X
    Categories: LocalesNoticiasPolíticaProvinciales

Un puesto de control policial sin servicios en medio del campo -galería-

(NOTI-RIO) Los funcionarios policiales del puesto de seguridad vial de Río Colorado llevan una semana trabajando a 30 kilómetros de la zona urbana en una precaria casilla, improvisada como puesto de control, sin tener acceso a servicios básicos como agua potable, energía, comunicación  y sanitarios, donde deben soportar  altas temperaturas las cuales rondaron los 40 grados, e impacta directamente en la salud.

Además “NOTI-RIO” pudo saber que la cantidad del personal abocado a ese puesto de servicio va variando entre 1 a 3 personas según los días, porque cada policía que es designado a ese lugar cumplen turnos de 24 horas corridas y posteriormente tienen dos días de franco.

A si mismo también los efectivos deben combatir las alimañas, arañas y alacranes que abundan en ese sector rural.

El único móvil en condiciones, Ford Focus Sedan, está en ese puesto que le permite ahorrar tiempo en caso de un accidente, aunque dejó sin móviles el puesto que está ubicado en el ingreso a la Patagonia y  las oficinas administrativas.

El nuevo sitio que busca que con el correr del tiempo se transforme en un lugar físico permanente, se instaló el pasado miércoles en una casilla prestada por SENASA que está abandonada desde hace varios años, presentando un deterioro importante y que en pocas horas los propios agentes policiales debieron acondicionarla para su utilidad.

En la precariedad laboral en que se encuentran trabajando los agentes masculinos como los femeninos se ven obligados a ir a la intemperie del campo para hacer sus necesidades sanitarias.

Este medio recogió voces de indignación con mucha bronca de varios familiares directos del personal que presta servicios en el lugar.

El detonante de colocar  un nuevo lugar para control fue desatado a fines del mes de enero cuando el puesto de Seguridad Vial de Conesa a cargo del oficial principal Gustavo Andrade detectara que un comerciante de San Antonio Oeste, en dos ocasiones con pocas horas de diferencias fuera detectado trasladando y le decomisaron cargamentos clandestinos de 105 costillares vacunos, 12 pechitos de cerdo y 4 bolsas de achuras. Compradas en la comarca de Río Colorado y La Adela.

Posteriormente el sector de los Ruralistas presentó sus quejas a los funcionarios provinciales y rápidamente salieron las directivas para la colocación del puesto de control que además servirá para la prevención de posibles accidentes en el cruce de las rutas que en la primera parte del año había sufrido un incremento significativo.

Hoy los efectivos realizan los controles sin el acompañamiento de los empleados de la barrera Sanitaria.

Otros datos recogidos señalan que la crítica situación financiera de la comuna impide el acompañamiento del estado municipal para la instalación de un baño químico. “El municipio está imposibilitado económicamente de pagar $ 1.500 por día de un baño” había señalado días atrás un funcionario.

Mientras que hasta la Sociedad Rural se había comprometido gestionar algún equipo de energía solar para colocar en el lugar, aunque sin fechas cierta de la posible instalación.

Mientras tanto el personal que cumple un turno completo en pleno desierto, trabajan sin electricidad para alimentar una heladera donde tener agua fría o alimentos en buenas condiciones para su consumo. Sin agua potable para el consumo o para la higiene.

Sin comunicación por radio o celular con el puesto central.

Una de las mujeres que diálogo con “NOTI-RIO” señaló que “Estos días de tanto calor, congelamos varias botellas de agua para que le durara gran parte del día. También se lleva su heladera con algunas cositas comestibles, porque allá están solos en el desierto. Y no sabes como le queda el uniforme al final del día, después de haber soportados tanto. Y me compadezco de esas mujeres que tienen que estar trabajando en esas condiciones. ” Se lamentó

Este medio intentó buscar voces sobre el tema, pero los intentos fueron infructuosos.

DATOS:

El puesto esta ubicados en la intersección de rutas nacionales de la 22 y la 251, a 30 kilómetros de Río Colorado y a 110 kilómetros de distancia de Choele Choel y 110 kilómetros de Conesa.

La casilla presenta fallas en la estructura y no cuenta con las ruedas necesarias para trasportarlas.

Los días de altas temperaturas, el interior de la improvisada oficina, se tornaron insoportables  de  utilizarlas de resguardos o descanso.

Los agentes cumplen turnos de 24 horas corridos y el número va cambiando según la disponibilidad del puesto central. Hubo días que en un turno solo trabajó un solo agente.

El promedio del salario de cada unos de los policías ronda entre 12 y 14 mil pesos mensuales.

LOS CONTROLES SANITARIOS NO SE REALIZAN

Los controles  de la Barrera Sanitaria a cargo del SEMASA  en el puente interno que une a las Río Colorado y La Adela no se realizan, dejado totalmente abierta la posibilidad del paso de carne con huesos provenientes desde la Pampa.

A medidos del 2016 “Río Negro” publicó un articulo bajo el títulos “El Colorado, un colador para la carne.” Eso derivó que por algunos días se reinstalaran en la garita personal de la barrera, policía y hasta personal de la municipalidad de Río Colorado.

Aunque con el correr de los días todo volvió a quedar disuelto, donde los distintos actores responsables de los controles argumentando que “Esto nos obliga a pelear mucho con los vecinos del pueblo. Hay gente que pasa de una localidad a otra 10 veces por día y si las paramos todas las veces se termina enojando.”

Actualmente son inexistentes los controles del paso de carne con hueso que provienen al norte de la barrera sanitaria del colorado.

El La Adela en el kilometro 855 a solo 3 kilómetros del control se encuentra instalado el tradicional frigorífico “Pilotti”.

La importancia de esta barrera siempre fue resaltada por los productores ganaderos del sur, ya que se supone es la encargada de impedir el paso de carne con hueso hacia las provincias patagónicas.

También el puente ubicado sobre la ruta 22 que representa uno de los pasos más importantes hacia el sur del país, tiene la particularidad que los que andan fuera de la ley no desconocen dos vías de escapes alternativas para evitar los controles del Senasa y están metros antes del puesto sobre  la calle Arturo Benini, que permite que cualquier vehículo baje de la ruta.

OPINION DE JORGE TANOS

El puesto que se intenta instalar para que funciones en forma permanente, es prácticamente innecesario si los dos puestos de la barrera Sanitaria a cargo del SENASA, al ingreso a la Patagonia funcionaran correctamente, evitando las fugas del traslado de carne con hueso, como también frutas y verduras que esta prohibido poniendo permanentemente el riesgo sanitario al sur del País.

Un nuevo control demanda mayor numero de personal y de vehículo para cubrir una logística que por la cantidad de pasos alternativos existentes por caminos rurales, torna imposible que ese puesto sea eficiente para combatir a los comerciantes inescrupulosos, que multiplican por dos o tres veces cada una de las compras de carnes pampeanas y que trasladan inadecuadamente en vehículos particulares.

 

 

 

 

Jorge Tanos :