Plan Castello: se debilitan las rígidas exigencias para los municipios

El gobernador Alberto Weretilneck cerró ayer la primera etapa licitatoria del Plan Castello, con la obra de repavimentación de la Ruta 2, entre El Solito y San Antonio. Ahora debe concretarse el envío de fondos coparticipables a los municipios, cuyo esquema es cuestionado por los intendentes por sus exigencias.

Ante esas quejas, ayer se supo que la Provincia flexibilizará condiciones, porque el objetivo “no es restrictivo”. Así lo afirmó el mandatario, al anunciar una reunión de revisión con legisladores opositores, que alzaron la voz en representación de los municipios.

Los gobiernos locales podrán acceder a unos 600 millones de pesos -divididos en dos partes, una no reintegrable y la otra a título de préstamo- aunque un reciente decreto, informado pero no publicado, fija férreos requisitos a los municipios para que Economía finalmente envíe esos fondos. Uno de ellos es no adeudar rendiciones y 26 de los 39 administraciones tienen entregas pendientes.

Weretilneck recogió ese reclamo municipal y plantea una mirada política frente a las estrictas condiciones fijadas por Economía.

“Vamos a escuchar los planteos. Existe predisposición suficiente y necesaria para encontrar la salida, pero debe existir la intención municipal de normalizar las cuentas. El propósito no es restrictivo”, insistió ayer.

El gobernador se mostró proclive a cambios y flexibilidad -en plazos y condiciones- para que los intendentes que accedan a los fondos prometidos y, en todo caso, requerirá un compromiso comunal para la normalización de cuentas y trámites con la Provincia.

A la reunión -que será esta mañana- asistirá el presidente de la bancada del FpV, Alejandro Marinao, Ariel Rivero, Javier Iud y Maria Maldonado. Ellos conforman la Comisión de Seguimiento por la oposición y, además, integran el grupo de los seis legisladores del FpV que votaron a favor del Plan Castello.

Tiempos y exigencias

El reglamento establece que los intendentes deben presentar proyectos de infraestructura o equipamiento en un plazo máximo de 60 días a partir de la apertura de sesiones ordinarias, que mayoritariamente se cumplen mañana, 1 de marzo, entonces concluiría antes de mayo. Esa elevación se debe cumplimentar con documentación que certifiquen que los municipios no adeudan rendiciones, ni tampoco tienen obligaciones pendientes con la provincia por fondos o servicios prestados. Esta exigencia es cuestionada por los intendentes y los legisladores del FpV criticaron la reglamentación ya que “excede el espíritu de la ley”. Incluso evalúan una presentación judicial.

Pero Weretilneck otorgará una salida política a quienes, en definitiva, aportaron sus votos para concretar el financiamiento internacional.

Con la apertura de ofertas de la pavimentación de la Ruta 2, la Provincia concluye la primera etapa licitatoria mientras la segunda se prevé con convocatorias para “marzo y abril”, completando la utilización de los 300 millones de dólares que fueron colocados en diciembre en el mercado internacional. Existe -según la aprobación legislativa- un remanente de 280 millones de dólares para otra negociación de bonos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *