La sequía comienza a afectar los campos de Río Colorado

(NOTI-RIO) El déficit hídrico por la falta de lluvias en los meses ideales para la pasturas comenzó a escasear y sufrir daños. Pone en alerta a una porción importante del sector ganadero del departamento de Pichi Mahuida y se comenzó con los movimientos de las haciendas y con medidas preventivas. Buscan evitar las perdidas del stock, el posible éxodo de la provincia de Río Negro de la hacienda o las ventas innecesarias de los mismos.

La situación que está preocupando al sector ganadero comenzó a poblar los distintos feedlot que funcionan en la zona, incluso el encierre comunitario de la Sociedad Rural de la Río Colorado se encuentra con un 90% de su capacidad completa, donde también cambió la forma de trabajo interna en el cual se dejó de engordar los ovinos, para pasar a la alimentación de los terneros destetados anticipadamente, para que el productor conserve su patrimonio.

Otro grupo de ganaderos comenzó a mover la hacienda hacia otros campos que hasta el momento están pudiendo mantener sus pasturas. Todo se complicaría si a corto plazo no cambia la mala situación forrajera, que dependerá gran parte de lo que ocurra durante el invierno.

Según  pudo saber este medio, algunos ganaderos imposibilitados de conseguir campos dentro del ejido, optaron por sacar sus producciones hacia la provincia de La Pampa, al norte de la barrera Sanitaria, las cuales no regresarán.

Algunos productores previsores (los menos) de la posible crisis invirtieron en pequeñas instalaciones en sus establecimientos,  que les permitirá mantener por más tiempo su ganado alimentándolos con distintos granos o rollos de pastos.

Pero esa solución no se podría estirar por mucho tiempo ya que no abundan las ventas de granos como el maíz productos de las inundaciones al norte del País y las exportaciones,  lo que está incrementando los precios.

Caber recordar que entre 2005 y 2010, toda la provincia de Río Negro sufrió una prolongada sequía que causó mortandad y éxodo de animales que pusieron en jaque a toda la producción ganadera de la región, principiante el departamento de Pichi Mahuida, donde los más pequeños por sus pérdidas quedaron en el camino.

“Ojalá que sea una seca temporal y que no volvamos a repetir épocas pasadas. Pero somos consientes que los pronósticos no son alentadores, aunque esta el sector está más preparados como para afrontar una situación similar.” Señaló el profesional Santiago Villalba, responsable del Programa Bovino en la localidad, mientras miraba los registros de lluvias.

La temporada 2017-2018 no se registraron las precipitaciones ideales en los meses acordes para el nacimiento del pasto, donde se sumaron altas temperaturas las que se mantuvieron por semanas fue la combinación ideal para una seca que pusieron en alerta al sector.

La zona más afectada directamente son los campos ubicados sobre el noreste de Pichi Mahuida (Entre Río Colorado y Valle Medio), el sector que además no fueron alcanzados por los incendios 2016-2017-2018.

Eso provocó que se conserven los montes impidiendo que creciera nueva vegetación.

La porción que está siendo afectada directamente alcanza a un 35% del departamento que actualmente tiene un total 118.000 cabezas de ganados.

También existen algunos campos esparcidos en el resto del mapa de Río Colorado  que también pasan por una situación delicada, aunque van sorteando los obstáculos con alquileres de tierras que están disponibles en cercanías.

Desde el Programa ganadero Bovino a cargo de Santiago Villalba, conjuntamente con la Sociedad Rural local adoptaron rápidas medidas en un plan de contingencia para evitar pedidas que pudieran afectar directamente al sector.

Se recomienda el destete precoz anticipado de los terneros y sacar las vacas viejas de la zona afectada.

Además se tomo como una medida dejar de engordar animales en el encierre comunitario de los ruralistas con una capacidad de 2.000 animales y destinar esos espacio exclusivamente  para recibir a los terneros del destete precoz y la recría de unos 100 kilos de promedio, donde hoy la capacidad del lugar llegó al 90%.

“El encierre comunitario se lo está utilizando como un elemento estratégico para lo que fue creado originalmente. Desde hace semanas se cortó las tareas de engorde y las instalaciones se abocaron a recibir los pequeños animales del destete precoz. Esperemos que sea una estación seca y no el comienzo de una sequia.” Señaló Villalba que remarcó que se está trabajando para que no se mueran animales o evitar que los productores a lleven a otro lado.

DOS REALIDADES.

Los campos que sufrieron incendios en 2016/17 rápidamente se recompusieron y quedaron con buenos pastizales, mientras que los campos donde el fuego no afectó se quedaron con montes tupidos que complicaron la llegada de nuevos brotes.

Esas zonas el monte por la falta humedad y las altas temperaturas del verano llevó que todo quedara seco, mortandad de plantas y posteriormente todo se “pudrió” y los animales eso no lo comen. “Cuando los agarras en la mano y lo presionas, todo se convierte en cenizas.” Enfatizó Villalba

Mientras que los campos después de una buena temporada, hoy por falta de humedad por el escás de lluvias comenzaron a empeorar, porque las precipitaciones que no fueron malas, llegaron fuera de épocas, lo que no permitió un acorde rebrote del pastizal.

Ahora todo está enfocado como soportaran los campo durante el inverno, esperando que la primavera sea favorable para el sector.

Algunos productores con trayectorias señalan que la problemática con falta de forrajes afecta también la preñez de la vaca y desafía la decisión de recriar, anticipando un peso  menor de faena y una posible liquidación del stock que impactara rápidamente en los ganaderos más chicos.

La disminución en la producción de pasto afectará el resultado de la cría, con terneros más livianos y también con menor preñez en servicios tardíos y posiblemente de mantenerse por mucho tiempo la temporada seca afectaría a  la calidad de la carne para aquellos terneros que serán terminados en los feedlot como novillos pesados en el próximo otoño-invierno.

EL CORRAL DE LA RURAL:

El corral está ubicado en el kilómetro 865 sobre Ruta 22, denominado “El encierre del chanco”, fue puesta en marcha a mediados del 2013 y cuenta con los equipamientos necesarios para brindar los suplementos alimentarios para el ganado que necesita o para la  recriar de los animales chico.

El  emprendimiento comunitario surgió en 2008 con la sequía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *