El río Colorado sigue en crisis

Si bien en los últimos dos años hubo mejores nevadas, el río Colorado continúa sin recuperar el caudal que supo tener.

Después del 2020, uno de los peores años, en los últimos dos hubo una leve mejora en el caudal lo que permitió también que haya un poco más de agua en el embalse de Casa de Piedra, según los datos de los registros que lleva el Comité de Cuenca del Río Colorado (COIRCO). 

En enero del 2020 se registró el segundo nivel más bajo desde la construcción de la represa en 1996. El caudal del embalse era de 271 metros sobre el nivel del mar. El año más crítico fue en 2014 con 270 metros. 

El año pasado a esta altura del año el nivel del embalse de Casa de Piedra era de 272,67 metros y el caudal del río se medía en 46 m³/s en Buta Ranquil. El COIRCO había autorizado a que la presa eroge 80 m³/s para atender los requerimientos de uso de agua potable y las zonas de bajo riego. 

Hasta ahora se viene cumpliendo el pronóstico de escurrimientos que había informado el COIRCO en octubre del año pasado cuando resumió que «a pesar de una mejora modesta en las nevadas, el Colorado enfrenta otro año de escasez». «Se prevé que el aumento en el caudal del río en los próximos meses no será sostenible ni permitirá recuperar reserva en el embalse Casa de Piedra, lo que implica mantener la prudencia en los usos del agua», concluía.

Al día de ayer, el nivel del embalse de Casa de Piedra era de 273,04 metros por sobre el nivel del mar. Unos 40 centímetros más que el año pasado. También se registra un mayor caudal, siempre comparado con el 2022, porque era de 59 m³/s en Buta Ranquil. Esta mejora, permite que en la actualidad el COIRCO tenga autorizada una erogación de la presa de 90m3s. Con la salvedad que esta semana, el pasado 18 de enero, redujo «el caudal erogado desde la Central Casa de Piedra, pasando de 95 a 90 m³/s, en una maniobra, realizada a las 9:00 horas».

El río Colorado supo tener un caudal de 140 m³/s, pero el calentamiento global viene provocando la disminución de todos los ríos cordilleranos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *