X
    Categories: LocalesNoticiasPolíticaProvinciales

Lorena Matzen: Por el NO cierre de la escuela 212: ¿Qué pasa con la Educación?

En qué momento dejamos de ver las cosas como cuando éramos chicos. Pensemos un momento que hacíamos nosotros y en qué lugar estábamos. Pensemos que nuestra Mamá, Papá, Tío o Abuelo nos levantaban, nos preparaban la leche, nos ponían el guardapolvo luego de peinarnos y nos decían que le hiciéramos caso a la señorita. Izábamos la Bandera, aprendíamos palabras, hablábamos de dinosaurios y aprendíamos a contar. Sumábamos manzanas, dedos. Nos enseñaban a resolver problemas.

Quiero que seamos conscientes y pensemos solo un momento esta situación.

El colegio era nuestro mundo. Las aulas parecían inmensas, el patio, era una selva o a veces un desierto pero lleno de imaginación.
A medida que fuimos creciendo aprendimos que la educación es un derecho de todos. Desde los albores de la organización de nuestro país, éste fue concebido como un derecho individual donde el Estado se debe de limitar a ejercer funciones de JUSTICIA.

Cuando llegamos a cuarto grado juramos a la Bandera y a partir de sexto o séptimo, nos enseñan la Constitución y los Derechos del Niño. Nos hacen leer el Artículo Nº14. Enseñar y aprender es un derecho. Leemos la Declaración de los Derechos del Niño y percibimos que todos debemos de tener la posibilidad de crecer en un ámbito de paz y felicidad.

Si somos capaces de ponernos en el lugar del otro, somos capaces de darnos cuenta que cerrar una escuela está mal.
¿En qué momento siendo funcionario Felipe, Juan y Anita pasaron a ser un número más? ¿Cuál es el sentido de trabajar por el otro cuando el otro se convirtió en algo tan frio como un número? ¿Por qué limitar derechos, cuando tu función es formar seres más libres?

No importa el número. Mientras haya un pibe que tiene que aprender tiene que haber una escuela que le enseñe.

Hubo un momento en que nuestra Provincia, al igual que en políticas de género, fue pionera en materia educativa. Se abrían aulas virtuales para que la educación llegue a todos los rincones. No se discriminaban puestos ni parajes. Impusimos la jornada extendida; La enseñanza desde los 3 años y teníamos el servicio “Seguros como en Casa”.

Prioridad es Educación. Las matemáticas empecemos a aplicarla en el gasto. Se pagan millones de pesos en avisos publicitarios. Y la verdad me pregunto ¿Quién va a ser capaz de interpretar tus mensajes? Comunicar está bien, pero educar es aún mejor.

J. Tanos: