Noti-Rio

Cristina según su escritura

Una empresa que utiliza técnicas de la grafología para la selección de personal estudió cómo escribe Cristina y destapó aspectos menos visibles de su personalidad.
La Presidenta alzó la mano y narró –con su propio puño– el epílogo de lo que fue reinauguración de Tecnópolis sobre una pantalla táctil, de esas que nunca se hubiera imaginado Perón.

De espaldas a las cámaras, redactó: “Bienvenidos a Tecnópolis, el futuro”. Fue su manuscrito 2.0 en el que miles de personas descubrieron, en cadena nacional, la letra de la primera mandataria.

Una llamativa y muy redonda “B” y un palito de la “T” más largo de lo convencional enseñaban mucho más de lo que estaba escrito: hablaron de sus emociones, de sus cualidades intelectuales y de la forma de relacionarse con los demás.

O por lo menos eso concluye un especialista en grafología, que consultó este diario y que, tras analizar la letra, pudo describir algunos aspectos de estado de ánimo, cualidades intelectuales y cómo se sentía la Presidenta al momento de escribir.

“Frente a ciertos desa-cuerdos en la esfera de la actividad, podría conducir a que quiera imponer su criterio”, describe la conclusión del informe que realizó la empresa Waygraf, especializada en aplicar las técnicas de la grafología para la selección de personal en el área corporativa. Otro aspecto que se desprendió del análisis: “Prevalecía en el autor (Cristina) una voluntad enérgica que por momentos podría llegar a ser impulsiva marcando una actitud de perseveración y adaptabilidad”

En el informe se destaca que Cristina tiene un “adecuado potencial intelectual” y que busca todo el tiempo instruirse y enriquecerse. Según el estudio de las formas de su propia letra, cuenta con una “visión de los acontecimientos más global que minuciosa”.

Algo que no suelen confirmar los que suelen frecuentar su intimidad y destacan su obsesión por cada detalle. Nunca se permite hablar en público sin dominar el más mínimo de los pormenores: estudia durante horas números y gráficos y, a pesar de que a veces pareciera que improvisa, el contenido de sus discursos fue digerido en cada una de sus letras con anticipación.

“Es posible advertir el predominio de un pensamiento lógico, que se alterna con la intuición, para captar más ágilmente las impresiones de su entorno”, concluye el análisis de la letra presidencial, algo que podría verificarse en sus discursos, cuando, sobre la marcha, se burla de sus propios funcionarios. Hace poco, le ordenó a Aníbal Fernández en plena cadena nacional ir a vender sus dólares “con un bonete”, luego de que el senador declaró que no quería desprenderse de ellos.

Contacto social. Con respecto a su “desempeño social”, el informe infiere que “al iniciar su vínculos personales, se desen-vuelve de manera seductora y amable, vislumbrando su marcada amabilidad social”. Profundo asombro causaría la última definición entre algunos dirigentes de la oposición que la han visto enojada en público. Pero sobre todo, en privado.

El jueves se supo que Cristina finalmente tranferiría los fondos –unos 600 millones– que necesitaba la Provincia para pagar el aguinaldo. Hasta último momento, tuvo a Scioli contra las cuerdas. Las huellas personales que dejó en su letra en la pantalla de Tecnópolis escondían una personalidad que podía desencadenar una decisión así.  “Podría variar su postura si se juega la satisfacción de sus propios propósitos e ideas, cuando encuentra en el entorno algún obstáculo que limite sus posibilidades”, describe el informe.

Desde Waygraf aseguran que, si bien el análisis de una firma personal habla más de cuestiones estructurales, el estudio de la letra manuscrita también devela los vaivenes del estado de ánimo.

¿Qué dice de sus emociones? “Su ánimo está impregnado de momentos que pasan de la emotividad frenada por la razón, que le facilita juicios realistas, a otros donde la subjetividad podría quedar manifiesta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *