X
    Categories: LocalesNoticiasPolíticaProvinciales

Redujeron un 25% el gasto en combustible de los patrulleros

Las gastos de combustible de los patrulleros se redujeron en la Policía de Río Negro un 25% con la adopción de una tarjeta magnética que controla las carga y quién lo gasta. Así se logró reducir 2.143.382 pesos en forma anual en los presupuestos de funcionamiento y se terminan las maniobras con los vales de nafta.

La experiencia se inició en 2016 por decisión del entonces jefe de la fuerza de seguridad, Mario Altuna. Fue sostenida por el actual titular, Daniel Jara.

Se trata del Programa YPF en Rutas que le permite a la repartición contar con un tablero de control permanente del consumo de combustible y lubricantes, y así asignar recursos, rendición de cuentas y transparencia en la información.

Cada unidad de orden público, comisarías y destacamentos cuenta para cada vehículo con un plástico que reviste características especiales. El paso por un dispositivo “posnet” deja registrado en el sistema la carga del vehículo, su responsable, día y horario.

Así, la policía es monitoreada por la empresa estatal en las compras. Una central en Buenos Aires reporta hasta la patente del rodado, y luego remite a la jefatura un informe mensual, tras lo cual se abonan los gastos a la petrolera estatal.

Jara explicó a “Río Negro” que dentro de este nuevo mecanismo “cada móvil tiene asignada una tarjeta que es para utilizar sólo en ese vehículo y los choferes tienen un ‘pin’” con lo cual “un conductor de la comisaría Primera (de Viedma) está habilitado para cargar en el rodado que utiliza y no puede hacerlo en otro patrullero que viene de Sierra Grande”.

Destacó que el beneficio es que “se dejaron de utilizar vales de combustible como era tradicional. Ahora nosotros tenemos dos cargas a tanque lleno por día y por turno” y además se sabe “en qué estación de servicio se realizó el trámite y horario” por lo tanto el suministro “alcanza y sobra”. A su entender “representa un orden y prolijidad” y también “como resultado nos permite tener en claro cuánto dinero necesitamos para funcionar”.

Jara dijo que se terminó el habitual percance de “no poder ir a un procedimiento porque no tenemos combustible”

En cuanto a los excesos que hubo antes del uso de este mecanismo -por caso: en un detacamento de Viedma hubo acusaciones del uso de la nafta en vehículos particulares- el jefe policial indicó que “de haber existido, se han deslindado las responsabilidad del caso en quien realizó la maniobra”.

Otras fuentes consultadas por este medio precisaron que en el ranking de gastos, la Regional II, con cabecera en Roca es la de mayor consumo. Le sigue la Regional I (Viedma), la V con asiento en Cipolletti y finalmente la III con sede en Bariloche.

Los rodados que pertenecen al Ministerio de Desarrollo Social y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable también incorporaron este mecanismo de provisión y control de combustible.

Los resultados que se lograron
El consumo de las unidades policiales rionegrinas durante el 2017 fue de 828.487 litros de nafta y 478.113 en las cargas de gasoil.
La erogación en términos nominales cerró en 23.356.618 pesos sin considerar los impuestos y de 1,5 millones en unidades policiales que no poseen una estación de servicio YPF en su radio jurisdiccional.
El fondo de combustible de 2016 ascendió a 27 millones de pesos en términos corrientes, sin descontar el fuerte incremento del precio de los carburantes.
El resultado del ahorro fue superior a los dos millones de pesos, lo que equivale al 25 por ciento de la partida presupuestaria específica, en términos reales.
Jorge Tanos :