El tiempo - Tutiempo.net

Más del 80% de los argentinos está a favor de la integración económica

Una inmensa mayoría de los argentinos se muestra a favor de la integración económica, tendencia que lidera Uruguay y que se replica en el resto de los países de América Latina.

Así lo demuestra un informe reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en alianza con Latinobarómetro, donde se destaca que 8 de cada 10 argentinos apoyan la integración económica, y donde la preferencia para avanzar en este sentido son los países de la región de América Latina, al menos para el 30% de los consultados, dejando detrás otros países o regiones como Estados Unidos, Europa o China.

Esta tendencia local se acentúa más cuando se observan las respuestas de los millenials, 64% de los cuales prefieren la integración con América por sobre las otras opciones.

El apoyo de los argentinos y del resto de los latinoamericanos a una mayor apertura no se entiende sólo desde el aspecto económico, sino también desde el plano social y laboral. Así, 8 de cada 10 latinoamericanos considera que la globalización es una oportunidad para el crecimiento económico.

En el país, el 90% de los habitantes apoya la libre movilidad de los trabajadores y 7 de cada 10 está a favor de la integración política latinoamericana
Una inmensa mayoría de los argentinos se muestra a favor de la integración económica, tendencia que lidera Uruguay y que se replica en el resto de los países de América Latina.

Así lo demuestra un informe reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en alianza con Latinobarómetro, donde se destaca que 8 de cada 10 argentinos apoyan la integración económica, y donde la preferencia para avanzar en este sentido son los países de la región de América Latina, al menos para el 30% de los consultados, dejando detrás otros países o regiones como Estados Unidos, Europa o China. Esta tendencia local se acentúa más cuando se observan las respuestas de los millenials, 64% de los cuales prefieren la integración con América por sobre las otras opciones.

El apoyo de los argentinos y del resto de los latinoamericanos a una mayor apertura no se entiende sólo desde el aspecto económico, sino también desde el plano social y laboral. 

Así, 8 de cada 10 latinoamericanos considera que la globalización es una oportunidad para el crecimiento económico. Más aún, casi 9 de cada 10 se muestra favorable a la libre movilidad de trabajadores en la región, opinión que presenta una correlación positiva con el peso de la industria en el PBI. Es decir, los ciudadanos de países con mayor presencia de industria manufacturera estarían más abiertos a trabajar en otros países y recibir trabajadores extranjeros. En Argentina, 9 de cada 10 personas apoya la libre movilidad de los trabajadores, por encima de los valores promedio de la región.

Además, los uruguayos y argentinos son quienes reconocen mayores esfuerzos de sus países por la integración al mundo (81% y 79% respectivamente), frente a un promedio regional del 62%.

“En un contexto como el actual, donde el comercio mundial empieza a mostrar signos de mejoría y donde los países desarrollados presentan tensiones y proyectos contrarios a la integración y a la libre movilidad de trabajadores, en América Latina el apoyo a estos procesos sigue mostrándose muy alto; el 77% apoya la integración económica regional y el 88% está a favor de la libre movilidad de trabajadores y”, señala Ana Inés Basco, Especialista en Integración del BID-INTAL.

Medioambiente

El medio ambiente y el cambio climático ocupan también un lugar importante de la agenda de los latinoamericanos y de los argentinos en particular. Así, 7 de cada 10 latinoamericanos consideran que el problema del cambio climático debe ser afrontado incluso a costas del crecimiento económico. En Argentina, 80% de los consultados considera que es un tema urgente

En términos de impacto económico, el cambio climático está afectando la competitividad de las exportaciones agrícolas. La promoción de una agricultura que proteja la calidad del medioambiente puede contribuir a revertir este problema: el incremento de la demanda de comercio y productos sostenibles, debido a la mayor conciencia de los consumidores sobre las cuestiones ambientales, ha generado una gama creciente de prácticas y estándares voluntarios de sustentabilidad que pueden ser valiosos a la hora de fomentar cadenas de abastecimiento más ecológicas. Por ejemplo, las tierras que cumplen con este tipo de normas se han expandido: entre 2008 y 2014, las áreas aprobadas por la Rainforest Alliance/Red de Agricultura Sostenible se multiplicaron más de nueve veces, mientras que entre 2010 y 2014 el área con certificado UTZ (agricultura sostenible) creció 6,5 veces.

Sin embargo, desde el BID señalan que estos estándares pueden ser de difícil cumplimiento para las Pymes, cooperativas y pequeños agricultores, por lo cual la transparencia en el acceso a información, las políticas públicas y la capacitación para implementar prácticas resilientes al cambio climático son algunas claves para superar este desafío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: