Noti-Rio

Malvinas / Informe Rattenbach / período de negociaciones en Naciones Unidas

www.noti-rio.com.ar

Informe Rattenbach

II Parte – Antecedentes del conflicto

Capítulo V – Las negociaciones a partir del día 02 de abril de 1982 (1)

Conclusiones sobre el primer período de negociaciones en Naciones Unidas

527. Las principales conclusiones que pueden extraerse con respecto a esta primera gestión de negociaciones adelantadas por el Secretario General de las Naciones Unidas, son las siguientes:

a. DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL SECRETARIO GENERAL

1) Actuó sin un mandato claro del Consejo de Seguridad, cubriendo funciones que correspondían a ese organismo.

2) Una de las partes era integrante del Consejo de Seguridad y, como miembro permanente, podía ejercer, en caso necesario, el derecho a veto.

Esto era, obviamente, una seria limitación para la acción del Secretario General.

3) Su gestión según manifestación concreta, se limitó a comunicar las posiciones entre las partes. Sus intentos personales no contaron con la aprobación británica, en la medida que limitaban la postura del Reino Unido que había sido establecida como punto a no ceder.

b. DESDE EL PUNTO DE VISTA BRITÁNICO

1) Mostró permanente renuencia en concurrir ante las Naciones Unidas.

2) En la primera parte de las gestiones se limitó a escuchar.

3) Vulneró la metodología señalada por el Secretario General y el día 17 de mayo no presentó su posición para negociación sino una propuesta ultimátum (Caracterizada de este modo por la rigidez de los plazos y la inmovilidad del contenido).

4) Rechazó sistemáticamente los intentos de aproximación argentinos y del Secretario General.

5) Reconoció que la propuesta que presentaba sería casi seguramente inaceptable para Argentina.

6) Manifestó, con su actitud, la inexistencia de flexibilidad en sus conversaciones y una persistente intención de resolver la cuestión por vías de hecho.

c. DESDE EL PUNTO DE VISTA ARGENTINO.

1) Se concurrió a este foro por la única alternativa viable, independientemente de que se descartara la satisfacción de los resultados a los que podía esperarse.

2) La propuesta británica del 17 de mayo colocó al Gobierno argentino ante una disyuntiva de hierro.
Por un lado la no aceptación, ya fuese en forma directa o por medio de una contrapropuesta, que significaba elípticamente lo mismo, REPRESENTABA LA CONSERVACIÓN DE LA GUERRA.

Por otro lado, su aceptación, que presuponía:

a) La pérdida de Georgias y Sandwich..

b) Una vuelta «de oficio» al «status quo ante bellum», ya que, si bien no se establecía concretamente, LAS BASES DEL ACUERDO NO PERMITIRÍAN SALIR DE ESO.

c) La continuación de una discusión eterna, en términos similares en algunos casos y peores en otros, respecto del status definitivo de las Islas.

d. La no obtención de beneficios para los nacionales argentinos, significaría una posición inaceptable para la opinión pública argentina, todavía no sacudida por los golpes de la guerra, vulneraría las esperanzas colocadas en los beneficios que reportaría a la posición argentina la necesidad británica de enfrentar violentamente el potencial militar argentino fortificado en las Islas y, además, crearía un serio riesgo a la estabilidad política del gobierno argentino.(1)

(1) La propuesta también contenía algunos aspectos favorables a nuestro país, si bien de proyección no significativa.

3) Debe quedar claro que el gobierno argentino, al rechazar la propuesta británica del 17 de mayo, independientemente del método empleado, ACEPTABA LOS RIESGOS DE LA CONFRONTACIÓN (Esto fué expresamente considerado).

4) Debe quedar claro que el gobierno argentino, aceptando la propuesta británica del 17 de mayo, HUBIESE TERMINADO LA GUERRA pero HABRÍA COLOCADO AL PAÍS EN UNA POSICIÓN DIPLOMÁTICA SEMEJANTE A LA ANTERIOR AL 2 DE ABRIL.

5) Evidentemente, y de acuerdo con lo indicado en el punto 2), a esta Comisión no escapa la importancia de la responsabilidad en la elección.

La disyuntiva era el resultado del choque de la posición original sostenida por las partes y como tal, debió balancearse adecuadamente al efectuar los estudios previos a la adopción de la resolución..

Entendemos, entonces, que no debe analizarse si Argentina debió o no aceptar la propuesta británica cuando ésta se materializó el 17 de mayo, sino considerar si esa situación fue debidamente prevista en los estudios preliminares. Como sabemos, de acuerdo con lo analizado en capítulos anteriores, estos estudios no existieron por lo menos con la amplitud que la decisión requería, y de allí devino la necesidad de optar entre dos cosas que eran igualmente malas cuando las circunstancias empujaron a ello.

Informe Rattenbach

II Parte – Antecedentes del conflicto

Capítulo V – Las negociaciones a partir del día 02 de abril de 1982 (1)

La continuación de las negociaciones en el ámbito de las Naciones Unidas

528. El día 20 de mayo y el COMIL debió prestar atención preferente, en el ámbito exterior, al análisis de la propuesta del Presidente del Perú, efectuado por Cancillería y el Equipo Especial de Trabajo, el análisis de la conveniencia del viaje del señor Canciller a New York, para intervenir en la reunión próxima del Consejo de Seguridad y para pasar revista a las noticias remitidas desde EE.UU. por el Embajador Ros, respecto de las actividades del organismo y las posibilidades argentinas en dicho foro internacional (Anexo V/141).

529. Durante el día 21 de mayo los intercambios telefónicos entre el Canciller y la delegación argentina en Naciones Unidas fue particularmente intenso.

El requerimiento fundamental del Dr. Ros estaba referido, ante la inminencia de la reunión pública del Consejo de Seguridad, a la recepción de directivas oportunas respecto de la posición que Argentina debería sostener.

Cabe indicar que tanto Gran Bretaña y EE.UU. como el mismo Secretario General eran contrarios a una reunión del mencionado organismo. (Anexo V/142). En su lugar propugnaban la realización de una reunión privada.

530. Ante este hecho, el Embajador Ros hizo saber al Presidente del Consejo de Seguridad, que Argentina se oponía a la mencionada reunión privada y que, en caso de llevarse a cabo, la delegación argentina se abstendría de participar.

La posición argentina fue hecha pública por el Presidente del Consejo en una reunión informal y esto motivó que se resolviese efectuar una reunión pública a las 14:30 horas del 21 de mayo.

531. Ese mismo día 21 de mayo, reunido el Consejo de Seguridad en sesión pública, se iniciaron las exposiciones de los diferentes de legados. Como Anexo V/143 se incluyen las principales exposiciones de la mencionada reunión.

532. En Cancillería, previendo el próximo viaje del Dr. Costa Méndez, se elaboró una ayuda memoria sobre los posibles cursos de acción a desarrollar por la delegación argentina ante el Consejo de Seguridad. (Anexo V/144).

El COMIL decidió ese día el viaje del canciller, quien sería acompañado por el Equipo Especial de Trabajo a New York, a efectos de estar presentes en la continuación de la sesión del Consejo.

533. Simultáneamente al desarrollo de los preparativos para la intervención argentina en Naciones Unidas se actualizaron los estudios para su eventual y nueva presentación ante la XX Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores Americanos y se analizaron las posibles intervenciones de Perú y Colombia.

534. En el segundo día de deliberaciones del Consejo de Seguridad ya se encontraba presente el señor Canciller. Siguieron las exposiciones de los distintos países anotados (Anexo V/145).

En forma expresa, cabe destacar el discurso de la delegación de EE.UU., especialmente teniendo en cuenta lo analizado en los párrafos 516 a 526 precedentes, respecto de la posición de la Embajadora Kirkpatrick relacionada con el conflicto (Anexo V/146).

535. El día 23 de mayo, el Canciller argentino se entrevistó con el Secretario General de las Naciones Unidas, reafirmando la aceptación de la propuesta peruana por parte de nuestro país. Posteriormente entrevistó al Presidente del Consejo de Seguridad y a los Cancilleres de Venezuela y Panamá.

536. Mientras tanto, en el Consejo de Seguridad proseguían las intervenciones de los diferentes oradores, oportunidad en la que Gran Bretaña debió recurrir varias veces al derecho de réplica para afrontar las manifestaciones de algunos de los mismos.

537. El día 23 de mayo, la delegación de Brasil presentó ante el Consejo un proyecto de resolución (Anexo V/147), el cual, si bien en términos generales era aceptable para Argentina, no tuvo acogida favorable en el Organismo.

538. Durante el 24 de mayo, en el Consejo de Seguridad se continuó analizando el caso del Atlántico Sur. Varios países presentaron notas al Presidente del mismo, entre las cuales se puede mencionar la firmada por Argentina, Nicaragua, Panamá y Venezuela, sobre las sanciones de la Comunidad Económica Europea, la ofensiva militar británica, y la amenaza al RÍO DE LA PLATA por parte de Gran Bretaña, y la de URSS en la cual se acusaba al Reino Unido de abandonar por completo las negociaciones, que Argentina deseaba continuar. (Anexo V/148).

539. En el seno de la OEA, en Washington, y en forma paralela, la Delegación Argentina inició tratativas para la nueva reunión de Ministros de RREE de países firmantes del Tratado, luego de haber recibido instrucciones provenientes de Buenos Aires.

La apreciación en cuanto a la posición de los distintos países, fue sintetizada en el Cablegrama Nro. 1639, remitido por la Delegación Argentina (Anexo V/149).

540. Durante las gestiones del 24 de mayo, se evidenció el deseo de varios países acerca de propiciar papeles para lograr una solución eficaz. Los más estudiados fueron los de Irlanda y los de Japón. Este último sería efectivizado si fracasaba la gestión de Irlanda. El proyecto de resolución irlandés (Anexo V/150) fue ampliamente considerado por el Consejo. Asimismo, fue motivo de análisis de la misión argentina en Nueva York y transmitido a Buenos Aires.

541. Durante las sesiones del día 25 de mayo en el Consejo de Seguridad, el Canciller Costa Méndez hizo uso de la palabra, momento en que atacó duramente la posición sustentada por Gran Bretaña. En otros foros internacionales se recibió el apoyo de la República de Argelia, quien por iniciativa propia movilizaría al Movimiento de Países no Alineados para que durante la próxima reunión a realizarse en Cuba, adoptara posición solidaria con las pretensiones argentinas.

542. El día 26 de mayo, sobre la base del proyecto presentado por Irlanda, el cual había sufrido algunas modificaciones durante el desarrollo de las reuniones, el Consejo de Seguridad aprobó por unanimidad la Resolución que llevaría el Nro. 505. (Anexo V/151).

543. Ese mismo día, el Embajador Arnoldo Listre asumió la representación permanente de la Delegación Argentina por enfermedad del Embajador Roca, quien regresó a Buenos Aires.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *