Noti-Rio

LA HISTORIA DE JUAN DELLVALLE (Una cibernovela chacarera)

Una obra del periodista, RAÚL FERRAGUT.

Capitulo                  1                                                                                                     

Con bastante bronca Juan escuchaba en la radio la noticia sobre el aumento en la yerba.

La miró a su mujer y se rieron.

Es que la semana pasada habían decidido dejar de tomar café porque estaba muy caro.

–El mate es sano y barato…tomaremos mate. Dijeron convencidos.

-Te das cuenta vos, dijo Juan, ni un puto mate vamos a poder tomar ahora.

La voz del informativista de la radio sonaba clara y contundente, con el ritmo que, a esa hora de la mañana, debe tener un programa de noticias.

El precio de la yerba mate aumentó luego de que la Secretaría de Comercio Interior, autorizara el incremento de la materia prima para los productores yerbateros del litoral del país.

-¡Como siempre, le echan  la  culpa de los productores! dijo Juan

-Por su parte,  el Presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate afirmó que  no se justifica tal aumento puesto que el precio mínimo acordado con los acopiadores debería verse reflejado recién el año que viene.

El dirigente agregó que,  lo que se está vendiendo ahora se compró a un precio muy inferior.

Para culminar, el titular del instituto yerbatero,  expresó que   la diferencia que existe entre lo que recibe el productor y lo que paga el consumidor es un 756% superior, esto de acuerdo a un informe de CRA,  Confederaciones Rurales Argentinas.

-Menos mal que aclaró porque sino siempre los culpables somos nosotros.

-Apurate Juan, que los chicos llegan tarde al colegio.

-Bueno vamos, dijo Juan y agarrando la llave de la camioneta salió hacia el garaje.

-No hay ni un beso para  esta esposa y madre!!!!!

Juan se paró, dio media vuelta, fue hacia donde estaba ella, la miró fijamente a los ojos, le tomó la cara entre sus manos, le dijo GRACIAS y la besó tiernamente.

-Uy!!!!!! Qué románticos que estamos!!!! Con un tonito entre burlón y cariñoso, Fabián, el varoncito de la familia, le puso un toquecito de humor a esa despedida matinal.

Mientras manejaba llevando a los chicos al colegio, Juan pensaba en su mujer. La verdad que me banca la gorda, y ahora en todo sentido. Si no fuese por su sueldo y lo que vende, no tendría para pagar las cosas de la casa. Apenas si llego a pagar los sueldos de la gente y lo que se gasta en la chacra. Y el puto del gerente del galpón que ya me llamó para decirme que  tenemos que achicar la cuota. ¿Cómo mierda hago para seguir?!!!!!!

Voy a tener que vender la chacra, lo que pasa es que no te pagan nada, el precio está por el piso. Compran los que pueden especular. Ahora compran barato, vienen dos o tres años buenos y la venden al doble. Siempre se hizo eso. Hoy si vendo no me alcanza ni para comprar un departamento. ¡Qué pelotudo! Si hubiera vendido antes…no uno, tres me hubiera comprado. Con lo que me daban los alquileres vivía re bien y más tranquilo. Ahora hubiese tenido plata para comprar la chacra que había vendido a mitad de precio. Además en esa época podría haber conseguido un trabajo en algún lado y me iba acobachando la plata de los alquileres. ¿Y si me consigo un trabajo? Pero quien cuida la chacra??? Porque Calixto  es bueno pero…me  parece que no le da el piné para atender él solo la chacra.

Además de qué mierda  y en qué voy a trabajar?????

-Papá!!! Te estás pasando!!!!!!

-Uy, sí, bajate acá y andá sólo que se me está haciendo tarde para ir a la chacra. Portate bien no hagas boludeces, eh!!

-Siempre lo mismo, seguro que a Juli la llevás hasta la puerta del colegio.

-Callete buchón y no te hagas la rata como la otra vez.

-Menos mal que el buchón soy yo!!!

-Sos tan vivo que se enteró hasta el intendente del pueblo!!!!

– Ese es otro alcahuete, yo voy a contar que andaba con la secretaria en las bardas.

Fue esto lo último que se escuchó de Fabián, bajó rápidamente de la camioneta y salió corriendo hacia el colegio.

-¡Qué pibe este! Dijo Julieta, la hija mayor de Juan.

– ¿Y vos Juli, como andás?

– Yo bien, pa. Seguro que no me llevo ninguna materia, tenía baja química pero ya la levanté.

– Vos sabés que te estoy preguntado de otra cosa, hace rato que no lo veo a Pedrito.

– Es un tarado, no quiero verlo más. Además… ¿qué te preocupa? Si le ponías una cara de culo cuando iba a casa.

– No che, siempre lo atendí bien.

– Sí claro, cada vez que le dabas la mano para saludarlo, se la apretabas tanto que parecía que se le iban a romper los huesos y saltar los ojos.

– Solamente lo saludaba como corresponde.

– Vamos pa!!!! A mis otros amigos no les apretabas la mano así.

– Uhhh!!! Bueeeeno, che, si no se aguanta un apretoncito de manos es que mucho resto no tiene ese pibe. Y si no vas más por eso, me parece que es un cagón.

– No, no va más a casa porque es un tarado.

En ese preciso instante y cuando Juan estaba arrimando la camioneta al cordón de la vereda, ve a Pedrito caminando y tomado de la mano de otra piba. No pudo ver bien, pero le pareció que era Martita, la hija del gordo Ledesma y amiga de Julieta…ahora, seguramente, ex amiga.

-Chau pá.

-Chau hija, cuidate.

Juan puso primera y siguió hacia la chacra.

El otoño estaba instalado definitivamente. Todavía quedaban en los árboles algunas hojas. Las últimas, las que se resistían a caer y permanecían aferradas recordándonos un Verano que ya había pasado.

Juan se bajó  de la camioneta, miró fijamente a las alamedas y pensó….los chacareros somos como esas hojas, los últimos sobrevivientes de una Fruticultura que ya pasó. ¿Se nos vendrá definitivamente el invierno?.

Continuará… El próximo jueves el segundo capitulo.

EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO JUAN LE EXPLICA A CALIXTO,SU ENCARGADO,  QUE LA SITUACIÓN ESTA FEA. LA CUOTA DEL GALPON NO LE ALCANZA PARA LA PODA. EL ENCARGADO DE LA CHACRA SE SORPRENDE
-Tá guena la fruta calixto, me decía el ingeniero, ésta va derechito a la atmósfera…¿y ahora no vale nada?????

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *