Noti-Rio

Elecciones 2019: Cambiemos diseña la estrategia electoral en las provincias. En Río Negro, quiere que Sergio Wisky juegue sus chance

Las espadas políticas de Cambiemos iniciarán el año concentradas en el calendario electoral más urgente. Los cierres de alianzas y listas para las PASO provinciales de La Pampa, Entre Ríos, Chubut, San Juan serán entre enero y febrero.

En Neuquén, Horacio “Pechi” Quiroga buscará regalarle un triunfo a Mauricio Macri en marzo. En el oficialismo se ilusionan con una elección en cuartos en la provincia patagónica.

Más importante aún, deberán terminar de definir quién será el candidato en Córdoba. En Jefatura de Gabinete, como Elisa Carrió, prefieren a Mario Negri. Insisten en que tiene mejores números y un techo más alto que Ramón Mestre, pero el intendente de la capital cordobesa podría forzar una interna y cuenta con apoyo del macrismo local.

Rogelio Frigerio ya no oculta sus ganas de -a pedido del Presidente- hacerse cargo del BID en 2020 y está casi descartado para competir en Entre Ríos. Ningún otro candidato -hasta ahora el que suena es el radical Atilio Benedetti– alteraría al gobernador Gustavo Bordet, de buena relación con la Rosada.

Mientras tanto, el ministro del Interior intercala gestión y campaña y muestra a sus candidatos. Después de reunirse con Alicia Kirchner en Santa Cruz, se fotografió con el senador Eduardo Costa, todavía molesto por la ratificación de la Corte Suprema a la ley de lemas y por la pasividad con la que lo aceptó el Ejecutivo.

Con más voltaje político, Frigerio compartió un acto con los precandidatos de Cambiemos en Tucumán. El más agradecido fue Alfonso Prat Gay. También estuvieron los radicales José Cano, Silvia Elías de Pérez y el peronista Domingo Amaya.

“Es poco probable una primaria. Sería la última opción. El peronismo va dividido y vamos a consensuar la mejor opción para ganar”, sostiene el ex titular del Plan Belgrano.

Quieren aprovechar la grieta entre el actual mandatario provincial Juan Manzur y su antecesor José Alperovich, que ya recibió la bendición de Cristina Kirchner.

Ese escenario se discutió en la previa del casamiento de Gerardo Morales, en Jujuy, donde coincidieron el Presidente, Ricardo Gil Lavedra, Negri, Ernesto Sanz, Emilio Monzó y el gobernador de Corrientes Gustavo Valdés.

Cerca de Marcos Peña tomaron nota de que la defensa explícita de Cano a la gestión de Macri dañó sus aspiraciones. Lo mismo le ocurrió a Carlos Mac Allister en La Pampa. “Andá a pedirle a (Juan Carlos) Marino y a (Francisco) Torroba que nos defiendan”, dicen en el macrismo sobre dos de los referentes más importantes de la UCR en el radicalismo.

Ahora, el ex secretario de Deportes corre de atrás a su rival en la PASO del 17 de febrero, el diputado radical Daniel Kroneberger.

El Gobierno quiere evitar una interna en La Rioja entre el ex ministro de Defensa, Julio Martínez (UCR), y el intendente peronista Alberto Paredes de Urquiza. Señalan que el aparato provincial del gobernador Sergio Casas en ese distrito podría “favorecer” al candidato menos competitivo.

En la mesa chica del PRO creen que los socios radicales adelantarán elecciones en Jujuy y Mendoza, donde aspiran a retener las gobernaciones. 

Mientras María Eugenia Vidal cavila y mira números para decidir si desdobla y Horacio Rodríguez Larreta unificará los comicios porteños con los nacionales, los dirigentes más próximos al jefe de Gabinete creen que el adelantamiento masivo de elecciones en las provincias peronistas los beneficiará de cara a octubre. “Trabajarán menos que los nuestros para las nacionales y nosotros dejaremos capacidad instalada para octubre”, afirman.

Un caso curioso es Catamarca, donde el Gobierno cerró filas alrededor del candidato de Carrió, Rubén Manzi. Resta saber si el Frente Cívico (la UCR local) lo aceptará. La gobernadora Lucía Corpacci podría unificar los comicios -previstos en los papeles para el 3 marzo- con la elección nacional. En ese caso crecerían las chances de su delfín, el intendente Raúl Jalil, con quien Cambiemos dio el coqueteo por terminado, pero a quien imaginan como un opositor amigable.

En varias provincias pican en punta los “extrapartidarios”. En Salta aguardarán por el intendente Gustavo Sáenz. En San Luis, trabajan para erigir la fórmula de Claudio Poggi y Enrique Ponce, enemigos íntimos. En San Juan, con menos chances, Cambiemos apuesta al jefe comunal de Santa Lucía y delfín del senador Roberto Basualdo, Marcelo Orrego, que podría perder la gobernación en junio y ser candidato a diputado en octubre.

En Santa Fe -distrito clave y con adelantamiento a cuestas- el intendente de la capital José Corral buscará destronar al socialismo. El diputado provincial macrista Federico Angelini pretende disputar la plaza. 

En Misiones, el titular del PRO, Humberto Schiavoni -secundado por la UCR- le pondría el cuerpo a una casi segura derrota con Hugo Passalacqua, de buena relación con la Rosada.

En Formosa y Santiago del Estero el escenario es incierto. En la tierra de Gildo Insfrán, el radical Luis Naidenoff tiene las mayores probabilidades de convertirse en el candidato oficialista. Si no, Adrián Bogado -hijo del ex vicegobernador del PJ Floro Bogado, disputará esa chance.

En Santiago el oficialismo no logró construir generar consensos internos. Se anotan Marcelo Lugones, Natalia Neme y Rodrigo Posse.

En Río Negro, en tanto, el macrismo quiere que Sergio Wisky juegue sus chances.

En Chaco definirán los radicales; igual que en Chubut. En la primera -donde el oficialismo ganó en 2017- el candidato será Carim Peche o Alicia Azula. En la segunda, apuestan por Gustavo Menna,acompañado de Ignacio Torres (PRO).

En Tierra del Fuego el escenario está abierto. Tito Stefani (PRO), Federico Sciurano (UCR) y Tomás Bertotto (CC) podrían competir a nivel provincial o por la intendencia de Ushuaia.

Peña, jefe de campaña nacional, pretende supervisar más de más de cerca las estrategias provinciales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *