Noti-Rio

Para consumir menos electricidad durante el verano

e viene el verano y con él los trastornos que los argentinos padecemos cada año: Los cortes de luz por sobrecargas en el consumo provocados por años de desinversión en el sistema de generación y distribución de la energía. Pero además, las prestatarias no descartan aplicar un aumento en las tarifas a partir del mes próximo, por lo que habrá que cuidar el uso excesivo para sufrir lo menos posible el aumento.

A continuación una serie de recomendaciones para ahorrar energía sin restricciones, utilizando lo necesario de manera eficiente. Una manera de cuidar el bolsillo y colaborar con la disminución del consumo.

AIRE ACONDICIONADO Y VENTILADORES

Digite la temperatura en 24 grados. Eso hará que el ambiente se mantenga fresco y el aire acondicionado corte cada vez que el ambiente alcance esa temperatura. Si lo pone a una temperatura muy baja lo hará funcionar constantemente gastando hasta el doble de energía. Mantenga limpios los filtros del aire acondicionado. Cuando están sucios reducen la capacidad de frío y provocan que el artefacto trabaje más tiempo.

Use ventiladores cuando esté usando el aire acondicionado. Los ventiladores ayudan a reducir los costos de la energía al circular el aire frío del aire acondicionado, ajustando más rápido la temperatura. Use ventiladores oscilantes para mayor circulación o los de techo para empujar el aire fresco hacia abajo. Esto permite refrescarnos sin tener que poner el aire acondicionado muy alto.

ELECTRODOMÉSTICOS

No deje los aparatos electrónicos en Stand By. El televisor, la Play Station, la computadora y hasta la cafetera consumen energía con sólo estar enchufados.

HELADERA Y FREEZER

No sobrecarge la heladera ni el freezer: Los refrigeradores y congeladores operan con más eficiencia cuando están llenos, pero no cuando están sobrecargados.

No coloque alimentos calientes en la heladera. Permita que las sobras se enfríen antes de introducirlos en la unidad.

Cubra los alimentos. El compresor trabaja con más fuerza para enfriar aire húmedo. Al cubrir los alimentos se reduce la humedad causada por la evaporación, y también hará que el refrigerador huela mejor.

Descongele una unidad manualmente regularmente. El hielo acumulado hace que la unidad trabaje más duro y desperdicia energía. No permita que más de un cuarto de pulgada de hielo se acumule en su refrigeradora o congelador.

Déle un poco de espacio a su refrigerador. Deje por lo menos una pulgada de espacio a cada lado para una buena circulación. La mala circulación puede aumentar el consumo de energía hasta en un 10 por ciento.

Coloque la unidad lejos del sol y otras fuentes de calor tales como hornos o cocinas. El calor hace que la unidad utilice más energía para permanecer frío.

Revise las puertas. Las puertas der la heladera y del congelador deben sellar bien. Incluso un pequeño espacio permite que el frío escape y se desperdicie de energía. Si se puede pasar un billete por el cierre de la puerta, el empaque no está sellando bien y debe ser cambiado.

EXTRACTORES Y ASPIRADORAS

Limpie o reemplace los filtros de aire, campanas extractoras, humidificadores, aspiradoras, etc. Los filtros sucios reducen el rendimiento y causan que estos trabajen por más tiempo.

ILUMINACIÓN

Aproveche la luz natural. Abra las cortinas y persianas durante el día en lugar de utilizar la iluminación artificial.

Limpie las bombillas y las lámparas. El polvo puede absorber 50% de la luz. Apague las luces cuando no estén en uso, incluso por períodos cortos de tiempo.

Utilice solo una bombilla de alto voltaje en lugar de varios focos de bajo voltaje. Una bombilla incandescente de 100watts produce la misma cantidad de luz que dos bombillas de 60watts pero gasta 20% menos electricidad.

LAVADO Y SECADO DE ROPA

Al lavar cargue completamente su lavarropas ya que utilizan la misma cantidad de energía que cargas más pequeñas. Esto hace a que se ejecuten menos cargas y se ahorre más energía. Lave la ropa en agua tibia o fría, usará menos energía para calentar el agua. Use agua caliente sólo cuando necesite la mayor limpieza necesaria.

No seque la ropa en exceso. Abusar del secador consume más energía de lo necesario, y arruina las telas. En verano el secarropas puede dejarse de lado. Colgar la ropa al aire libre, además de gratis, preserva las prendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *