer snacks y golosinas en el embarazo afecta el peso del bebé

Luego de ensayos en laboratorio utilizando la rata como modelo, investigadores santafesinos están más cerca de concluir que el consumo de snacks o golosinas en forma crónica y durante la gestación produce efectos negativos en el peso de los neonatos.­

No caben dudas de que nuestra dieta está asociada al estilo de vida. Incluso lo que consumen las madres en la gestación tendría incidencia directa en la salud de su descendencia. En el caso de la llamada “dieta de cafetería”, basada en alimentos que poseen un alto contenido de aditivos, las consecuencias de consumirla pueden ser negativas, tal como concluye un estudio hecho con animales de laboratorio realizado por investigadores santafesinos.­

La investigación demuestra que alimentos procesados como los snacks, las galletitas dulces y saladas, muchas de ellas rellenas, o las golosinas, por ejemplo, poseen aditivos químicos que por alguna razón tientan a comer más y podrían ser perjudiciales para la salud.­

“La dieta de cafetería es rica en grasas y deficiente en proteínas. En nuestro trabajo detectamos que el consumo de una dieta de cafetería no alteró la fertilidad de las ratas hembras y que su gestación se desarrolló sin problemas. Sin embargo, al nacimiento sus crías presentaron menor peso, en asociación con una disminución del peso de la placenta durante la gestación. Además se detectó alteración en la expresión de genes en la placenta, relacionados con su normal desarrollo”, aseveró Jorgelina Varayoud, quien trabaja en el Instituto de Salud y Ambiente del Litoral (ISAL), que depende de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el CONICET. El trabajo fue desarrollado junto a Milena Durando, Mercedes Milesi y Guillermo Ramos.­

Al iniciar el estudio, los investigadores se preguntaron si una dieta compuesta por alimentos no saludables y adictivos, basada en snacks, dulces, chocolates, entre otros, podría afectar la fertilidad en humanos, para lo cual utilizaron un modelo de estudio habitual: las ratas. “Lo interesante del modelo es que refleja lo que se consume principalmente en occidente. Se trata de una dieta desarmónica, que presenta un alto contenido de lípidos y bajo contenido proteico. Nos preguntamos si podía afectar la fertilidad y si el desarrollo fetal sería normal”, contó Milesi.­

La investigación incluyó animales controles sometidos a una dieta estándar, es decir, alimento balanceado en forma de pellets, y otros sometidos a la dieta de cafetería, a los que denominaron animales CAF. “La gran cantidad de compuestos químicos que se les agrega a estos alimentos hacen que no podamos controlar el consumo aunque intentemos. A las ratas en el laboratorio les pasa algo similar”, agregó.­

La dieta fue administrada desde los 21 días de vida, momento en que finaliza la lactancia, hasta que fueron adultas, aproximadamente 100 días de vida. Los alimentos colocados en las jaulas fueron galletitas dulces y saladas, cereales, budines, queso parmesano, turrón de pasta de maní y palitos de maíz con sabor a queso, estos últimos resultaron ser las comidas preferidas de las ratas.­

A pesar del tipo de dieta, los resultados indicaron que los animales no desarrollaron enfermedades como diabetes, pero sí presentaban un peso mayor en relación a las ratas controles. Con respecto a la fertilidad, ninguno de los animales tuvo problemas y la preñez se desarrolló normalmente. Sin embargo, al momento del nacimiento las crías presentaron una disminución del peso y en algunos casos los animales no sobrevivieron después de una semana de nacidos.­

“También detectamos alteraciones en el peso de la placenta durante la gestación y modificaciones en la expresión de genes que intervienen en su normal funcionamiento, lo que podría explicar los efectos observados en el desarrollo fetal y la disminución del peso al nacer”, concluyó Varayoud.­

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: