Noti-Rio

Carta abierta al Sr. Gobernador Alberto Weretilnek.


Juan Accatino. Productor, Ministro de Producción durante el período 2003-2011

Escuche con respeto republicano el discurso con el que el Sr Gobernador dio apertura al 41º Periodo Legislativo Provincial, entendiendo que era la oportunidad de interiorizarme sobre las políticas públicas que signarán el destino provincial y prestando especial atención a aquellas con las que he estado consustanciado por mi función como Ministro de Producción.

No dejaba de tener en cuenta, mientras lo escuchaba, las circunstancias personales, institucionales y políticas que contextualizan el diseño de las nuevas estrategias de intervención pública, por lo que al decidirme a hacer pública mi opinión , tuve especialmente en cuenta las palabras de nuestra Presidenta que señalara que ser opositor no da derecho a obstaculizar el accionar gubernamental, sino a oponer ideas o visiones alternativas que puedan ayudar a sostener o ejecutar la acción gubernamental.

Un contexto que además de las circunstancias en que transcurren los primeros meses de gestión, se deben sumar cuestiones de orden sectorial o territorial, que a la par que requieren políticas activas, no pueden apartarse bruscamente de las estrategias vigentes hasta tanto pueda el Gobierno darle la impronta que ha pensado, pero evitando generar incertidumbre ni confusión.

En tal sentido fue tranquilizador escuchar que las estrategias, actividades y proyectos anunciados expresan esa continuidad conceptual, aunque seguramente con instrumentos, actores y propuestas diferentes

Rescato si, que el señor gobernador haya elegido una modalidad comunicacional más cercana al dialogo que al discurso escrito, dogmático, muchas veces preciso pero frio.

Yendo a los aspectos sectoriales, y tal vez por el carácter informal de la presentación, las propuestas se mostraron aisladas, con mayores o menores fundamentos y desarrollo pero sin hacer referencia a un plan rector preelaborado, antes bien parecieron dar respuesta a reclamos locales de coyuntura.

Si debo decir que me sorprendió que se adujera que “no hay un solo plan productivo provincial, sino aquellos que el Estado Nacional realiza en la provincia”, sobre todo que al referirse a las intervenciones “por hacer” se anuncian planes en ejecución o en proceso de estudio, que son la continuidad de los iniciados en la gestión precedente: tal es el caso del Plan Ganadero Integral, el Programa de Captación y Manejo de Aguas, el Plan Frutícola Integral el Programa de Fortalecimiento de Servicios Forestales, los Proyectos de acueductos ganaderos y mineros, los proyectos de riego y drenaje de Colonia Josefa, margen Norte del Valle Medio y de Valle Verde y Peñas Blancas, el Programa de Protección de Bosques Nativos, el Proyecto de Generación de Energía Eólica Provincial, entre otros.

Algunos con apoyo financiero y técnico de instituciones nacionales, pero en todos los casos surgidos de los sectores productivos, técnicos y gubernamentales de Río Negro.

No se puede menos que coincidir en el diagnóstico de la Fruticultura provincial que ya fuera explicitado en el “Plan Frutícola Integral” elaborado en forma concertada entre los actores del complejo, declarado de interés por unanimidad por la Legislatura Provincial y lo que es mas importante aun aprobado en Villa Regina en el 2008, por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo que usted plantea de disponer “por primera vez … un acuerdo, un plan, un proyecto, un rumbo, que compartamos todos…” ya está elaborado. Si le cabe a usted la oportunidad de lograr que el PFI sea reconocido por las autoridades del Gobierno nacional y acompañen las políticas activas que se proponen. Cosa que, nobleza obliga, ya se está haciendo con algunas de tales propuestas como el Programa Nacional de Supresión de carpocapsa, Programa de Construcción de infraestructura para empaque y frio, aportes de emergencias para tareas culturales y compra de insumos, etc.

Otra referencia ausente en el discurso, pero confío que no en los hechos, es la continuidad del PAR Agroquímicos, del PAR Maquinarias, del programa crediticio para la Adquisición de Equipos para Lucha Contra Heladas, etc. Así como que se reconsidere la vigencia de la Ley que crea el programa de protección contra granizo, temporalmente suspendida por la emergencia financiera provincial, que se financia en partes iguales con aportes de los productores y del Estado Provincial y administrado conjuntamente por ambas partes.

Las necesidades surgidas del daño provocado por las precipitaciones de granizo en Diciembre /Enero demuestran lo inoportuno de tal suspensión.

Es muy importante captar nuevos mercados, consolidar los ya obtenidos, pero para ello es necesario continuar con el SMR (Sistema de Mitigación de Riegos) si queremos mantener Brasil como mercado de todo el año, el Programa de Lucha contra la Mosca de los Frutos si pretendemos mantener E.E.U.U, para de modo especial, seguir colocando la creciente producción de cerezas.

Una señal política de una buena intención es la creación de una Dirección de Comercio Exterior, que con su accionar permita consolidar destinos actuales e identificar otros más promisorios, tanto para la exportación de productos elaborado como para captar inversión extranjera directa que permita ampliar la oferta exportable provincial. Con competencia e incumbencias concurrentes con las de la red de agencias de desarrollo provincial y locales, que acompañan a grupos de productores tras el objetivo de exportar, pero además el de conquistar mercados internos acompañando a asociaciones y municipios en eventos y ferias de toda la provincia y de todo el país. Máxime en un momento en el que este, el mercado interno adquiere gran relevancia gracias a los elevados niveles de consumo de nuestra población, tal cual lo anunciara la Presidenta en su discurso, también inaugural, de las sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación.

Como todo instrumento de gestión el mérito estará en los procedimientos y resultados antes que en la estructura o presupuesto que se le asigne.

Reactivar las Leyes de Transparencia, de Contractualización, de Clasificación que sancionara nuestra Legislatura en la última década seguramente será un alto desafío, cuando se ha perdido, entre los distintos actores del complejo, el valor mas importante que caracterizó a nuestros valles durante décadas: la Confianza; para lo cual es insuficiente un plexo normativo.

Trabajar en la competitividad no es tarea fácil, no alcanza con la vocación de productores, empacadores, exportadores, el esfuerzo de gobiernos provinciales, como hasta aquí claramente se hizo; hace falta una política económica nacional en sintonía con el acontecer económico internacional para lograr este objetivo. Que considere la tantas veces reclamada reducción de retenciones y derivar esos montos, hoy tributados, a la ejecución de políticas activas para todo el complejo, aumentar reintegros, restablecer reembolsos por puertos patagónicos, entre otras medidas impositivas e incentivos nacionales.

En términos de “sintonía fina” se puede pensar en bajar los impuestos al trabajo en blanco, devolver rápidamente los impuestos internos a productos exportados, disminuir los impuestos a los combustibles, serían medidas que ayudarían a mejorar notoriamente la competitividad.

Agregar valor localmente es un gran objetivo del Estado, que por un lado permitirá vender productos diferenciados y por otro generar empleo periférico que contra-reste el creciente centralismo y la extrema concentración de la propiedad, mediante la diversificación productiva e industrial.

Y si queremos mejorar los índices de frutas comercializadas en fresco, bueno sería continuar el Plan de Reconversión Varietal, sobre todo en manzanas. No puede obviarse que en estos últimos años se erradicaron más del 10% (4.500 ha) de frutales de pepita y se implantaron otras tantas con variedades requeridas por los mercados. La reconversión no solo debe ser pepitas por pepitas, debemos seguir acompañando a nuestros productores en la implantación de frutos secos y frutas finas, para lo cual avanzan los programas elaborados con apoyo de la provincia y del Prosap que permitieron a las distintas asociaciones de productores constituir los Cluster de Productores de Frutos Secos y de Frutas Finas.

Permítame sugerirle seguir trabajando con SENASA e INTA para lograr que se aprueben definitivamente los protocolos fitosanitarios con India y China, dos potencias asiáticas que aportarían 600 millones de consumidores con el mismo poder adquisitivo que los 400 millones de la Unión Europea y Rusia.

Pero no minimicemos a nuestro complejo que a pesar de la preocupante concentración, muestra a 230 empresas privadas exportando a mas de 85 países, todo un ejemplo nacional.
Reconozco como materia pendiente seguir trabajando en la conformación de asociaciones de productores pequeños y medianos los que, vía incentivos tendrán que vencer su individualismo.

Ha sido y seguramente seguirá siendo política de Estado aportar a consolidar a los pequeños productores por su doble contribución a la generación de empleo y a la producción. Las herramientas podrán ser la asistencia técnica, financiera, la capacitación pero el fin último será que, mediante la integración horizontal y vertical, logren la necesaria escala para mejorar el resultado económico y con ello contribuir a evitar la concentración de la propiedad, diluir el impacto de las inversiones y facilitar el acceso a nuevos mercados, propender al agregado de valor y consolidar de esta forma un complejo que constituye la principal economía provincial. Una demanda que aunque dispersa, encuentra en la diversidad una de sus fortalezas.

Un complejo que sin embargo paga costos internos que aumentan con la inflación (un 25 % en 2011/12) en tanto el valor producido prácticamente se mantiene estable (4 -5 % para igual período) manteniendo así una situación de déficit acumulado lo que lleva las pérdidas globales del complejo a 113 millones de dólares en 2010/11 y a 130 millones estimados para el ciclo 2011/12, que cargan especialmente sobre los pequeños y medianos productores que aportan el 50% de la fruta comercializada en fresco.

Es también acuciante la situación estructural de la producción ganadera bovina y ovina, no obstante lo cual se sobrelleva consensuando soluciones y ayudas con las asociaciones de productores ganaderos. Alianzas operativas de las que surgió por ejemplo el Plan Ganadero Provincial y de él, el Plan Integral que procura, mediante asistencia financiera, técnica e inversiones en infraestructura y equipamiento, el resurgimiento de una actividad que aporta la base de nuestra alimentación y que por méritos sanitarios puede constituir una alternativa comercial de exportación.

A los bienvenidos mensajes de reactivación sectorial y territorial cabe imponerle restricciones ante un posible repoblamiento descontrolado que pueda acentuar el proceso de desertización, en alguno casos ya irremediable. Ello no obstante, resulta alentador y esperanzador que el Estado Provincial dé continuidad a las políticas productivas, sociales y ambiéntales en permanente búsqueda de equilibrio.

Aún compartiendo con usted el interés porque los terneros producidos en nuestros campos de secano, sean absorbidos por establecimientos productores más intensivos bajo riego y con ello propender al autoabastecimiento local, se debe destacar que sólo será posible en la medida que se amplíe la superficie cultivada con forrajeras, granos y pasturas hasta valores que prácticamente duplican la superficie actualmente dedicada a la actividad.

Sí quiero poner en su conocimiento que merced a nuestro Plan de Recuperación de Suelos y de modo especial al subprograma Alfalfa, logramos llegar a tener 6.000 ha de alfalfa, más del doble de las que se disponían al inicio de mi gestión. Paralelamente se impuso en nuestros valles el cultivo de maíz, y de las escasas 2.000 ha del 2003 llegamos a casi 8.000 en 2012. Que coordinadamente con Nación y aportes de esa jurisdicción y la nuestra destinamos decenas de miles de fardos y rollos de alfalfa durante años que llegaron para ayudar a los productores rionegrinos y a los que se les sumo cientos de toneladas de granos.

Más de 4.000 productores ovinos y bovinos pudieron al menos sostener en sus predios las cabezas de mejor genética que en los años más benévolos lograron adquirir.

El Plan Ganadero Provincial Bovino, tuvo como su programa central: el de Retención de Vientres, que es algo así como obtener un crédito con tasa baja, para comprarse a sí mismo los animales de su campo.

La instrumentación en Río Negro de la Ley 25422, de recuperación de la ganadería ovina, tras 8 años de ejecutarse en la provincia exhibe un modelo institucional, que ha permitido beneficiar en forma directa a más de 750 productores con asistencia financiera y técnica, y a unos 1.500 a través de programas de desarrollo como prosovi, propastizal, prolana, genética y capacitación, con una ejecución de más de $ 30.000.000.

Supimos a través de esta UEP obtener y otorgar ANR (Aportes No Reintegrables) para los productores perjudicados, además de sequias y cenizas, por aluviones producidos por copiosas lluvias, sistematizar mallines, reparar caminos, etc. Creo señor Gobernador que después de lograda la continuidad por 10 años más con un presupuesto de 80 millones de pesos por año de esta Ley, tiene usted aquí una herramienta que puede asistir a nuestros productores afectados nuevamente, ahora por copiosas lluvias en la región Sur

Fuimos reconocidos como la provincia que mejor aplicó el Prolana, basta con recordarle que el funcionario que coordinó este Programa durante la última década en la provincia, es quien el Gobierno nacional convocó para hacerse cargo de la coordinación nacional.

La provincia es además una de las promotoras beneficiadas por la Ley Nacional Caprina, se dieron los primeros pasos en su implementación, es tarea del actual ministerio provincial darle continuidad. Cientos de productores así lo esperan.

Es también Rio Negro una de las cinco provincias que posee un frigorífico de equinos, en la localidad de Chimpay en la margen Norte del Valle Medio, generando decenas de puestos de trabajo directo e indirecto, que se abastece con tropas provenientes de todo el país, agregando valor localmente y exportando la totalidad del producido. Recientes requerimientos cuasi para-arancelarios de la Unión Europea, con exigencias diferenciales según país de origen, amenazan seriamente la continuidad industrial, en tanto las provincias, el Ministerio de Agricultura de la Nación y al SENASA, destinan esfuerzos innovadores que den cumplimiento a los citados requisitos europeos.

En tal universo de temas, quedó soslayado el relevante rol que cumple y puede llegar a cumplir el PRODERPA, (Programa de Desarrollo Rural para la Patagonia) que en esencia tiene en el pequeño productor el destinatario de sus programas de carácter socio productivo para, desde una visión global y con intervenciones acordadas y elaboradas en forma participativa, permita incorporarlos a la economía formal en forma exitosa.

Un ejemplo de esto es la ganadería porcina para la que, a través de PRODERPA se brindó asistencia a nuevos y/o pequeños productores, tanto para la actividad primaria como, en el caso de Coronel Belisle, para construir un frigorífico destinado exclusivamente a la faena de porcinos. En concordancia con el impulso dado a nivel nacional por la propia presidenta de la República comenzamos a gestar el Plan Ganadero Porcino del cual solo escribimos las primeras líneas, redunda sugerirle la continuidad de esta política ganadera específica.
Como usted podrá ver Señor Gobernador en lo que es nuestra segunda economía, productiva trabajamos incansablemente dando las respuestas que los distintos sectores requerían, muchas veces acertadas, otras tantas insuficientes. Descarto que su accionar permitirá darle continuidad.

Cuando se refirió a su propuesta de dotar de un frigorífico de carne para la región sur, seguramente se refería a que la provincia tramita mediante proyecto formulado con Prosap, que está próximo a ser aprobado por el organismo financiero y que involucra un frigorífico de carnes con habilitación federal en la localidad de Valcheta y siete plantas de distintas dimensiones y habilitaciones con la intención de mejorar las condiciones de faena en los otros mataderos regionales. No así la factibilidad de un lavadero de lanas,. Que evaluado por profesionales de la provincia y empresarios externos a ella, han advertido sobre las restricciones que el abastecimiento impone, antes que las financieras o de infraestructura.

Para muchos de los propósitos que ha anunciado, resulta un imperativo la “ampliación de la frontera agrícola”, coherente con la propuesta nacional y que en Río Negro significa incorporar mayor superficie bajo riego. Para lo cual se han dado pasos significativos: esta formulado a nivel de factibilidad el proyecto de riego y drenaje de Colonia Josefa en Valle Medio (50 mil has potenciales) con participación de la Universidad de Ben Gurión del Valle del Néguev de Israel, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires y el Departamento Provincial de Aguas (DPA). Con aportes PROSAP se haya en estudio el proyecto de riego y drenaje de la Margen Norte de Valle Medio (30 mil has que se sumarían a las 20 mil ya sistematizadas) y la dinámica que ha mostrado la puesta en producción intensiva de la III etapa del Proyecto IDeVI.

En resumen aquí están casi 100 mil has de las más de 300 mil que aun no disponen de riego. Quedan pendientes de estudio los sistemas de riego y drenaje de las más de 90 mil ha en la zona norte del río Negro entre Choele Choel y General Conesa (zona Negro Muerto), otras tantas entre esta localidad y Guardia Mitre en ambas márgenes, 40 mil has con gran parte de la infraestructura ya construida en el Valle Inferior (Idevi). Sobre la margen sur del río Colorado entre los meridianos quinto y decimo existen 60 mil ha en las misma condiciones.

Señor Gobernador, este es el GRAN DESAFÍO. Pero también hay que darle la oportunidad a los cientos de productores que hoy han abandonado sus chacras, expulsados por los sucesivos modelos económicos que han hecho que estas parcelas (entre 5 y 15 ha) no constituyan una unidad económica para cultivos tradicionales.

Este desafío y sin el ánimo de desatar más polémicas debe darse con chinos o sin chinos, es decir, con la participación de inversores extranjeros, criollos, y los propios Estados Provinciales y Nacional.

Es cierto que Río Negro fue una importante provincia vitivinícola, pero esto fue cuando no éramos una provincia tan productora de peras y manzanas. Cuando el negocio de los vinos se desplomó nuestros valles se reconvierten (décadas del 60 y el 70) y de 18 mil hectáreas de viñedos caemos a las 1.800 hectáreas actuales. Hoy podemos decir, que gracias a la política destinada al sector hemos dejado de caer. Cuestión primordial para iniciar la reconstrucción del sector. Surgen en estos últimos 8 años nuevas instituciones de modo muy especial la Asociación Vitivinícola de la Zona Fría, institución responsable de designar al director de Vitivinicultura a cargo de la Dirección que creamos por primera vez en la historia la que se localiza en la ciudad de General Roca.
Nos incorporamos al Directorio de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), y nos sumamos al PEVI (Plan Estratégico Vitivinícola Argentina 2020), que propone que Argentina exporte en el año 2020 por 2 mil millones de dólares vinos y mostos. Nos relacionamos y convenimos con el INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura) para generar programas de apoyo y capacitación para productores y bodegueros. Ídem con el INTA, INTI y Colegios Profesionales.
En el año 2005 con nuestros fondos CFI (Concejo Federal de Inversiones) logramos dar forma a la Agenda Vitivinícola, documento de base para re planificar estratégicamente el sector.
Promocionamos nuestros vinos en los mercados regional, nacional e internacional permitiendo a nuestros bodegueros participar en ferias y misiones del exterior. Con ayuda del PRO-RIONEGRO se promocionaron nuestros productos en la zona Andina y Costera. Dejando instalada abundante y estratégica cartelería. Se realizaron campañas de degustación dirigidas a gastronómicos y hoteleros.
Se creó el programa de estímulo a la producción vitivinícola otorgando subsidios a la asociación para que esta genere un fondo rotativo.
Se realizaron capacitaciones a personal de chacras (poda, raleo, atada, cosecha, etc).
Se conformó el Programa Crear Sabores. Firmando convenios con la Cooperativa Obrera para que los productos rionegrinos, entre ellos los vinos estén en las góndolas de sus cadenas de supermercados.
Para los vinos comunes, difíciles de colocar en el mercado local, se subsidiaron fletes hasta Mendoza.
Se conformaron grupos de productores interesados en líneas de financiamiento BID (Banco Interamericano de Desarrollo) a través de los programas Micro.
Se crearon grupos de productores relacionados con bodegas, para subsidiar la reconversión varietal en el marco del programa “Pequeños Productores Coviar”. Estas gestiones deben continuarse en este mandato. Se distribuyeron 1,9 millón de pesos en aportes disponiendo, su gestión, de 3 millones para dar continuidad al Programa de Asistencia a la cadena de Valor Vitivinícola. En el marco de este Programa hay inscriptos 74 productores y 24 bodegas. Pudiendo ser beneficiarios los productores hasta 30 mil pesos y 100 mil por bodegas.
Logramos la apertura del Centro de Desarrollo Vitivinícola Patagonia Norte, con sede en la ciudad de General Roca, gestión en la que participaron organismos públicos y privados involucrados con el sector.
Este centro persigue el objeto de generar diagnósticos reales para gestionar acciones válidas para el complejo.A través del Programa Crear Exporta subsidiamos gastos para la presentación en el exterior de Bodegas en ferias internacionales. Estrechamos relaciones con el INV, tarea similar llevamos a cabo con la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCO. Se firmó un acuerdo de transferencia de asistencia tecnológica y capacitación con el INTA Guerrico.
Si usted me pregunta si esto fue suficiente, la respuesta es no. Hay que continuar en este camino y con estas acciones si pretendemos, ser la provincia vitivinícola que usted en su discurso comprometió.

Siempre propusimos en el marco del COFEMIN (Consejo Federal de Minería) la necesidad de tener una Política Nacional Minera, empezando por crear una institución en ese orden. Hoy, producto de la conmoción nacional vivida en Famatina (La Rioja) se crea la OFEMI (Organización Federal de las Provincias Mineras). Celebro que esto ocurra, pues minerales y energía y como consecuencia de la políticas aplicadas a estos sectores no pueden quedar libradas solo al criterios de las provincias. Recordemos que la política energética ya es Nacional. Ahora es turno de tener una política minera Nacional, más allá de que la propiedad de los recursos sean provinciales.
Pero quiero recordarle que la gestión Saiz permitió la puesta en marcha después del abrupto cierre, de la Mina Ferrífera de Sierra Grande. ¿Aquí los chinos cumplieron no?. Pasaron 14 años de clausura, tiempo en el que todos los rionegrinos mantuvimos, como pudimos, “viva la mina”. Actualmente 500 puestos de trabajo directos, 1.000 indirectos y más de 100 millones de dólares de inversión extranjera revivieron un pueblo: Sierra Grande.
¿Y qué se puede decir de ALPAT? ¡40 años de frustraciones! Ahí está funcionando con otros 500 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos, constituida como la única empresa nacional que produce Carbonato de Sodio.
Río Negro es la primera productora nacional de bentonita, yeso, diatomita. Compite en los primeros puestos en la producción de rocas de aplicación (pórfidos y piedra laja).
Producimos en el Gualicho, buena parte de la sal del país, siendo considerada ésta la de mayor calidad.
Ordenamos, en buena medida la extracción de áridos en la provincia, dejando en curso esta tarea en lugares ambientalmente sensibles como El Bolsón, San Carlos de Bariloche y localidades del Alto Valle.
Creamos El Fondo Fiduciario de Asistencia a Pequeños Productores Mineros, hoy vigente con recursos provenientes de la propia actividad (cánones, guías, regalías).
La minería social no estuvo ausente y decenas de municipios pudieron contar con capacitadores e instrumental adecuado para realizar infinidad de cursos en la materia. Coordinamos con la Cámara Minera Rionegrina (CAMIR) acciones de interés para el sector.
Con referencia a la minería con “licencia social” que usted propone, me parece fantástico. No hay otra forma de hacerlo.
Con referencia a la minería aurífera, de plata y otros metales, respeto la posición de su gobierno, es una decisión política. El gran desafío, la gran discusión no está en la posible contaminación del medioambiente solamente, sino en el recurso agua.
Señor Gobernador: tener un “Proyecto Minero” no es un papel bien escrito solamente, son hechos, logros concretos como los antes enumerados. Estos hablan por sí solos de que aquí “hubo políticas mineras”.

Rio Negro logró ser la provincia que más inversiones captó, en 2009/2010, en exploración hidrocarburífera a nivel nacional. Esto fue posible gracias a la puesta en marcha del Plan Exploratorio Hidrocarburífero Rionegrino. Tres rondas licitatorias, 21 áreas adjudicadas en claras y transparentes licitaciones nos aseguraron compromisos millonarios de inversión en la actividad más compleja y riesgosa: la exploración.
Rio Negro tiene hoy el mismo sistema de control de producción de hidrocarburos que la mayoría de las provincias argentinas. No es cierto que las declaraciones juradas no sirven, estas son luego chequeadas en las unidades de medición por los inspectores provinciales. Estas unidades son inviolables y destruirlas o manipularlas es delito.
Rio Negro es una de las provincias que creció gracias a nuevos descubrimientos en producción de gas y petróleo, mientras la producción nacional decreció.
Rio Negro aprobó una Ley que permitiría reemplazar los cuasi contratos heredados de Nación con las operadoras por verdaderos contratos que asegurarían puestos de trabajo, inversiones, mayor producción, eficiente cuidado del medioambiente, etc.
Nuestra provincia tiene 4 cuencas de hidrocarburos: La Neuquina, Cañadón Asfalto (Meseta Somuncurá), Del Colorado (Conesa-Viedma) y Ñiriguau (Bariloche-El Bolsón). La más importante y única en explotación es La Neuquina, donde el mayor protagonismo lo tiene justamente Neuquén. Somos una provincia marginal, geológicamente nunca podremos compararnos con Neuquén, Chubut o Santa Cruz, ni podremos en consecuencia comparar ingresos.
A valores constantes tiene usted un verdadero desafío: mantener, y ojalá, incrementar, producción y recursos.
Seguramente podrá, luego de las inspecciones que anunció, determinar el estado de los yacimientos, sus instalaciones, redes, etc. Si hay un informe fidedigno sabrá que los pasivos medioambientales responden a décadas anteriores de producción sin control y muy poco o nada a la gestión del ex Gobernador Miguel Saíz.

Es evidente Señor Gobernador que logró usted un aplauso fácil al hablar de “perversa entrega de tierras” y de “emblema de corrupción” para terminar diciendo que será objetivo del Ministerio de Producción la “recuperación para el patrimonio provincial de todas las tierras enajenadas durante el gobierno anterior”. Está claro que usted ha comprado el discurso miserable de un funcionario que fue ministro por 20 días y hoy ya no lo es. Quien le escribe lo fue por casi 8 años. De todos modos me dijo un peronista amigo, “el Gobernador le dio un premio consuelo”: La presidencia de IPPV.
Sepa usted que fue política de Estado de la gestión Saíz retomar el espíritu que envolvió a los legisladores que aprobaron en 1961 la Ley 279, cuando proponían “en cinco años entregar la totalidad de los títulos a los ocupantes de tierras fiscales”. Pasaron de aquel entonces y hasta el 2004, 43 años para que alguien retomara esa premisa. Se otorgaron más de 800 títulos rurales y urbanos a sus auténticos dueños: los que la ocuparon, en casos, por generaciones.
Lo hicimos sujetos a la Ley 279 y los Decretos 711/04 y 967/04 que bueno sería pueda usted tener debidamente en cuenta antes de “comprar el discurso de el anteriormente citado funcionario”. De estos dos Decretos, verdadera columna vertebral de nuestra política de tierras, comentarle que el Estado no “enajena”, ni “vende”, sino que “transfiere dominio”. Haciéndolo en función de valores de tierras propuestas por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que establece utilizar como fórmula de cálculo la de “capitalización de la renta fundiaria”. De ninguna manera los valores de mercado.
Es más, esta norma establece bonificaciones relacionadas con antigüedad, ocupación, mejoras y mensuras privadas. Esas bonificaciones pueden sumar hasta un 100 por ciento del valor inicial. Es decir, en determinados casos, podría transferirse la tierra a valor cero. Finalmente se crean Comisiones Técnicas Permanentes (CTP) “con el fin de formular pautas, analizar expedientes, mediar en diferencias y para definir valores”. Estas dos Comisiones son la del Área Pastoril y del Área Andina.
La posterior ventas de estas tierras a terceros, requirió de una expresa y única conformidad de la Subsecretaría de Tierras quien, como ocurrió en los 51 años de vigencia de la Ley, no hizo uso del “Pacto de Preferencia”, es decir, decidió no recuperar lo que había transferido.
Seguramente los valores de la tierra calculados conforme la Ley y sus Decretos reglamentarios son menores a los valores del mercado inmobiliario. Es razonable, que quien ha titularizado y pretenda venderlo a un tercero lo haga al valor del mercado inmobiliario y le sume además las mejoras realizadas. Esto Señor Gobernador fue así durante los 51 años de vigencia de la Ley 279.
Finalmente, y así espero demostrarlo en la Justicia, quiero recordarle que cuando llegue a sus manos y a las de su Ministro de Producción una escritura, si usted confía en sus funcionarios, la Fiscalía de Estado, la Escribana Mayor de Gobierno, les queda una sola cosa por hacer: cumplir con los deberes de funcionario público, es decir, proceder a la firma de la escritura. Pues bien esa fue la situación del ex Gobernador Saíz y la mía.

Señor gobernador: para tomar decisiones como usted bien dijo, hay que conocer el pasado.

Por ese motivo decidí escribirle esta carta abierta con el fin de brindarle una visión a veces alternativa y otras complementaria sobre la realidad y potencialidad productiva de nuestra provincia, para que usted pueda proyectar el Rio Negro productivo que anunciara en su discurso con la mayor certeza posible.

Me parece loable potenciar la economía rionegrina tomando como base la producción, pero como usted verá no todo se hizo mal en la anterior gestión ni en las anteriores a la mía, seguramente habrá que hacer correcciones, pero de ningún modo es necesario ni conveniente, ni creo que sea su intención, destruir lo hasta aquí construido por todos los rionegrinos.

Felicito a usted por haber elegido a un joven con energías, con decisión, con amplitud mental al frente del Ministerio de Producción. Juan Manuel Pichetto tiene además un gran respaldo nacional que seguramente tiene que ver con su corta pero fructífera trayectoria al frente de organismos nacionales y por el reconocimiento que sobre el existe en algo que en política es fundamental: la militancia.

Así como las políticas productivas exigen esfuerzos de integración a nivel primario y secundario, se impone también sostener los acuerdos entre provincias con situaciones productivas similares, por cercanía territorial o conveniencias de mercado. El modelo de integración territorial y por complejos fue planteado en Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial Federal y Participativo (PEA2) aprobado e impulsado por nuestra presidenta y que fuera requerido por el pleno de las provincias a través del Consejo Federal Agropecuario.

El PEA2, señor gobernador, no es un análisis de tendencias sino la expresa voluntad política federal de direccionar las políticas públicas mediante planes nacionales y provinciales, con visión, metas y objetivos estratégicos hasta el 2020, ahora es tiempo de iniciar su instrumentación.

Como dijera al inicio de ésta, me anima la intención de ofrecer mi apoyo y acompañamiento a su gestión que deseo sea exitosa, en tanto alberga expectativa, para impulsar a Río Negro a los primeros planos productivos nacionales. Esperan por ellas los productores, industriales, prestadores de servicios y la sociedad rionegrina en su conjunto.

La satisfacción de tales anhelos dependerá de su convicción, fortaleza y capacidad de gestión.
Un fuerte abrazo rionegrino.
Juan Accatino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *