El tiempo - Tutiempo.net

Yésica Campos: Su teléfono continuó siendo utilizado por 2 semanas después de su muerte

En un extenso relato, la madre de Yésica Campos explicó algunos aspectos de la relación que mantenía la joven con Cristian Maldonado, único acusado por el homicidio.

Este miércoles, en la segunda jornada del juicio, declararon más testigos, previo a la inspección ocular que se realizará en El Bolsón este jueves.

Fabiana de los Ángeles Córdoba explicó cómo comenzaron los primeros signos de agresión en la pareja. La víctima y Maldonado vivían en Córdoba, de donde el acusado es oriundo. En 2013, la joven llamó a su madre y le comentó que su pareja la había intentado ahorcar en medio de una discusión.

La mujer indicó además que una vez que volvieron a Río Colorado, Maldonado se instaló en la ciudad a los pocos meses, para retomar el contacto con su pequeña hija. Durante un tiempo, mantuvieron un régimen de visitas, aunque luego el joven sólo iba a verla a la casa de Yésica, dado a que “tenía problemas con algunas personas y no quería que lo encontraran en la calle con la nena”, manifestó.

Fue el 22 de diciembre de 2014 cuando Maldonado habló de unas personas conocidas en El Bolsón, que lo podían ayudar y que tenía posibilidades laborales.  Finalmente Yésica decide irse con el padre de su hija hasta la vecina localidad, bajo la promesa de que “ante cualquier inconveniente yo le pagaba los pasajes y se venían”, manifestó Fabiana.

Ese día, fue la última vez que Fabiana vio con vida a su hija “Coco”, como la apodaban. El 28 de diciembre, mantuvieron la última comunicación telefónica. A las 15 aproximadamente, la joven le pidió que le saque pasajes para ella y su nena ya que quería volver porque “Cristian había vuelto a ser el mismo de antes”, explicó.

A las 17 aproximadamente, tuvieron una última charla telefónica en la que hablaron sobre los pasajes y la vuelta de Yésica y su hija a Río Colorado. El 29 de diciembre, al no tener comunicación de su hija, Fabiana le escribió y recibió una respuesta diciendo que “estaba todo bien”. A la hora en que arribaba el colectivo a la localidad de donde era oriunda, su madre fue a buscarla a la terminal de ómnibus, pero nunca apareció.

“A la madrugada del 30 de diciembre recibo un mensaje del celular de Coco diciéndome: ‘Por una vez tu vida déjame pensar tranquila. Mati está bien, yo también”, manifestó Fabiana y agregó que le pareció extraño porque “ella no era así, siempre charlábamos, teníamos mucha comunicación”.

Así pasaron los días, Fabiana continuaba mandándole mensajes de texto a su hija y recibía siempre respuestas escuetas diciendo “estamos bien, má”. Finalmente, el 9 de febrero recibió un llamado de la Policía en el que le preguntaban si conocía a Maldonado y tras su insistencia le informaron del hallazgo de un cadáver, que se podría tratar de su hija.

“Yésica no conocía a nadie en El Bolsón, no tenía problemas con nadie y nunca dejaba a la nena”, afirmó cuando el abogado querellante le consultó sobre las posibilidades de que intentara dejar el pueblo sola, sin su hija.

Marcos Ziegler, otro de los testigos, indicó que conoció al acusado, a Yésica y a su hija. “Parecía una buena piba”, señaló. Ziegler fue a la casa de Maldonado un día  a buscarlo porque no llegaba a su lugar de trabajo, y lo encontró solo con la niña. “Me dijo que Yésica se había ido a comprar y luego dijo que en realidad se había ido y lo había dejado con su hija diciéndole que ahora le tocaba cuidarla a él”, añadió.

La misma versión indicó otra de las testigos, Miriam Videla, dueña de la propiedad donde residió Maldonado junto a la víctima y la hija de ambos. La mujer solicitó previamente que retiren al hombre de la sala debido a que no se animaba a declarar en su presencia.

“El 28 a la noche Yésica pasó a despedirse, estaban los tres, ella me dijo que volvía a Río Colorado por razones de trabajo y que su mamá le había comprado los pasajes para ella y su nena”, relató Videla y agregó que “al otro día llegó Cristian solo con la nena, diciendo que la mujer se había ido sola y le había dejado a la hija para que se haga cargo él”.

La mujer agregó además que en otra ocasión Maldonado había maltratado a Yésica. “Estábamos en el río y él le dijo ‘mirá hija de puta, fíjate en tu hija’”, manifestó.

El juicio, para el que estaban previstos más de 30 testigos, continuará mañana con la inspección ocular en el barrio Alma Fuerte de El Bolsón, donde vivieron Maldonado junto a la víctima y su hija, y donde apareció el cuerpo de la joven.

Cabe señalar que el tribunal está integrado por dos jueces de otras jurisdicciones. El juez Mussi de Viedma y el juez Gómez de Cipolletti. Son parte en este juicio el Fiscal Martín Lozada, los defensores oficiales Marcos Cicciarello y Juan Pablo Laurence, y la familia de la víctima está representada por el abogado querellante Nelson Vigueras.

El Fiscal jefe Martín Lozada junto al fiscal Francisco Arrien; pretende demostrar la responsabilidad del imputado en la comisión del hecho.

El acusado acudió a la audiencia asistido por los defensores oficiales Juan Pablo Laurence y Marcos Ciciarello.

Acudieron a prestar declaración ante el tribunal integrado por Miguel Gaimaro Pozzi, Carlos Mussi y Marcelo Gómez; en primer lugar la madre de la víctima quien fue relatando los distintos momentos del vínculo de pareja con el imputado. Se refirió en particular a los hechos que se sucedieron a partir del momento en que se mudaron a la localidad de El Bolsón hasta que fue notificada del hallazgo de los restos de su hija.

Posteriormente lo hicieron varios testigos de la localidad de El Bolsón, vecinos del lugar donde convivían y dieron cuenta de su estadía en ese lugar como también de distintos aspectos de la dinámica familiar que presentaban.

Hizo lo propio la mujer propietaria de la cabaña que les fue facilitada para vivir recién llegados a El Bolsón, además relató diversos episodios en relación a la víctima y el vínculo con el imputado.

Continuando con la nómina de testigos convocados por la fiscalía, prestó declaración un hombre oriundo de la localidad de Río Colorado, padre de una amiga de la víctima, a quien le ofreció desempeñar algunas tareas en una planta de agua de su propiedad. Expresó que pudo escuchar alguna consideración de la joven con respecto al vínculo que mantenía con el acusado.

La Jueza de Paz de Río Colorado relató las diversas intervenciones desde el año 2013 a raíz de denuncias en el marco de la Ley 3040. Se sumó a este relato la trabajadora social Laura Calbo del Area de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, también de Río Colorado; quien llevó a cabo diversas intervenciones y entrevistas a Yésica Campos.

Otro de los testimonios de profesionales que pudo escucharse en la jornada de hoy fue la del psicólogo Francisco García; relató el abordaje realizado con la niña, hija de la víctima y del acusado; en el marco de una asistencia terapéutica que llevó a cabo por más de un año y medio.

Por último declaró el ingeniero David Baffoni de la OITEL, de la Oficina de Investigaciones en Telecomunicaciones; informó el trabajo realizado sobre las líneas asociadas a las víctimas, de las cuales se evaluó el comportamiento durante el período en que se sucedieron los hechos. Se estableció el patrón de comunicaciones de las líneas y los cambios que se produjeron en la producción de llamadas.

En el día de mañana a partir de las 10:00 horas se llevará a cabo una inspección ocular en el lugar donde fueron hallados los restos de la víctima, en la localidad de El Bolsón.

El hecho endilgado

Se le atribuye el hecho acontecido entre las 21,30 horas del día 28 de diciembre y la madrugada del día 29 de diciembre del año 2014; en inmediaciones del Barrio “Almafuerte”, en un sector de tomas de lotes en El Bolsón. Posteriormente el acusado habría enterrado a la mujer en un pozo, donde permaneció durante 45 días, cuando sus restos fueron hallados por un animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: