Noti-Rio

Lograr quórum, la nueva batalla interna en el PJ

El PJ puso en marcha el debate rumbo a la reunión que el Consejo partidario realizará el viernes en Viedma.

El centro de atención quedó puesto ayer en el quórum para ese encuentro, porque el sector alineado con el gobernador Alberto Weretilneck convalidó un plan para vaciar la convocatoria.

Esa postura pronostica otro duro pronunciamiento de la conducción peronista, liderada por Miguel Pichetto, contra el mandatario y su sector.

El cuerpo partidario está integrado por 17 miembros, por lo cual su presidente –Pichetto– necesita de otros ocho consejeros para sesionar. Ayer la dirigencia del PJ «albertista» se esforzaba para que el senador no lograra esa mayoría mínima.

Weretilneck actúa en el plano del Consejo del PJ, pero también se ocupa de fortalecer nuevos lazos con el kirchnerismo. Ese propósito explica su viaje de hoy a Chubut para asistir al acto recordatorio de la Masacre de Trelew. Su presencia está orientada a obtener un espacio en esas fuerzas tan allegadas a la presidenta Cristina Fernández.

Un orador en el acto será el diputado nacional Andrés «Cuervo» Larroque, líder de «La Cámpora». Habrá ocasión seguramente para un contacto.

El mandatario deposita expectativas en la relación con ese sector juvenil, como también, con el Movimiento Evita. Ambos aportarían a su ligazón con el kirchnerismo nacional.

Mientras espera para el rearmado, Weretilneck aclaró ayer que no convocará al radical Mario De Rege para el Ministerio de la Producción. Esa versión circuló el fin de semana pero el mandatario la calificó de «falsa y malintencionada». Reiteró que antes «conversará hacia adentro del gobierno, con el bloque y los intendentes» para después tomar resoluciones.

Mientras tanto, no hay posibilidad de sosiego y la dirigencia justicialista siempre logra sorprenderse a sí misma. El legislador pichettista Roberto Vargas volvió y esbozó el posible desplazamiento de Martín Soria del mando de la Liga de Intendentes. El sector vapuleaba a quien se pretendía incluir en su postura partidaria. De esta manera, otros referentes pichettistas salieron rápidamente en contra de Vargas.

Por su parte, Weretilneck monitoreó la situación del PJ en sus contactos con Pedro Pesatti y Ricardo Arroyo. Además se reunió con el intendente reginense Luis Albrieu, vicepresidente del Consejo. De ese reducido grupo surgió la posibilidad de vaciar el llamado de Pichetto. «¿Podrá reunir a los nueve consejeros necesarios?», esbozó uno de ellos. Ese «vaciamiento» requiere que Weretilneck y sus justicialistas aseguren que nueve integrantes no vayan el viernes a la reunión. Esa faena está en marcha, pero todavía no lograron el cometido planteado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *