Para emprendedores: consejos para entender qué sucederá en 2018

El año comenzó con aumentos en las tarifas de servicios, que se trasladarán a toda la economía. Este impacto se refleja en el cambio que hizo el Gobierno en su pauta de inflación, que, según pronostican economistas, será entre 20% y 24% este año.

Venimos de dos años en los que el consumo se redujo, lo que se vio en el comportamiento del consumidor: más racional en la toma de decisiones de compra. Este modo de comprar, aparentemente, continuará en 2018.

Tampoco el nivel de ventas fue parejo, por razones que afectaron las expectativas de los consumidores, y es posible que se repita. Para los especialistas en tendencias de consumo de las consultoras W, Trendsity y Kantar Worldpanel, las cuatro “A” ayudan a sintetizar y definir el nuevo perfil del usuario: austero, atento, administrador y ahorrativo.

Los emprendedores revisaron sus procesos, proveedores, estrategia comercial y costos, debido a que fue difícil trasladar a los precios el aumento de los mismos, con la consiguiente reducción de sus márgenes y la rentabilidad.

 

El pronóstico para el primer semestre es similar a lo ocurrido en 2017. Se espera que en el segundo semestre, la microeconomía refleje mejoras.

Quienes estén pensando en poner en marcha emprendimientos o ya estén desarrollándolos deberán tener en cuenta:

  1. Conocer en profundidad quién es el cliente, dónde compra, con quien compara calidad, servicio y precio.
  2. Saber cuáles son los costos de la empresa y reducirlos sin afectar la calidad.
  3. Priorizar ingresos sobre rentabilidad, lo que no quiere decir vender por debajo del costo, sino que generar ingresos es crucial para pagar los gastos.
  4. Analizar el modelo de negocio y cómo genera rentabilidad.
  5. Asesorarse en cuestiones impositivas y societarias. La presión impositiva es muy elevada y requiere de una estrategia.
  6. Trabajar en equipo.
  7. Invertir en lo más actual de la tecnología. Los cambios son muy veloces.
  8. Reducir costos de intermediación al mínimo posible.
  9. Ampliar los canales de comercialización.
  10. Evitar diversificarse porque los ingresos no son los esperados.
  11. Analizar las respuestas de los clientes, escucharlos, y registrar los aprendizajes.
  12. Ser osado para negociar, pero no agresivo.
  13. No achicarse frente al cliente, y defender su producto o servicio porque está hecho con calidad.
  14. Ser perseverante, reconocer los errores y aprender de ellos.
  15. Conocer cuáles son los procesos clave de su negocio.
  16. Si necesita contratar personal, tener claro cuáles son las tareas que va a realizar y cómo lo va a remunerar.
  17. Planificar: generalmente los argentinos decimos que en nuestro país no se puede planificar porque se cambian las reglas. Sin embargo, es clave que se formule un plan en el cual se determinen los objetivos cuali y cuantitativos, las acciones a realizar y los recursos necesarios y que continuamente, en reuniones mensuales con el equipo se revisen los resultados para ir corrigiendo el rumbo hacia el objetivo establecido.

 

Quien decida emprender, debe saber que es un inversor de tiempo, energía y recursos, y es importante que evalúe, discuta y contraste sus ideas con su equipo o con expertos que lo ayuden a tomar las decisiones.

En los peores contextos es cuando surgieron más emprendimientos. Las restricciones aumentan la creatividad y la imaginación. Quien vaya a emprender debe estar dispuesto a aprender de los errores, a confiar en el equipo, tener la mente abierta y confiar en su intuición.

 

ELCRONISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *