Noti-Rio

Aparición de una figura sobrenatural en una foto, sacada por una nena Riocoloradense

(NOTI-RIO) Una familia Riocoloradense mantiene incertidumbre, tras vivir un hecho extraño en la noche del martes, tras la aparición de una imagen de una persona adulta en una fotografía tomada por una criatura, mientras jugaba con el celular de la mamá.

La foto que llegó a la redacción de NOTI-RIO y tras el contacto con los propietarios de la misma (quienes pretenden continuar en el anonimato), dan cuenta de  la aparición de una figura humana que podría tratarse de uno de los miembros de la familia que lleva 16 años de fallecido.

Las apariciones de fantasmas o figuras humanas muchas veces son sólo imágenes holográficas de personas que dejaron impregnado el ambiente con su presencia y sus actividades.

En este caso, la imagen es más que elocuente, la aparición de la  figura del rostro de un hombre de mediana edad y con barba, a una muy baja altura que poco tiene que ver con la situación.

Incertidumbre, asombro, nerviosismo y hasta algo de temor es lo que están viviendo las únicas tres mujeres que viven en el domicilio. (La propietaria, su hija mayor y la hijita de 4 años de esta última).

La historia relatada por las propias habitantes de la casa, dan cuenta que; “El martes a la noche tras un descuido, la criatura (inquieta como los chicos de su edad) toma el celular,  mientras juega en un sector de la casa, va tomando una serie de fotografías a sus juguetes y  otras casi al descuido.

Un tiempito mas tarde y  al ver el silencio de la nena, se percatan de la situación y rápidamente le sacan el aparato telefónico.

El asombro mayor fue en momentos que la dueña  al comenzar a borrar las fotos sacadas, detecta algo que les llamo la atención y que no le encontraban una explicación lógica.

La situación de la fotografía muestra, que fue sacada desde poca altura, de arriba hacia abajo, a una canasta que tiene un tamaño de unos 20 cm y junto a la misma se encuentra un “corralito” armado con piezas de madera (jenga), donde una de las piezas dice “Papá” y a su lado uno de los muñecos de color verde. Y de frente, a la izquierda, a la misma altura que la “Fotógrafa”  el rostro de medio cuerpo de un hombre con barba.

Sin salir del sock, las mujeres comenzaron a consultar con sus propios familiares, los que estaban viendo y viviendo.

Según refiere la mamá de la nena “Tenemos un celular que tiene poca calidad a la hora de sacar fotos, pero para mí, la imagen es de mí papá, en esta casa solo vivimos nosotras”. Mientras que la propietaria del lugar dijo “Mi marido falleció a los 32 años y este mes está por cumplir 16 años de su partida” y agregó “Durante el martes, nos  pasaron cosas buenas, que hace tiempo estábamos esperando y a la noche nos sucede esto. A lo mejor esto habrá sido una señal, no lo se, pero la verdad que tenemos una sensación rara”

Datos de referencias:

La creencia en aparecidos (muertos que vuelven a aparecer para encomendar alguna misión), espectros, ánimas del Purgatorio, almas en pena, o fantasmas es muy propia de la naturaleza humana, tanto que tiene visos de ser o constituir un meme antropológico abstracto que pervive, como otros tipos de superstición, a través de numerosos factoides concretos.

La ciencia considera creer en fantasmas un tipo de superstición muy asentado en la psicología del ser humano, porque se alimenta de la necesidad de vida eterna, como la religión, y sublima una muerte inaceptable y aborrecible por medio del acto apotropaico de creer que la conciencia pervive más allá del fin de la misma.

G. N. M. Tyrrell, autor de un clásico libro sobre el tema, Apparitions (Apariciones), publicado en 1943, identificaba cuatro grupos principales en base a la conducta adoptada por los presuntos espíritus, más conocida que su propia naturaleza:

  • Apariciones que frecuentan habitualmente un lugar determinado. Generalmente no suscitan miedo, son inofensivos y a veces llegan a ser tratados como un miembro más de la familia.
  • Apariciones post-mortem. Suelen tener lugar muy poco tiempo después de la muerte de la persona reaparecida, y no acostumbran a estar relacionadas con un lugar o acontecimiento concreto; parecen ser como despedidas.
  • Apariciones en casos críticos: el aparecido es alguien que está viviendo una experiencia importante (a menudo desconocida por el testigo de la aparición), como un accidente, una enfermedad o, por supuesto, la muerte, y se muestra ante una persona o personas simultáneamente a esa experiencia, no después de la misma.

En este tipo de apariciones parecen haberse excluido aquellas en las que la aparición adopta una actitud comunicativa e interactiva con aquel a quien se muestra, pudiendo hablar o comunicarse con él, mucho tiempo después de su fallecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *