Río Negro presupuestó 30.000 millones para obras:

El gobierno de Río Negro prevé para 2023 partidas para “construcciones” por encima de los 30.200 millones. Mucho mayor a su equivalente del año pasado, que fue de algo más de 14.400 millones. Su ejecución es el primer gran desafío, pues cada partida puede finalmente redireccionarse o, directamente, postergarse por las disponibilidades en el transcurso del ejercicio. Basta repasar cada planilla y se detectan proyectos reiterados, producto de fondos y obras relegadas.

Aún esa provisoriedad, un buen ejercicio siempre es repasar prioridades y asignaciones por parte del gobierno provincial, a partir de las reservas presupuestarias en proyectos y partidas prometidas para los distintos municipios.

El detalle de construcciones, que figuran en 109 páginas del diseño del 2023, siempre es producto de las gestiones, las negociaciones y, finalmente, las decisiones del oficialismo.

Una característica del presente presupuesto es su fuerte incidencia de recursos externos, a través de Nación o, directamente, en acuerdo con organismos internacionales. Ambos aportes superan los 7.500 millones, es decir, un 25% del total programado. En el 2022, ese componente significó un 10% de créditos “interno” y “externo”, como se lo denominan.

La mayor asignación ajena corresponde al Banco Interamericano de Desarrollo para repavimentar las rutas Nª 6 y Nª 8, con desembolsos por más de 4.534 millones.

En cambio, los recursos de Rentas Generales (que son fondos provinciales asignados libremente) equivale al 34,6% mientras los “fondos específicos” registrados superan el 40%.

Además, el aporte del Plan Castello se agota, con la conclusión de sus obras. En el 2020, ese programa provincial, que se financió con bonos en dólares, participó con un 47% en las obras realizadas por Río Negro para bajar al 27% en el 2021 y al 19% en el 2022. Este año cayó al 0,5%, con 170 millones para finalizar las dos construcciones pendientes: el edificio central del Ipross en Viedma (100 millones) y el sistema de riego en Campo Grande (70 millones).


Distribución a municipios


El habitual reparto de obras a los municipios casi no tuvo debate en esta ocasión, incluso desde el bloque del Frente de Todos -lo planteó el legislador Luis Noale– reconoció en el recinto que esta distribución fue más equitativa que la del 2022 cuando algunos municipios peronistas no presentaron partidas.

Aún así, la relación del monto por habitante arroja otras conclusiones. La inversión presupuestada asciende a 30.242 millones para toda la Provincia y significa un promedio de 39.500 pesos por rionegrino.

Al trasladarse esa ecuación, entre en los municipios mayores, Viedma lidera al disponer de 73.053 pesos por habitante, seguida por Cipolletti, con 31.504, y por Bariloche, con 25.528. La partida para Roca equivale a 17.449 pesos por roquense. Cierra Regina, con 12.421.

En la franja de los medianos, Chichinales, Fernández Oro y El Bolsón encabezan ese ranking, que cierra Lamarque, con 4.100 pesos por habitante.

En los menores, cualquier partida millonaria tiene un impacto frente a su reducida población y, por eso, sus índices no parecen comparables con los mayores. Por caso, llega a los 247.333 pesos por habitante en Darwin y el inferior, como Mainque, ronda los 34.333 pesos por poblador.

En su presentación en la Comisión legislativa, el ministro de Economía, Luis Vaisberg resaltó la fuerte suba en la partida de capital para el 2023, concentrada en construcciones. Consignó entonces casi 34.400 millones y destacó un alza del 141% frente a los 14.200 millones invertidos el año pasado. Quedará aún precisar cuánto de lo reservado será efectivamente utilizado.


La asistencia externa supera los 7.500 millones de pesos


El financiamiento externo, a través de la Nación o directamente por los organismos internacionales, suma 7.573 millones del presupuesto de Río Negro para construcciones en el 2023, lo cual, representa más del 25% del total.

La mayor asignación recae en la “reparación y recuperación de las rutas N° 6 y N° 8”, que registra más de 4.534 millones, distribuidos unos 3.985 millones en los tramos en el departamento de Roca y otros 549 millones en su equivalente del Cuy. Figura como aporte externo porque, en realidad, es un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Del total, los “créditos externos” llegan a 6.045 millones, es decir, un poco más del 20%. Además de la previsión del BID para las rutas Nª 6 y Nª 8, figuran transferencias por 1.321 millones para la “gestión de riego climático, con modernización mejoras en el sistema de riego en Viedma”, según se registra.

Hace algunos días, la gobernadora Arabela Carreras y el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa firmaron los primeros contratos, que aportes del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

Otros aportes, inscriptos como “créditos externos”, se encuadran en proyectos de “modernización de infraestructura productiva”, como el “fortalecimiento del Splif en Choele Choel, con 80 millones, o el sistema de riego para de Mallín Ahogada por 60 millones, Valcheta con 40 millones y ampliación de riego en Chimpay por 10 millones.

La estructura presupuestaria incluye construcciones en convenios con el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa), mayormente con asistencias del Banco Interamericano de Desarrollo.

Esas obras hídricas tienen recursos por unos 1.528 millones, destinadas a planes directores de agua potable o cloacales en nueve municipios: Roca, Campo Grande, Bariloche, Río Colorado, Catriel, Cipolletti, Allen, San Antonio y El Bolsón.

El Enhosa aporta para los planes directores de agua de Campo Grande (275 millones), Bariloche (202 millones), San Antonio (159 millones), de Cipolletti (145 millones) y Río Colorado (108 millones). El ente prevé financiamiento de planes de desagües cloacales de Roca (242 millones), de Catriel (158 millones), de El Bolsón (130 millones) y de Allen (109 millones).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *