El ministro Martín Soria criticó a la Corte Suprema y a su presidente, Horacio Rosatti: “Hay una desbocada concentración de poder”

El ministro de Justicia, Martín Soria, embistió con dureza contra la Corte Suprema y su presidente, Horacio Rosatti, por ejercer una “desbocada concentración de poder” desde que asumió, hace dos meses, la titularidad del Consejo de la Magistratura el cual devino, según Soria, en un órgano “corporativo y desequilibrado” en su composición.

El ministro concurrió a la Cámara de Diputados para insistir en la sanción de una nueva ley de Consejo de la Magistratura. La visita fue esta mañana, un día después de que la Corte rechazara todos los recursos que la vicepresidenta Cristina Kirchner había presentado para frenar el avance de la causa Vialidad, la única por la que enfrenta un juicio oral en marcha.

En su exposición, Soria cuestionó la “parálisis” en la que está sumido -según advirtió- el organismo encargado de seleccionar y sancionar a los magistrados desde que la Corte Suprema asumió su presidencia.

“Pasaron 50 días desde que la Corte se metió por la ventana en el Consejo sin que este cuerpo lograra reunirse para sesionar. Aún los consejeros debaten cómo funcionar. Esta parálisis no es gratuita, no es inocua”, asestó Soria, quien sugirió que habría motivaciones políticas detrás esta situación. “Esta desbocada concentración de poder llevó a paralizar el organismo. La Corte Suprema toma intervención cuando en el medio se vienen dando causas judiciales bastante escandalosas en distintos fueros”, enfatizó.

El ministro Soria reiteró sus críticas al fallo del 16 diciembre pasado por el cual el máximo tribunal declaró inconstitucional la ley del Consejo de la Magistratura que fuera impulsada en 2006 por Cristina Kirchner; dicha norma redujo de 20 a 13 los miembros que integraban el organismo desde 1998 y eliminó la representación del máximo tribunal en el cuerpo encargado de seleccionar y sancionar a los magistrados.

Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura
Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura

“Más que un fallo jurídico es un fallo político, instrumentado con la apariencia de un fallo judicial”, sostuvo Soria, quien advirtió, una vez más, que al restituir la norma de 1997, derogada por el Congreso, “la Corte Suprema sentó un gravísimo precedente que atenta directamente contra la división de poderes”.

El ministro concurrió al plenario de las comisiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales para defender el proyecto que tuvo media sanción del Senado en abril pasado a instancias del oficialismo. Sin embargo, la iniciativa no prospera en la Cámara baja ante el rechazo de Juntos por el Cambio y los reparos de Graciela Camaño, diputada del interbloque Federal y miembro del Consejo.

Camaño insistió en que la Corte debía estar representada en el Consejo de la Magistratura aunque, a su juicio, no debía presidir el organismo. “Yo creo que la Corte tienen que estar y tiene que tener un rol importante porque tiene la mejor observación respecto de la administración y los reglamentos”, enfatizó la legisladora, quien, además, criticó con dureza la media sanción del Senado. “Es inconstitucional y está muy mal redactada”, sentenció.

Soria buscó tender puentes con Camaño, a sabiendas de que su voto y el de su interbloque son cruciales a la hora de alcanzar la mayoría en la Cámara baja. “Una cosa es que [el máximo tribunal] lo integre y otra que lo presida. En nuestro proyecto no hay impedimento para que ninguno de los estamentos integre el Consejo. Va en la misma línea del proyecto que presentó el anterior gobierno en 2017. Lo que sí creo es que es incompatible que concentre tantas atribuciones. Esto fue lo que inspiró a los convencionales constituyentes en 1994 al redactar el artículo de creación del Consejo”, sostuvo.

El ministro de Justicia, Martín Soria, durante la única reunión que mantuvo con los jueces de la Corte Suprema, un encuentro cargado de tensión
El ministro de Justicia, Martín Soria, durante la única reunión que mantuvo con los jueces de la Corte Suprema, un encuentro cargado de tensión

Por su parte, el diputado Pablo Tonelli, de Juntos por el Cambio, ratificó el rechazo de su bancada a la media sanción del Senado e insistió en que la Corte Suprema no solo debe estar representada en el Consejo de la Magistratura sino, además, debería presidirla.

“No tengo dudas de que la Corte Suprema es una instancia más que debería estar presente en el Consejo. En el breve tiempo en el que funciona con su nueva composición, juzgo que ha sido muy beneficiosa la presidencia del cuerpo por parte del titular de la Corte Suprema. Lentamente comenzó a funcionar con las adecuaciones necesarias a su nueva integración, pero funciona eficientemente”, sostuvo.

En una extensa exposición, a la que le siguieron varias preguntas de legisladores, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, se presentó este miércoles ante un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Cámara de Diputados para defender el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura, con media sanción del Senado.

Tal como se esperaba, el funcionario abundó en críticas a la Corte Suprema, al denunciar una “intervención política” en el Consejo, al cual “se metió por la ventana” a través de un fallo en el que “atentaron contra la división de poderes”. “Es absolutamente necesario que avancemos en sancionar una ley y ponerle fin a este entuerto”, señaló.

Al recordar su exposición el 22 de marzo pasado en el Senado, mencionó que en ese momento “faltaban apenas tres semanas para que operara el plazo, plazo impuesto lamentablemente y perentoriamente por la Corte Suprema” que vencía el 15 de abril y “había fijado 120 días para la sanción de una nueva ley”.

Soria subrayó que ese fallo del 16 de diciembre de 2021 representó “una profunda gravedad institucional que revestía que el Congreso de la Nación se viese obligado a legislar bajo presión”.

“Lamentablemente hoy esta Cámara de Diputados ya no está obligada a legislar bajo presión; la Corte hoy lo que ha generado este que esta Cámara ya esté directamente trabajando en la sanción de una ley durante la flagrante intervención de la Corte en el Consejo”, sostuvo.

Además, el titular de la cartera de Justicia consideró que la sentencia “más que un fallo jurídico es un fallo político, instrumentado con la apariencia de un fallo judicial”. Y que “al devolverle la vigencia a una ley derogada por el Congreso, sentó un gravísimo precedente que atenta directamente contra la división de poderes”.

Asimismo, esa decisión “socava y atenta también contra las facultades constitucionales” del Poder Legislativo, y esto “no lo dice solamente un ministro, el presidente o la vicepresidenta”, sino que “lo dice uno de los cuatro jueces de la Corte Suprema”.

Así, en alusión al voto en disidencia de Ricardo Lorenzetti, citó textual lo dicho por el juez: “Una ley derogada no puede ser restituida en su vigencia y es lo que se enseña en los primeros cursos de la Facultad de Derecho”. Y, sobre la decisión de sus colegas, Lorenzetti señaló que “contradice los principios básicos del derecho que no pueden ser ignorados por ninguno de sus magistrados”.

En su presentación en la Sala 1 del Anexo de la Cámara baja, el ministro opinó que en este contexto “sancionar una ley que reestablezca el normal funcionamiento de un órgano constitucional es fundamental”.

“Todos sabíamos que ese fallo no iba a poder ser cumplido. Era prácticamente incumplible esos 120 días. Y no nos equivocamos, fíjense la fecha en la que estamos y todavía no tenemos ley”, continuó.

Tras definir al fallo de la Corte como “de facto”, el rionegrino expresó que “el Congreso no puede avalar este fallo de la Corte, porque estaría sentando, sin lugar a dudas, un precedente contrario a la Constitución, pero también así mismo”.

“Seguramente a algún diputado o diputada no le agrade que yo diga que un fallo de la Corte no es una sentencia judicial, sino más bien un fallo político”, reconoció, pero argumentó: “Si no coinciden con la gravedad no tienen por qué creerme a mí, pero basta con ver los hechos”.

Entonces, repasó que la demanda del Colegio de la Ciudad de Buenos Aires contra la Ley 26.080, sancionada en 2006, se inició ese mismo año y llegó a la Corte en agosto de 2017. “Precisamente por eso, el Gobierno anterior, en diciembre de 2017, presenta en el Congreso un proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura muy, pero muy parecido al que hoy estamos analizando”, apuntó.

Y agregó que, en abril de 2018, la Corte le pidió al procurador interino, Eduardo Casal, que dictamine en la causa del Consejo. Sin embargo, el 16 de ese mes, “en una extraña reunión”, la Corte recibió al exjefe de Gabinete, Marcos Peña, y al exministro de Justicia, Germán Garavano. Y, tras ese encuentro, “de golpe y porrazo desaparece el expediente, se le pierde el rastro. No sabemos en qué cajón de esta Corte, ese expediente durmió el justo sueño”.

FOTO: HCDN

Más adelante en el tiempo, apoyado en noticias periodísticas que mostró en pantalla, Soria señaló que el 3 de diciembre de 2021, cuando el oficialismo se aprestaba a cubrir las vacantes de Leopoldo Buglia Pablo Bertuzzi en la Cámara Federal, “el Consejo de la Magistratura se aprestaba a cumplir con la Constitución, para reemplazar a esos dos camaristas, que entre tantos otros habían sido trasladados a dedo, y de golpe, por arte de magia, unos días más tarde la Corte vuelve a desempolvar, vuelve a encontrar en un mágico cajón, la causa del Consejo. ¿Qué extraño no?”.

El ministro cuestionó que la Corte tuvo el expediente por 1.710 días, pero al Congreso “le exigen una ley en 120 días”. Tras ello, mencionó que luego que se restituyera la ley de 1997, el 15 de abril pasado, “pasaron 50 días sin que el Consejo se reuniera”. “Esta parálisis no es gratuita, no es inocua”, sumó.

“La interferencia que hizo la Corte en su fallo creo que no puede dejar de conmover a los diputados y diputadas de todos los bloques”, insistió y llamó a debatir por “un Consejo que sea más democrático, funcione más equilibradamente y sea menos corporativo”. “O si por el contrario algunos quieren volver a concentrar todo el poder en pocas personas”, lanzó.

Sobre la iniciativa con media sanción, el funcionario afirmó que “es un proyecto que está totalmente abierto para discutirlo”. “Es inobjetable desde el punto de vista institucional y constitucional e incorpora varias modificaciones que venían de muchos años atrás”, ponderó.

Mientras que diferenció que el modelo de 1997 restituido “es un modelo inconstitucional, ineficiente, pero también totalmente antidemocrático a estos tiempos actuales”. “Se aprobó, fracasó y por eso fue superado con la ley de 2006”, enfatizó y enrostró a la oposición que “esto no es algo que lo digamos nosotros, lo dijeron ustedes mismos en el 2017”.

Así, al repasar los fundamentos del proyecto presentado por la gestión de Cambiemos, indicó que ese texto “tampoco hablaba de que la presidencia del Consejo de la Magistratura la iba a ejercer de facto el presidente de la Corte”. “Sostenían que el mejor equilibrio constitucional se logra sin la Corte Suprema”, recordó y disparó: “Por eso llama la atención que cuatro años más tarde quieran borrar con el codo lo que escribieron con la mano”.

El exdiputado, que estuvo acompañado a su lado por el secretario de Justicia, Juan Martín Mena, añadió que en ese momento el Frente para la Victoria no lo acompañó porque “el proyecto planteaba la modificación de las mayorías para el quórum. Eso en aquel momento nos parecía grave”.

Al cerrar su exposición, Soria remarcó que “esta Cámara tiene la enorme responsabilidad de legislar sobre una ley que viene a completar lo que el constituyente de 1994 pudo establecer a medias”.

Un comentario sobre «El ministro Martín Soria criticó a la Corte Suprema y a su presidente, Horacio Rosatti: “Hay una desbocada concentración de poder”»

  1. soria no puede retar ni a los cuzcos de su cuadra que le mean el jardin , y quiere hacerse el bravucon ,ladrando y mostrando dientes ,en un ambito que le queda demasiado grande ,no esta a la altura-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.