Noti-Rio

Río Negro recibió 140 millones de pesos de asistencia extraordinaria de Nación

“La provincia de Buenos Aires no es la única que ha recibido asistencia extraordinaria”, señaló el ministro de Economía nacional, Hernán Lorenzino. En el primer semestre del año recibieron ayuda por 200 millones de pesos Jujuy; 190 millones de pesos Santa Cruz, 50 millones La Rioja, y 40 millones Catamarca.

Después de semanas de exigir una gestión más eficiente a los gobernadores y de señalarles su responsabilidad por la situación económica que atraviesan sus distritos, la Casa Rosada admitió ayer que está dispuesta a dar una mayor asistencia financiera a las provincias.

El reconocimiento se produjo un día después de que se completara una ayuda de 1600 millones de pesos para que el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, pueda pagar los aguinaldos de los empleados estatales.

La preocupación de Cristina Kirchner por la crisis financiera en las provincias fue expresada ayer por los ministros de Economía, Hernán Lorenzino, y del Interior, Florencio Randazzo. La primera provincia en anotarse para conseguir fondos adicionales fue Santa Cruz.

«La instrucción que tenemos de la Presidenta es estar detrás de cada uno de los temas que presentan las provincias. La provincia de Buenos Aires no es la única que ha recibido asistencia extraordinaria», señaló Lorenzino, en declaraciones radiales.

Poco después, Randazzo enfatizó que la Casa Rosada «cumple las obligaciones con todos los gobiernos provinciales», para reconocer que, en el caso de Buenos Aires, el gobierno nacional no contaba hasta ayer con los fondos para evitar que Scioli desdoblara el pago de aguinaldos. Esa demora, atribuida al conflicto político entre la Presidenta y el mandatario bonaerense, derivó en una seguidilla de protestas y paros de los gremios estatales, docentes y judiciales de la provincia.

«En este caso, había una dificultad adicional porque la provincia de Buenos Aires necesitaba una suma de dinero mucho más importante de la que disponía el gobierno nacional», explicó Randazzo, con lo que terminó convalidando el mensaje entre líneas que dirigentes y operadores sciolistas repitieron en las últimas semanas: que la Nación no enviaba fondos a la provincia no tanto por la puja política con Scioli, sino porque también el Estado nacional estaba en crisis.

No pasó mucho tiempo de las declaraciones de Lorenzino y Randazzo para que el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, se anotara primero en la fila para recibir asistencia. «Ya le hemos solicitado ayuda al Gobierno para afrontar los aguinaldos, y el ministro de Economía de la provincia está trabajando con el ministro Lorenzino para ver cómo se hace posible», indicó el mandatario, minutos después de reunirse con una delegación de policías.

El mandatario negoció con los uniformados el fin de una huelga que empezó hace tres semanas y que comenzó a encaminarse ayer al mediodía, cuando arribaba a la provincia la Presidente, para descansar el fin de semana por primera vez desde que su hijo, Máximo, fue trasladado a Buenos Aires de urgencia por una infección en la rodilla.

Hace dos domingos, LA NACION anticipó que el gobierno envió a los gobernadores la orden de extremar el cuidado de los recursos mediante planes de emergencia y que la asistencia fue retaceada, incluso para los leales, como el chaqueño Jorge Capitanich y el mendocino Francisco «Paco» Pérez.

Pese a haberse reunido personalmente con la Presidenta, igual suerte corrió el pedido del neuquino Jorge Sapag y el riojano Luis Beder Herrera.

Con Santa Cruz a la cabeza, otras provincias comprometidas fiscalmente son Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Catamarca, Tucumán, Formosa, Corrientes, Misiones, La Pampa, Jujuy, Tierra del Fuego, Río Negro y Chubut.

A fines del mes pasado, la Presidente les pidió «responsabilidad», por cadena nacional, para luego advertir a Scioli, sin nombrarlo: «Lo importante es trabajar, gestionar, y no creer que la realidad se hace a partir de operaciones o de novelas».

Anteayer, al anunciar el préstamo a Scioli de 600 millones de pesos, con recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), volvió a enviar el mismo mensaje, aunque en un tono más distendido. «Le encontramos la vuelta, porque los recursos no son de chicle», dijo.

Lorenzino retomó esa idea ayer. «Nos hemos reunido [con Scioli] por instrucción de la Presidencia, hemos buscado y le hemos encontrado la vuelta», sostuvo, en declaraciones a radio Continental, para destacar el carácter «extraordinario» de la asistencia enviada, que se suma a los 1000 millones de pesos remitidos el mes pasado, más otros 500 millones entre abril y mayo, y la garantía sobre bonos a proveedores por 900 millones de pesos.

«La instrucción que tenemos de la Presidenta es estar detrás de cada uno de los temas que presentan las provincias. La provincia de Buenos Aires no es la única que ha recibido asistencia extraordinaria», agregó el ministro.

Aludía a los 200 millones de pesos remitidos en lo que va del año a Jujuy; $ 140 millones, a Río Negro; $ 190 millones, a Santa Cruz; $ 50 millones, a La Rioja, y $ 40 millones, a Catamarca.

«Está claro que el gobierno nacional cumple con las obligaciones con todos los gobiernos provinciales», añadió luego Randazzo, durante una entrevista con radio Vorterix, para puntualizar que la Casa Rosada giró un 23 por ciento más de coparticipación a las provincias en los primeros seis meses del año. Menos que la inflación medida por las entidades privadas.

«Buenos Aires necesitaba una suma de dinero mucho más importante de la que disponía el gobierno nacional», explicó el funcionario, para señalar que, en lo que va del año, la provincia recibió 2100 millones de pesos por fuera de la ley federal de impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *