Noti-Rio

Solicitan subas del 35% en la tarifa de agua y cloacas

Aguas Rionegrinas pidió un aumento del 35% en las tarifas de sus servicios, que evaluará el DPA y, finalmente, resolverá el gobernador Alberto Weretilneck.

La aplicación del incremento autorizado se prevé para el primer cuatrimestre y se encuadra en una «revisión extraordinadaria» por un aumento de costos entre agosto del 2013 y setiembre del 2014. El informe técnico de Aguas Rionegrinas al Departamento Provincial de Aguas concluye con una «variación significativa de precios no revisada con una incidencia en la estructura de costos del 35,18%».

El año pasado se aplicaron dos aumentos de un 25% aunque, en realidad, fueron aprobados a fines del 2013. En el 2014 se liquidaron con las boletas de enero/febrero, y abril/mayo. Así, se respondía a un pedido técnico de Aguas Rionegrinas al DPA de un reajuste de casi el 100%. Se aludía en el 2013 a un retraso tarifario importante, recordando alzas anteriores del 10% en el 2011, y del 25% en el 2012.

El actual debate está centrado en el 35% aunque, díficilmente, el gobernador avale ese porcentaje que incluso supera su pauta salarial del 30% y, además, coincidirá -como si fuera poco- con el proceso electoral.

El servicio de agua y cloacas de la firma estatal reúne más de 185 mil usuarios, con facturas medias de 120 pesos y mínimos de 80 pesos. El nivel de cobrabilidad ronda el 56% en su vencimiento.

En diálogo con «DeViedma», el presidente de la sociedad provincial del servicios de aguas y cloacas, Roger García confirmó esa presentación en la autoridad de control y, actualmente, esa petición está en trámite. En los últimos días, esa «revisión extraordinaria» fue publicada y se invita a interesados para asistir a las oficinas de la empresa para analizar la documentación, incluso formalizar «presentaciones» en un plazo de 15 días corridos.

El año pasado, el Estado provincial derivó unos 75 millones de pesos a Aguas Rionegrinas para el financiamiento de los servicios que presta. Aún así, existe un desfasaje por variación de sus costos y que la empresa pretende cubrir con alzas en sus tarifas. Para eso, se cumplió con un estudio de esos movimientos, considerando la evolución de los gastos de personal y de Energía, con un 56% y 11% de incidencias en el costo final.

El análisis concluye con una «variación significativa no revisada» del 35,18%, considerando que entre enero del 2010 y setiembre del 2014 se advirtió un «incremento de costo del orden del 228,45% que resulta solo parcialmente compensado por incrementos tarifarios».

El informe insiste que en un «contexto de crecimiento de los precios de insumos fundamentales, la propuesta elevada refiere al objetivo de equilibrar en lo posible resultados, tratando de «reducir» el atraso de las tarifas respecto de los costos, de ninguna manera se busca la conformación de utilidades o ganancias». También aclaró que «el aumento no tiene incidencia en los sectores de menores recursos por aplicación del Régimen de subsidios sociales previsto en la ley 3928».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *