La inspección, en la barrera sanitaria de Río Colorado, detectó mercadería vencida y en mal estado

Durante un control de rutina, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) evitó que se comercialicen alrededor de 500 kilogramos de fiambres y lácteos que no estaban aptos para el consumo, ya que algunos se encontraban vencidos y otros con evidentes muestras de descomposición.

La inspección, en la barrera sanitaria de Río Colorado, detectó mercadería vencida y en mal estado. 

La mercadería provenía de un establecimiento de la localidad pampeana de Gral. Manuel Campos y tenía por destino distintas ciudades de Río Negro, como Las Grutas, San Antonio Oeste, Maquinchao e Ing. Jacobacci.

Durante la inspección del vehículo los agentes del Senasa que cumplen funciones en la barrera sanitaria identificaron entre la carga fiambres y lácteos cuyos rótulos indicaban fechas de vencimiento que iban desde julio a diciembre de 2018.

A ello se sumaron varias piezas de fiambres que si bien no estaban vencidas se encontraban en notable estado de descomposición.

En resguardo de la salud pública los productos fueron decomisados y destruidos, en tanto que sobre el transporte se dispuso el retorno al establecimiento de origen para una nueva inspección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *