Portal de informacion

Monotributo: modificaciones al reglamento del régimen

Posted on 10 julio, 2018 | in Nacionales, Noticias, Tecnología | by

El pasado viernes 29 de junio fue publicado en el Boletín Oficial el Decreto 601/2018, mediante el cual el Poder Ejecutivo Nacional procedió a reglamentar las modificaciones que había introducido la Ley 27.430, en el marco de la reforma tributaria, al Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes.

Las citadas modificaciones entraron en vigencia el 1º de junio del corriente año, razón por la cual resulta llamativo que se haya demorado un mes para que la norma que hoy comentamos tomara estado público.

1| DEFINICIÓN DE PEQUEÑOS Y CONDOMINIOS

Uno de los aspectos centrales de la reforma reside en la redefinición del concepto “pequeño contribuyente”. En efecto, el texto anterior de la ley consideraba incluidas en el régimen a las “sociedades de hecho y comerciales irregulares, en la medida que tuvieran un máximo de hasta tres socios”.A partir de ahora, la ley no prevé tal posibilidad, quedando fuera del ámbito de aplicación del gravamen las sociedades de personas humanas.

Conocida la decisión del legislador, se generó la inquietud sobre cuál sería a partir de entonces el tratamiento que se le debería dispensar a los condominios destinados al alquiler de bienes. Sobre el particular, el artículo 5° del Decreto 1/2010 había asimiladoa los condominios con las sociedades de personas.

El flamante decreto, prevé que para el caso de locaciones de cosas muebles o inmuebles en condominio, cada condómino tendrá la posibilidad de adherir en forma individual al régimen siempre que se verifiquen, a su respecto, las condiciones de adhesión, considerando la parte que le corresponda sobre los parámetros que les resulten aplicables.

Sin embargo, esta opción sólo será de aplicación si todos los condóminos a los que resulten atribuibles los ingresos provenientes de las mencionadas actividades adhieren en forma individual al régimen, por todas las locaciones del mismo condominio, en las condiciones antes referidas. Esto implica que para el caso de un condominio conformado por tres personas, para que el alquiler pueda ser declarado en forma individual por cada condómino, los tres integrantes deben estar adheridos al Régimen Simplificado.

Se define además que los montos de impuesto que deban ingresarse como consecuencia de la adhesión al régimen habrán de sustituir el pago del impuesto a las ganancias y del impuesto al valor agregado originados por las locaciones en cuestión, resultando entonces exentas de ambos gravámenes.

Frente a la eliminación de la figura del condominio, se deprende entonces que cada condómino deberá facturar al inquilino su participación en el ingreso que percibe por el alquiler.

Esta situación abre un interrogante con relación alimpacto que tendrá elimpuesto sobre los ingresos brutos sobre los citados ingresos, ya que cada condómino debería inscribirse en el gravamen a título personal.

Al respecto, resulta oportuno recordar que el artículo 3º de la Resolución General (AFIP) 4004, (BO del 3/4/2017), establece que …”En caso de bienes cuyo dominio pertenezca a más de un titular, la factura o el recibo podrá ser emitido a nombre de alguno de los condóminos, quien deberá ser siempre el mismo mientras perdure el condominio, correspondiendo además indicar en ese comprobante el apellido y nombre o denominación, y la Clave Única de Identificación Tributaria (C.U.I.T.) de los restantes condóminos…”.Aplicando esta dispensa, se podría evitar entonces que cada uno de los condóminos deba tributar el impuesto sobre los ingresos brutos.

Desde el 1º de junio pasado, al entrar en vigencia el flamante decreto, el Fisco decidió excluir masivamente a los condominios del régimen simplificado, inscribiéndolos en el régimen general. Naturalmente, para el caso de los sujetos que puedan mantener la adhesión a título personal, de acuerdo con lo señalado precedentemente, se deberá proceder a solicitar la baja del condominio ante la AFIP.

Ahora bien, cuando se trate de locaciones de cosas muebles o inmuebles en condominio no adheridas al régimen simplificado, y que en consecuencia, que deban adherir al régimen general, los condóminos podrán adherir al régimen simplificado por otras actividades.

En este supuesto, los contribuyentes deberán dispensar a tales locaciones idéntico tratamiento que el previsto para las participaciones en las utilidades de sociedades. Es decir que deberán inscribirse en el impuesto a las ganancias y declarar los ingresos como rentas de la tercera categoría.

2| IMPORTACIÓN DE BIENES

Los sujetos adheridos al Monotributo tuvieron históricamente vedada la posibilidad de realizar importaciones. Sin embargo, la reforma del año pasado, admitió que estos sujetos pudieran realizar importaciones de cosas muebles y/o de servicios, siempre que las mismas no se destinen a su comercialización posterior.

Ahora, el reglamento admite queel pequeño contribuyentedestinedichas importaciones de bienes a la elaboración de cosas muebles que luego se fueran a comercializar o también, para la prestación de servicios con idénticos fines.

En el mismo sentido, el sujeto podrá realizar importaciones de servicios para ser utilizados en la actividad económica, salvo que se trate de servicios que se contraten para su comercialización.

3| SERVICIO DOMÉSTICO

Se deroga el artículo 2° del reglamento, que contemplaba la posibilidad de que el personal de servicio doméstico pudiera adherir al régimen. En consecuencia, estos sujetos deberán ser contratados en relación de dependencia, de acuerdo con lo previsto por la Ley 26.844, que regula el Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares.

4| RECATEGORIZACIÓN DATOS BIOMÉTRICOS

La reforma dispuso además que la recategorización que están obligados a realizar los contribuyentes pase a ser semestral, considerando los semestres calendario (enero/junio y julio/diciembre). En consecuencia, el próximo 20 de julio los sujetos adheridos al régimen deberán analizar su encuadre tomando en consideración los ingresos brutos acumulados, la energía eléctrica consumida y los alquileres devengados en los doce (12) meses inmediatos anteriores, así como la superficie afectada a la actividad. Resulta oportuno considerar que, a los fines de la recategorización, el contribuyente deberá gestionar ante la AFIP la registración de sus datos biométricos, una condición que exige el sistema para recategorizarse pero que fue suspendida (por ahora) al momento de entregarse esta colaboración, evidentemente por haber colapsado el sistema de solicitud de turnos para realizar el trámite.

(*) CEO de MR Consultores

La nueva reglamentación del revalúo fiscal de bienes

El 4 de Julio pasado fue publicado en el Boletín Oficial el Decreto 613/2018 a través del cual se prorrogó el plazo para ejercer la opción del revalúo impositivo de bienes e ingresar el impuesto especial. Al respecto se estableció que la opción podrá ejercerse hasta el último día hábil del décimo segundo mes calendario inmediato posterior al período de la opción. Recordamos que el “período de opción” es el primer ejercicio o año fiscal, según corresponda, cuyo cierre se produzca con posterioridad al 30/12/17 (fecha de entrada en vigencia de la Ley 27430). En otras palabras y como ejemplo particular, aquellos contribuyentes con cierres operados el 31/12/2017, podrán optar por el régimen de revalúo fiscal hasta el 31/12/2018. No debemos olvidar que la Administración Federal de Ingresos Públicos podrá extender el plazo en hasta sesenta (60) días corridos, cuando se trate de ejercicios que hubieran cerrado con anterioridad a la fecha de entrada en vigencia del Decreto 353/2018 (25/4/18).

Los considerando del Decreto 613 dan cuenta que el nuevo contexto internacional, que se ve reflejado en una mayor volatilidad de las variables financieras, acontecido con posterioridad a abril 2018, hace aconsejable extender el plazo para el ejercicio de la opción y esto permitirá que los responsables cuenten con un período adicional a los fines de evaluar, analizar y adoptar la decisión que estimen más conveniente.

El nuevo escenario macroeconómico local supone que el año 2018 terminará con una inflación minorista en torno al 27% y se estima un 20% para el ejercicio 2019, pudiendo llegar a un dígito recién en el año 2021.

En este contexto es importante evaluar el ejercicio de la opción al régimen de revalúo, no sólo considerando los índices de inflación pasada sino también la estimación del índice de inflación futura.

Recordamos que el propio texto de la ley de origen del sistema de revalúo impositivo permite la actualización de los bienes revaluados, debiéndose considerar a tales efectos como fecha de inicio de las actualizaciones respectivas el 1 de enero de 2018 o el primer día del ejercicio fiscal siguiente al período de la opción, según corresponda. El artículo 89 de la Ley del Impuesto a las Ganancias modificado por la ley 27430 especialmente dispone que la actualización de valores se realizará sobre la base de las variaciones porcentuales del índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos, conforme las tablas que a esos fines elabore la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Según el INDEC, la variación porcentual del IPIM durante el período enero/mayo de 2018 ya acumula un 22,3% y un 37,7 interanual. El cálculo financiero que debería ponderarse respecto de la conveniencia del régimen en cuestión no sólo debe comparar el efecto de la tasa de descuento sobre el flujo de ahorros futuros versus el impuesto especial erogado en el momento cero, sino también la estimación de la inflación futura que permitirá una deducción de amortización mayor (al menos en los próximos años).

Es importante destacar que mientras la adopción del régimen permite la actualización por inflación de los bienes revaluados, el no ejercicio de dicha opción dejará los bienes a sus valores históricos sin la posibilidad de ajuste. Incluso en un escenario en donde se activen los mecanismos del ajuste integral fiscal por inflación (situación que pareciera posible en función de la evolución reciente de los índices de precios), los bienes no revaluados no generarán efectos en los períodos fiscales que se inicien a partir del 1/1/18. Por otro lado, quienes ejerzan la opción de revaluar sus bienes renuncian a promover cualquier proceso judicial o administrativo por el cual se reclame, con fines impositivos, la aplicación de procedimientos de actualización de cualquier naturaleza, respecto del período de la opción. Y aquellos sujetos que hubieran promovido tales procesos respecto de ejercicios fiscales cerrados con anterioridad al 30/12/17, deberán desistir de esas acciones y derechos invocados.

En consecuencia, en la medida en que existan planteos ya efectuados por el contribuyente (o en análisis) respecto de la aplicación del ajuste por inflación en períodos pasados, también deberán ser ponderados en la definición de la adopción del régimen de revalúo fiscal.

Por último, el propio sistema contiene variantes que cada contribuyente puede definir dependiendo de su situación particular. Como ejemplo se puede mencionar, la alternativa de utilización de la tabla de índices de actualización o factor de revalúo versus la adopción de un valuador independiente, la eventual venta futura de los bienes revaluados, los sistemas de amortización y cómputo de vidas útiles remanentes, etc.

En resumen, los nuevos plazos establecidos por el Poder Ejecutivo deben ser utilizados para profundizar el análisis tributario y financiero tendiente a concluir sobre la eventual conveniencia del sistema. La evaluación financiera de la opción contiene diferentes variables que hacen que el proceso de toma de decisión sea más complejo y casuístico.

(*) Socio del departamento de impuestos y transacciones de EY Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.NOTI-RIO.com.ar 02920 15 658529

MARI

web nortefm-02

web nortefm-01

Tag Cloud