El tiempo - Tutiempo.net

En lo que va del año, hubo 230 femicidios en el país y 294 hijos perdieron a sus madres

ntre el 1 de enero y el 31 de octubre de 2016 hubo 230 femicidios en el país y, como consecuencia, 294 hijos perdieron a sus madres (173 de ellos menores de edad). El informe, que duele, surge de las estadísticas que elabora La Casa del Encuentro.

Según la entidad, que coordina el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, (en honor a la joven jujeña asesinada a golpes por quien fuera su pareja y padre de su hija, José Manuel Alejandro Zerda, quien está en libertad desde 2013), cada 30 horas en promedio una mujer es asesinada en el país por su género.

Los datos fueron recopilados en base al monitoreo de 120 diarios de distribución nacional y provincial y las agencias Télam y DyN. La conferencia en la que fueron dados a conocer se llevó a cabo en el Centro de Informes de la ONU, y fue encabezada por Ada Beatriz Rico, directora de la asociación civil, acompañada por el Defensor del Pueblo porteño Alejandro Amor.

“Me gustaría una reunión en la que hubiera más hombres, porque somos nosotros los que nos aprovechamos de nuestra superioridad física y económica”, dijo Amor durante la conferencia en directa alusión a la casi nula participación masculina en el lugar. Y amplió: “No sólo en la violencia física, también aprovechamos para conseguir mejores salarios, trabajos, y cargos de poder”. “Somos los hombres los que tenemos que asumir el cambio cultural, cuánto más tardemos, más femicidios va a haber”, añadió el defensor.

A la misma idea se sumó Rico, quien pidió a los hombres: “No nos acompañen, hagan suya la lucha”.

Entre los datos duros del informe, se destaca que en el 65 % de los casos, las víctimas fueron asesinadas por sus parejas o exparejas: 95 mujeres por sus esposos o novios y 56 por sus exposos o exnovios. El resto, por otros familiares, vecinos, o hijos.

Respecto al rango etario de las víctimas, el 67% tenía entre 19 y 50 años. De este 67%, el 37% tenía entre 19 a 30 años.

La mayoría de ellas, fueron asesinadas en el lugar donde debían sentirse a salvo: el hogar. Este es el caso de 121 de las 230 víctimas. En la vía pública fueron ultimadas 20 mujeres. 18 en un descampado o monte. 10 en un río, zanjón o canal. Otras 10 en la ruta. 3 en un basural. 2 en un pozo.

1 de cada 4 murió por arma de fuego. Pero también hubo apuñaladas, muertas a golpes, estranguladas, incineradas, ahorcadas, degolladas, descuartizadas y ahogadas.

A diferencia de otros años, en esta ocasión hubo un aumento de travesticidios: 7 de los 230 casos. En ninguno de ellos hubo detenidos. Tampoco hubo detenidos en los dos femicidios de mujeres de pueblos originarios que hubo en 2016.

La Casa del Encuentro informó también que 24 de las víctimas presentaban indicios de abuso sexual, y que 8 mujeres asesinadas por su condición de género, estaban embarazadas.

En declaraciones a ámbito.com, la directora de La Casa del Encuentro, Ada Rico, se mostró conforme con la labor de la entidad, pero “triste” por las cifras. “Porque son mujeres, vidas, que ya no están”, señaló.

La asociación civil no sólo expuso los resultados del monitoreo. También reclamó al Gobierno que sea el responsable de elaborar un índice oficial sobre violencia sexista y femicidios. Además, pidió un una “asignación de presupuesto acorde” para elaborar políticas de género.

Respecto a la agenda legislativa, reclamó que sean tratados los proyectos de ley de “pérdida automática de la responsabilidad parental del femicida condenado”, para que no pueda reclamar la tendencia de sus hijos si cometió un crimen contra la madre de éstos, y la ley “Brisa”, que impulsa un amparo económico a hijas/os de víctimas de femicidios hasta la mayoría de edad. Por lo pronto, ambas iniciativas quedaron fuera de las prioridades parlamentarias de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: