Noti-Rio

Cuánto cuesta mandar un hijo a la universidad

Los padres viven tiempos de definiciones. Desde septiembre en adelante empieza el cálculo para ver si alcanza para mandar a estudiar a uno o dos hijos a una universidad fuera de la región. Algunos lo resuelven rápido, sobre todo los que disponen de más recursos, otros ensayan una y otra vez con la calculadora y terminan mandándolos a donde les alcanza, que no siempre es donde les gustaría.

Unos ya resolvieron a dónde irán sus hijos durante este año, otros todavía están a las corridas y optan por las alternativas menos costosas. No es un asunto simple, porque para estudiar en una ciudad fuera de la región los números promedio no bajan de 4.000 ó 5.000 pesos por mes, siendo bastante gasoleros. Pero podría decirse que hay tres grupos bien nítidos. Uno, el de la economía más holgada, otro, de los que les alcanza con lo justo, y los terceros, que pueden si estiran los pesos.

El espectro es tan amplio que lo que cuenta es un buen cálculo, porque los números con los que empezarán el año no serán los mismos que verán a la hora de terminar este 2015.

Inflación mediante, habrá que imaginar que los 4.000 mínimos de ahora serán al menos 5.500 al terminar el año.

Para enviar a un hijo a estudiar afuera, llámese Bahía Blanca, Córdoba, Rosario, Buenos Aires, La Plata y Neuquén (en este caso para los que vienen de afuera) hay que tener en cuenta una larga lista de cuestiones, que en definitiva se traducen en gastos. Por ejemplo, si la universidad es del Estado, no tiene cuota mensual, pero si es privada, según sea el caso, van de los 2.500 por mes hasta los 8.000 ó 9.000 en los casos más caros.

A eso hay que sumar el transporte, si es que los departamentos que alquilan están lejos, libros y material de estudio, comida, comunicación, alquileres, expensas, y todos los servicios que se pagan aparte. Además, existe un rubro de imprevistos, que apuntan a gastos no esperados como los que tienen que ver con la salud. La ecuación no termina aquí, porque también hay que contar la ropa y una serie de detalles que tienen que ver con la vida cotidiana del estudiante.

“Río Negro” recolectó una larga lista de ejemplos a tener en cuenta, que incluyen desde los más gasoleros que viajan de una ciudad a otra en la región hasta los que se fueron a La plata, Córdoba y otras de las ciudades mencionadas.

Así, detectamos los que por 4.000 pesos mensuales siguen una carrera con lo justo, los que con menos de eso no toman ni un colectivo porque les altera el presupuesto, los que reciben algo de dinero de sus padres y gestionan becas, los que cuentan con dinero para una parte del mes y después se manejan con encomiendas con alimentos.

También están los que siendo hermanos se fueron juntos para achicar gastos, los que se juntan con dos o tres más para pagar una porción menor de alquiler y los que de lunes a viernes comen en los comedores universitarios porque no les alcanza para más. Los fines de semana y feriados se convierten en un problema para ellos y se las arreglan con algunos trabajos temporarios en bares o en deliveries.

Los ejemplos incluyen aquellos estudiantes cuyos padres tienen una economía más holgada y pueden mandarlos sin problemas ni ajustes a estudiar y disponen de 10.000 pesos mensuales para ellos o tal vez más.

Abundan los ejemplos en todos los casos.

Lo que sigue es un detalle de cada chico que empieza su vida universitaria y que eligió una universidad.

No nos olvidamos de aquellos que dentro de la región se mueven cada día en busca de alcanzar un título universitario y que en muchos casos viajan desde muy temprano a Neuquén o desde esa ciudad a otra del Alto Valle.

Para algunos no se trata de una elección, simplemente se trata de acceder a lo que está a su alcance o al alcance de sus padres. Abundan los que van a pensiones y comen en los comedores universitarios simplemente por una cuestión de recursos.

* La plata:

8.000 en todo concepto

Tomás decidió estudiar Filosofía en la Universidad Nacional de La Plata. Para asumir todos los gastos, incluido el alquiler, los padres deberán enviarle cerca de 8.000 pesos mensuales.

El alquiler del departamento de un dormitorio tiene un valor de 3.500 pesos, a los que se le deben sumar unos 300 pesos de expensas y otros 500 pesos para el pago de los servicios de luz, agua y gas.

Para el resto de los gastos como comida, transporte y fotocopias no se puede pensar en menos de 100 pesos diarios.

Al momento de analizar los costos de enviar a estudiar a un hijo fuera de la ciudad de residencia de sus padres no hay que perder de vista que la mayoría de los departamentos se alquilan sin mobiliario. (AC)

Entre tres para bajar costos

Juan estudia Abogacía. Paga una cuota mensual de 1.900 pesos en la universidad UADE .

Para achicar los gastos de alquiler decidieron compartir un departamento entre 3 estudiantes, razón por la cual pagan 1.800 pesos cada uno por mes.

A esa cifra hay que sumarle entre comida, transporte, ropa y otros gastos $3.300.

En el departamento no tienen tv, pero sí teléfono fijo. Las expensas están incluidas en el alquiler y normalmente va caminando a la facultad.

En algunos casos, es necesario depositarle 500 pesos extra, que sirven para hacer un fondo común para pagar servicios de luz, gas, agua e internet. En todo concepto, sus estudios demandan 7.500 pesos.

* Neuquén

Cerca de la UNC

Janier vino de Colombia a la región, estudia Ingeniería en Petróleo en la UNC. Vivió en dos lugares diferentes con valores que fueron en aumento.

Venir con dólares implicó un beneficio por el tipo de cambio.

Acaba de conseguir un departamento cerca de la universidad en donde sus gastos son de 2.700 pesos mensuales, incluyendo comida, alquiler e impuestos. No se agrega el transporte porque al vivir cerca de su facultad va caminando todos los días.

A ese monto hay que sumar 500/700 en gastos varios.

Los valores son variables, porque hay gastos en la facultad que existen algunos meses y otros no.

No tiene gasto de cuota porque la UNC es estatal.

Gracias a los dólares

José es colombiano y vino a Neuquén a estudiar Ingeniería en Petróleo en la Universidad Nacional del Comahue.

Se maneja con dólares que trajo al país, y que puede ingresar legalmente a Argentina. Al cambio le conviene y sus estudios se pueden solventar con menos de lo que imaginaba antes de venir.

Vive en un monoambiente, solo, alquilado a una familia de buen pasar económico en el mismo lugar donde se encuentra la casa de los dueños, es decir, en el fondo del terreno.

Inicialmente pagaba 500 de alquiler lejos de la universidad (cerca de la terminal de Neuquén), luego pasó a 1.500 pesos mensuales. Sus gastos serían eso más 1.500 de comidas y otros.

Números ajustados

Damián es de Regina, pero decidió vivir en Neuquén para evitar las horas que implican los viajes de ida y de vuelta a la universidad.

Estudia Ingeniería en Petróleo en la UNC, por lo cual no paga cuota mensual.

Vive en un departamento a 3 cuadras de la facultad con 5 estudiantes mas, cada uno aporta $680 para el alquiler.

En cuanto a la comida, se las arregla con lo que lleva de Regina y gasta unos $ 200 por mes almorzando en el comedor universitario de la UNC.

En gastos varios e impuestos se van otros 200 pesos. Transporte para volverse los fines de semana a Regina: $ 150 mensuales.

Le mandan $ 500 extras por mes.

* Bahía Blanca

Un presupuesto que alcanza

Matías eligió estudiar Profesorado en Educación Física en el Instituto de Formación Docente y Técnica, Dr. Pedro Goyena.

Según el cálculo de sus padres, su estadía en bahía Blanca le insume unos 400 pesos por mes en transporte, otros 1.000 pesos en comida, aunque esta cifra puede variar.

En internet, cable y gas se gastan 600 pesos, aunque este ítem es variable, porque algunos vencimientos son bimestrales.

Le mandan 1.000 juntos o en dos partes para completar los gastos del mes. Como el instituto es privado, paga una cuota de 2.200 por mes.

El alquiler de un departamento a dos cuadras de la plaza del centro se lleva 2.000 pesos, incluyendo expensas.

* Buenos Aires

Compartido con su hermano

Julian estudia Ingeniería Industrial y para eso eligió la UBA, que por ser pública no tiene cuota mensual.

Vive en un departamento bien ubicado que ocupa con su hermano a 40 minutos de la facultad.

Según el cálculo mensual, mantenerlos estudiando demanda 2.250 pesos por cada uno para el alquiler, en gastos extras como gimnasio, elementos de la facultad se van otros 1.000 pesos por mes para cada uno.

En expensas pagan 700 pesos, lo que incluye ABL.

El rubro comida insume unos 1.600 pesos por cada uno al mes, mientras que en transporte gastan 250 pesos cada uno en forma mensual. Sin contar imprevistos, mantenerlos estudiando insume 8.050 pesos.

* Córdoba

En habitación compartida

Pilar es de Roca, su madre aporta los recursos para que estudie en la Universidad Nacional de Córdoba, que no tiene costo de cuota mensual.

Estudia Licenciatura en Física.

Entre los detalles de los gastos mensuales se encuentra el de la pensión, donde comparte habitación con otra estudiante y paga unos 1.700 pesos.

A eso hay que sumarle transporte, comida, apuntes, libros y útiles.

El transporte no es un rubro muy relevante en este caso porque la pensión se ubica a pocas cuadras de la universidad.

En total Pilar necesita unos 5.000 pesos al mes. Cuando se habla de comida el costo mayor es la cena, porque el almuerzo es en el comedor universitario.

En una privada cuesta más

Nadia estudia en la universidad Siglo 21, Diseño de Indumentaria.

Sus padres mandan para el alquiler de un departamento a 4 cuadras de la universidad un total de 5.500 pesos, con expensas incluidas. Vive con su hermano, razón por la cual los gastos en teoría son compartidos. Es decir, dos hijos en el mismo departamento baja los costos.

Además, tienen gastos como internet, cable, etc., e impuestos por $ 1.000 (para los dos).

Como va a una universidad privada paga una cuota de $ 20.000 al año, que serían poco menos de $2.000 por mes. En comida gastan $ 1.000 (cada uno).

Gastos varios como gimnasio, materiales de universidad, etc., cuestan $800 (cada uno).

* Rosario

En pensión compartida

Camila es de Roca, pero eligió estudiar Medicina en la Universidad Nacional de Rosario, que por ser estatal no tiene cuota mensual.

Vive en una pensión cerca de la universidad con otras 6 chicas, razón por la cual los costos pueden bajar bastante. Abonan por su estadía allí unos 1.000 pesos por mes, más impuestos cuando corresponde.

Los padres envían cada mes, además del valor del alquiler, unos 1.800 pesos para otros gastos, de los cuales entre 700 y 800 pesos se van en comida.

Aquí se contemplan gastos normales de la vida cotidiana de un estudiante que incluyen ropa, gimnasio, gastos médicos, remedios cuando son necesarios y transporte en algunas ocasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *