El tiempo - Tutiempo.net

¿Hora de dar el salto nacional? Juntos no se pone de acuerdo

En la cúpula de Juntos Somos Río Negro no hay acuerdo con la proyección nacional del partido. La estrategia que analiza el gobernador, Alberto Weretilneck, y su entorno más cercano no es compartida -por ahora- por el vicegobernador Pedro Pesatti, ni por el secretario general de la fuerza, el intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso.

La premisa de un partido provincial preocupado por los problemas de Río Negro, sin anclaje nacional, que esgrimió hasta el año pasado el gobernador, quedó en el olvido para un sector interno, que mira para el 2019 y que ensayó un acercamiento al Peronismo Federal, a partir de dos ejes: los fluidos contactos con el senador Miguel Pichetto (el fin de semana su hijo Juan Manuel estuvo dos horas reunido con Weretilneck y Pesatti) y la reciente visita del salteño Juan Manuel Urtubey.

“Es un buen muchacho que legítimamente tiene pretensiones para tener un rol protagónico en las elecciones”, opinó ayer Pesatti sobre Urtubey. Las declaraciones surgieron durante su visita a Bariloche donde compartió con Gennuso el acto oficial por el Día de la Independencia.

El vicegobernador descartó un acercamiento de Juntos al proyecto de Urtubey.

“No se ha hablado en el ámbito de Juntos, no es un tema que se haya deliberado a fondo como para poder tener una definición al respecto, son cosas muy serias como para que por una mera visita de una persona acá, salgamos todos corriendo detrás de él”, afirmó ante la prensa.

Gennuso coincidió: “No hemos evaluado una alianza con Urtubey, fue una visita institucional y no hubo una charla en este sentido”, enfatizó el intendente.

Respecto a la proyección nacional de Juntos, Gennuso fue claro: “Juntos tiene una constitución de partido provincial, lo nacional se evaluará en su momento, pero no ahora”, respondió a este diario.

Pesatti en la misma línea, aseguró que “tenemos el deber, primero de discutir fuertemente qué queremos para Río Negro y a partir de ahí buscaremos, si es necesario, algún tipo de encuadramiento nacional pero por lo pronto, nosotros somos una fuerza política que tiene que continuar haciendo madurar su propia mirada”, concluyó.

Escándalo de los audios: el funcionario que no se fue del gobierno rionegrino

Fueron títulos por sus “desplazamientos” en el affaire de los audios agraviantes contra el vicegobernador Pedro Pesatti, pero no se fueron de sus cargos.

En especial, se trata del director de Cooperativas y Mutuales, Osvaldo Rampelotto, que la semana pasada encabezó una jornada del Cooperativismo en Maquinchao. Además, el Protocolo provincial lo mantuvo inalterable y figura como director del área.

Rampelotto fue testigo y comensal de la famosa cena que incluyó palabras agraviantes del entonces secretario de Gobierno, Felix San Martín contra Pesatti, y su audio se hizo público a fines de mayo, originando un revuelo en el oficialismo.

En principio, el gobernador Alberto Weretilneck desplazó a San Martín después que su pedido de disculpas no fuera suficiente y, posteriormente, avanzó en el pedido de dimisiones de otros funcionarios presentes.

Yamel Mohana -director de Comisiones de Fomento- fue el primer señalado porque, también, se lo sindicaba quién filtró el audio. Ese funcionario, esposo de la legisladora Sandra Recalt, dejó el cargo a principios de junio. Incluso, esa dirección ya la ocupa Norma Gómez, “ad honorem”, según Protocolo oficial.

También, por aquellos días, se informó de otras dos renuncias requeridas a funcionarios asistentes al polémico asado: Rampelotto y el director de Tierras, Diego Lawrie. Este último ya no figura oficialmente en ese cargo aunque continúa en Protocolo, posiblemente como el responsable ya que es un empleado histórico de la mencionada área.

En cambio, Rampelotto no alteró en nada su situación institucional. Así, el único excluido fue el ex director Mohana y, el fin de semana, compartió en Facebook distintas fotos de Rampelotto en la Jornada de Cooperativismo.

Estas destituciones eran ofrecidas por el gobierno como desagravios a Pesatti, que ampliaba culpas y no sólo se circunscribía a la responsabilidad de San Martín. Cargaba, puntualmente, contra el ministro Luis Di Giácomo. Los desplazamientos de otros partícipes -pasivos frente a los insultos al vice- fueron entonces reivindicatorios.

En esa línea, Weretilneck se aferró recientemente a esa purga cuando se lo consultó por las quejas políticas de Pesatti, incluyendo sus alusiones a “falta de respeto” o lo tomaban “por estúpido”. Para negar esa observación, el gobernador recordó aquellas renuncias cuando supo de los insultos contra el vicegobernador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: