El tiempo - Tutiempo.net

JSRN: Ante una muy complicada coyuntura

Aunque de tanto ser repetida, la frase de que la victoria tiene infinitos padres mientras la derrota es siempre fatalmente huérfana, puede ser el diagnóstico que dejaron los hechos que se produjeron en Río Negro las últimas elecciones.

El oficialismo gubernamental de Juntos Somos Río Negro (JSRN) perdió la hegemonía política que venía ostentando desde el 2015 y quedó en una comprometida ubicación que debe revertir si quiere preservar chances para el 2019.

Esa nueva e impensada realidad que dejó a JSRN en una incómoda e inquietante posición hacia el futuro cercano, se exteriorizó con crudeza en la denominada reunión de autocrítica del oficialismo realizada después de las elecciones.

En esa asamblea, al estilo de las democracias directas del mundo antiguo, los partícipes dejaron de lados las jerarquías y, por primera vez, sin frenos inhibitorios, hicieron conocer su disconformidad por la marcha del gobierno y el accionar del partido.

En la mayoría de los casos funcionarios y dirigentes hicieron una autoexculpación, cargando las responsabilidades de la derrota electoral hacia arriba, en otros niveles superiores, en otros niveles ajenos, como si hubieran estado viviendo en otra galaxia.

Los cuestionamientos dieron en el blanco y de allí surgieron después importantes decisiones. Entre ellos, la reorganización de algunos sectores del Estado y el relevo y designaciones que están en peno proceso como sucede en Desarrollo Social y Turismo, y otras áreas que culminarán en diciembre.

Y también el anticipo de las modificaciones que se introducirán en las estrategias y mensajes de la campaña electoral venidera de la PASO, insistiendo en la diferenciación del gobierno nacional.

En este aspecto Weretilneck ya esta predicando con el ejemplo sumándose a los gobernadores peronistas en contra de la recomposición del Fondo del Conurbano que el presidente Mauricio Macri apoya en beneficio de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

En aquella reunión en las instalaciones de la UPCN el Gobernador anunció también el rechazo a la localización de la planta nuclear en la provincia a través de una muy controvertida ley que no resultó finalmente suficiente para saldar un debate todavía pendiente.

Sin dudas fue un salto acrobático sin red de Alberto Weretilneck, una jugada que decidió al diputado nacional Sergio Wisky de Cambiemos a indicar que ese gesto podría acarrear “consecuencias” a la administración rionegrina.

La frase tuvo tono intimidatorio, pero apuntó sobre todo a recordar al mandatario rionegrino la autorización que necesita de la Casa Rosada para el financiamiento y viabilidad del Plan Castello y el socorro ante cualquier emergencia.

Por lo que se sabe, la cuestión no ha pasado a mayores, por lo menos para afuera, y el poder central habría metabolizado el desaire después de la entrevista de Weretilneck con los ministros Juan José Aranguren y Rogelio Frigerio, especialmente con este último, que posibilita el acceso de quien se trate, con mayor o menor dificultad, al centro del gobierno.

Los mayúsculos errores de las autoridades nacionales, referidos a la falta de oportunidad en anunciar la localización de la planta en pleno proceso electoral, y la ausencia de un adecuado nivel de información previa a la sociedad, fueron factores que habrían mitigado el giro de Weretilneck de rechazar el emprendimiento después de haberlo consentido.

Se indicó que las relaciones en Buenos Aires seguirán siendo cordiales en las formas con Weretilneck, pero no idénticas a las previas al rechazo del emprendimiento chino. Mientras tanto el Gobernador es consciente del complicado cuadro de situación por el que atraviesan su administración y el partido, y todo lo hay en juego en este capítulo final del proceso electoral que se aproxima.

En distintas reuniones con sus colaboradores el mandatario no deja de aludir a la disyuntiva que se afronta y a los imperativos que impone la propia supervivencia política: sin 2017 no hay 2019.

En tanto prosigue con sus frecuentes recorridos por el interior de la provincia y trata de fortalecer el aparato de JSRN, cuyas falencias, pese ser beneficiario de su carácter oficialista, quedaron a la intemperie en el último comicio.

Allegados al gobernador aseguran que JSRN asimiló el cimbronazo de las urnas, y desmintieron versiones acerca de desgranamiento o deserciones dirigenciales, tal como lo aclaró en su caso Germán Epul, intendente de Cinco Saltos, que fue erróneamente considerado como desertor del partido oficial.

La intendente de Los Menucos, Mabel Yahuar y su hermana la legisladora Soraya Yahuar, ratificaron ante dirigentes de Cambiemos que desde la UCR seguirán respetando un acuerdo vigente con el Gobernador para canalizar obras para el desarrollo de la localidad.

En cambio coinciden que el jefe comunal de Villa Regina, el médico Daniel Fioretti ya anudó compromisos para sumarse a Cambiemos, después de conversaciones con funcionarios cercanos al presidente Macri y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Sólo aguarda el momento para anunciar su despedida de JSRN.

Todo indica que ahora Weretilneck repetirá su “modus operandis” y tratará de remontar voluntades ajenas a su propio partido para tratar la hazaña -de eso se trata- que significaría que Fabián Gatti pueda lograr una de las bancas en disputa en la cámara baja del congreso nacional.

¿Es factible que JSRN pueda captar votos de las preferencias cristalizadas cuando el FPV y Cambiemos aparecen ahora como los polos dominantes?

El mandatario está dedicado a consolidar su frente interno rionegrino, donde todavía se escuchan algunos chisporroteos y recriminaciones recíprocas. Weretilneck retomó el contacto con los medios dejando mucha tela para cortar.

En Bariloche aprovechó para ratificar la relación que mantiene con su vice Pedro Pesatti, saliendo al cruce de algunas especulaciones que vienen poniendo en dudas o afirmando la existencia de un vínculo complicado entre ambos funcionarios susceptible de derivar en disidencias internas.

“Pedro ha sido el acompañante ideal, es un gran compañero que hace el aguante, y que nunca tuvo posiciones que afectaran al gobierno”, aseguró Weretilneck.

Sin dudas, el titular del Ejecutivo planteó implícitamente la diferencia existente con las últimas administraciones radicales, de Pablo Verani y Miguel Saiz, donde el vicegobernador Bautista Mendioroz, lideró y alentó prolongados enfrentamientos internos que repercutieron entonces en el partido oficial y en las gestiones gubernamentales de entonces.

También llamó la atención que Weretilneck comentara en el curso de un reportaje sus actuales contactos con Sergio Massa, socio hoy con Margarita Stolbizer en 1PAÍS, con quien en su momento estableció acuerdos políticos iniciales que no se concretaron. ¿La historia puede volver a repetirse?

Como dato adicional, no sólo el gobernador maneja relaciones nacionales. Por otras vías se supo que su amigo, el dirigente radical Daniel “El Fino” Sartor, hace lo propio por ejemplo con Martín Losteau que concurrió a las PASO apoyado por un sector del radicalismo de la Capital Federal y el socialismo de Roy Cortina.

Pero la realidad rionegrina se plantea con toda su contundencia en el definitorio compromiso electoral de fines de octubre y anticipa para el oficialismo en adelante un recorrido agreste y sufrido.

Restan aún dos años más de gobierno de Mauricio Macri con los continuos requerimientos para imponer restricciones al gasto público y el ingreso de agentes a la planta del Estado en las provincias, y las medidas de ajuste general después de las PASO, ya anticipadas por el periodismo metropolitano y la dirigencia política.
Por Omar Nelson Livigni

Una respuesta a “JSRN: Ante una muy complicada coyuntura”

  1. Susana dice:

    Chau juntos…game over

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: