Noti-Rio

Carta abierta no deseada al Presidente del Comité central de la Unión Cívica Radical.

Dr. Miguel Saiz:

Hubiera preferido haber podido debatir con usted acerca de nuestra situación política dentro del ámbito del Partido y no tener que hacer públicas mis preocupaciones como afiliado y militante. Hace ya un tiempo que necesitaba hacerlo pero esperaba que usted  nos diera la oportunidad institucional para evitar tener que recurrir a este medio. Lamentablemente no tengo otro camino para expresarme.

Quisiera recordarle que hemos sido derrotados en dos elecciones sucesivas: el 25 de septiembre y el 23 de octubre.

Ambas derrotas fueron de una magnitud lo suficientemente importante como para que no caigamos en el inmenso error de “barrer la basura bajo la alfombra”.

El 25 de septiembre perdimos la Gobernación después de veintiocho años, perdimos gran cantidad de municipios (entre ellos tres de los más importantes de la Provincia y uno como San Carlos de Bariloche en el que éramos Gobierno), tenemos la más escasa representación legislativa desde la restauración democrática (hubo circuitos en los que no obtuvimos siquiera un Legislador) y hay ciudades en las que no tenemos representación en el Concejo Deliberante.

El 23 de octubre perdimos las elecciones legislativas nacionales y por primera vez desde 1983 el Radicalismo de Río Negro no logró incorporar un Diputado al Congreso Nacional.
Me tomo el atrevimiento de recordárselo, sin por ello ser irrespetuoso, porque todo indica que no comprende la necesidad que los militantes y afiliados tenemos de debatir y hacer una profunda autocrítica colectiva y propositiva para así poder iniciar el camino de la recuperación. No podemos mirar al costado ni suponer distraídamente que aquí no ha sucedido nada y no hay reconstrucción partidaria posible sin una profunda discusión acerca de nuestros errores y también de nuestros aciertos para corregir unos y consolidar los otros y así poder aspirar a recuperar la confianza de la ciudadanía rionegrina. Hemos hecho en estos veintiocho años muchas cosas bien y otras tantas mal, tenemos que debatir acerca de ello como primer paso de una nueva marcha.

Usted dejó pasar más de noventa días de la derrota para reasumir su cargo de Presidente del Comité Central en un acto poco menos que privado sin siquiera la participación de los miembros de la Mesa como si de una mera “reunión de amigos” se tratara.

Dijo (no quiero usar la palabra “amagó”) que iba a convocar al Plenario del Comité Central en dos oportunidades e incluso fijó fechas para luego suspenderlo con excusas en mi humilde opinión poco creíbles. Quisiera además recordarle que el Plenario del Comité Central lleva bastante más de un año sin reunirse y si hay un ácido corrosivo para un Partido Político ese es el silencio.

Ejerce usted la Presidencia del Comité Central, pero lo hace a mi juicio vacía de todo contenido político ¿Reunió alguna vez la Mesa Directiva del Comité Central? ¿Acaso se reunió alguna vez con el nuevo Presidente del Comité Nacional aunque sea para conocer su posición? ¿Acaso se reunió con las autoridades de nuestra Juventud Radical que justamente por ser jóvenes se encuentran afectados por la derrota y sin duda necesitan por lo menos un gesto del dirigente que ocupa el más alto cargo partidario? ¿Organizó algún encuentro de Intendentes y Concejales radicales que se encuentran muchas veces en soledad? ¿Se reunió con el Bloque de Legisladores Provinciales para darles su opinión respecto de los grandes temas? ¿Convocó a alguna reunión a los Presidentes de los Comités seccionales? ¿Se reunió  formalmente con nuestro Senador Nacional y nuestro Diputado Nacional para analizar la situación en el país y la provincia? ¿Se reunió con toda la Mesa de la Convención Provincial con carácter institucional? ¿Visitó los Comités Seccionales en forma abierta y participativa sin exclusiones? ¿Distribuyó algún documento sobre la situación política entre los Comités Seccionales y respetando sus autoridades orgánicas aunque hayan estado enfrentados a usted? ¿Tuvo reuniones con los dirigentes de los Partidos que nos acompañaron como aliados electorales? ¿Tuvo reuniones con otros Partidos de la oposición para unificar, o no, criterios frente al Gobierno provincial? ¿Más allá de algunas esporádicas gacetillas fijó posiciones públicas respecto de los grandes temas de la Provincia? ¿Organizó, aunque sólo fuera protocolarmente, algún homenaje a nuestras fechas importantes y trascendentes?  Tal vez yo esté mal informado, y si fuera así me disculpo anticipadamente, pero entiendo que no ha hecho nada de ésto que en mi limitado entender es lo  mínimo que corresponde a su cargo y los militantes esperábamos. Entonces quisiera saber qué hizo como Presidente del Comité Central además de contrariar las decisiones colectivas, que debe no sólo respetar sino honrar, al continuar manifestando su apoyo al Gobierno kirchnerista. Le insisto en que un Partido Político no es, por lo menos en mi opinión, un grupo de amigos y que presidir un Partido no es sentarse a la cabecera de una tertulia en un bar ni hacer reuniones entre gallos y medianoche con aquellos afiliados afines que no objetan ni cuestionan ni critican.

Perder y ganar una elección es una contingencia que no necesariamente requiere cambios profundos pero cuando el único Radicalismo de todo el país que se mantenía en el Gobierno por casi tres décadas sufre una derrota de semejante calibre se impone una indispensable Renovación y esa Renovación no puede ser conducida por la misma dirigencia y para evitar confusiones le aclaro que no me estoy refiriendo sólo a usted ya que no me anima ninguna cuestión personal ni tampoco, lo digo para evitar la descalificación simplista, ningún interés sectorial.  No se trata de revanchas ni de especulación politiquera de conveniencia oportunista, sólo es sentido común y la más elemental sensatez.

Así sucedió cuando la Unión Cívica Radical sufrió su primera derrota electoral en 1946 y el Unionismo alvearista dejó la conducción del Partido frente a los Movimientos Renovadores e Intransigentes que permitieron el crecimiento de nuevas  figuras entonces jóvenes como Balbín, Lebehnson, Frondizi, Alende y Larralde. Así sucedió cuando el Peronismo perdió por primera vez en 1983 y surgió la Renovación Peronista.

Usted dijo a través de los medios que era el principal responsable de la derrota pero yo siento que no alcanza con palabras y me permito suponer que sólo son de compromiso. Considero que las causas de nuestro grave traspié electoral son muy profundas y todos, o casi todos para no ofender a nadie, tenemos una parte de responsabilidad (no hablo de culpas) ya sea por acción o por omisión pero sin duda quienes condujeron tienen la mayor cuota sobre sus espaldas. Asumir la responsabilidad es un signo de grandeza pero requiere hechos y no sólo declaraciones.

Con respeto y humildad le pido a usted y a TODA la Mesa Directiva del Comité Central de la Unión Cívica Radical de Río Negro que renuncie, facilite la creación de una Mesa de Conducción Transitoria integrada por Delegados de los distintos sectores que no hayan tenido una actuación protagónica o determinante en la derrota ni ocupen en este momento cargos institucionales relevantes, que se convoque (a través de una Comisión que incluya también al sector Orgánico ya que no participa actualmente del Comité Central) en forma abierta a la militancia y los afiliados a un debate profundo, honesto y sincero de carácter autocrítico con ánimo reconstructivo, sin masoquismos ni autoflagelación inconducentes, a todo lo ancho y largo de la Provincia y que se anticipe el llamado a elecciones internas para autoridades del Comité Central sin ningún tipo de exclusiones porque no se trata de echar a nadie por la ventana ni tampoco de sólo cambiar el collar en forma gatopardista para que en el fondo nada se renueve y nada cambie.

Le pido que lea con atención y considere seriamente el documento que le enviara el Comité Seccional de Viedma porque, con la participación de más de ciento cincuenta afiliados de todos los sectores convocados en forma abierta que se expresaron libremente, ha dado un ejemplo democrático de voluntad reconstructiva.

Persistir en aferrarse a formalismos y continuar con esta parálisis partidaria después de semejante derrota sólo dejando pasar el tiempo está produciendo un grave daño al Partido y no es digno de su inteligencia. Al hacerlo usted mismo está cerrando sus puertas.

Quienes pretenden en ampararse en glorias pasadas para no tener que aceptar el presente sin gloria son un obstáculo para la marcha hacia las glorias futuras.

La Unión Cívica Radical de Río Negro colmó a usted y a muchos otros dirigentes de honores.

Aunque sólo sea en reconocimiento y agradecimiento por ello, es el momento de dejar el camino abierto a una nueva camada de dirigentes que sean capaces de ponernos nuevamente de pié y  guiarnos para comenzar a caminar porque de lo que se trata es de renovar en serio y no continuar repitiendo, NINGUNO, la misma lógica política.

Reitero que hubiera preferido poder decirle esto de frente, a usted y a todos los correligionarios en una reunión partidaria, con respeto y franqueza, como ya hice en alguna otra oportunidad, y a la vez poder escuchar y valorar su opinión pero lamentablemente en más de seis meses ha sido imposible.
Atentamente

Roberto Luis Rulli
Militante de la Unión Cívica Radical

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *