Noti-Rio

Se Renombrara el actual Boulevard Kennedy por Padre Pedro Bonacina

(NOT-RIO)  Se conoció el orden del día para la sesión ordinaria del martes 27, la última del mes de  marzo y que dará inicio a partir de las 20 horas.

Los puntos más sobresaliente en lo que se trabajara, esta el expediente Nº 7357: presentado por el Bloque de Concejales del Frente para la Victoria, elevando Proyecto  “renombrando al actual Boulevard Kennedy”, -desde lo que se conoce como la curva donde se encuentra instalada el aserradero de “Los Misioneros” y llega a la curva del  cementerio-

Desde le bloque oficialista se pretende cambia el nombre de Boulevard Kennedy por el del Padre Pedro Bonacina.

Este seria el inicio de una serie de cambios de nombres que se pretenden cambiar todas aquellas relacionadas con la campaña al desierto o la Julio A. Roca.

Por su parte el expediente Nº 7361: del Bloque de Concejales de la Unión Cívica Radical, elevando Proyecto de Declaración “Trascripción Carta Orgánica a Sistema Braille por la Comunidad Educativa de la Esc. Nº 9”, quienes estarían capacitados para realizar el trabajo.

Entre las resoluciones que ingresaron estarían la, Resolución Nº47/12: Aporte a Centro Cultural y Biblioteca Popular “Domingo Faustino Sarmiento”. Que seria de unos 1.800 pesos mensuales y la Resolución Nº48/12: para aporte a la Asociación Protectora de Animales “Milagro de Ayun”. Que seria de unos 4.000 pesos mensuales.

 

 

 

.

EL Padre Bonacina

Nació en 1859 en Oggiorno (Italia).

Estudió, se ordenó sacerdote y partió a la Argentina.

Trabajó muy duro junto a los sacerdotes Baurlot y Vacchina en el barrio de La Boca. Se destacó con sus curaciones durante la epidemia de cólera (1885-1886).

En 1888 pidió misionar en la lejana patagonia y fue enviado a la Casa Central de las misiones en Patagones. Para la Semana Santa es enviado a predicar al pueblo de Pringues (Guardia Mitre) sobre el Río Negro.

Luego remontó el río y llegó a Choele Choel predicando a blancos, indios y negros. Recorrió en total 200 leguas para realizar su apostolado (a caballo).

 Misión del Colorado

 El padre Pedro se reunió en Patagones con su superior Monseñor Cagliero y le explicó su idea de fundar un colegio en el Colorado. Corría el año 1895.

El 20 de abril de1895 el doctor José Luro, administrador de la firma “Luro Hermanos” le envía esta carta:

 Las Isletas, Abril 20 1895.

“Sr. Don Pedro Bonacina. Choele Choel. Mi reverendo Padre.

He sabido por nuestro encargado, Juan P. Loyato, que ha venido a este establecimiento a reclamar la promesa que le hice a Usted hace 4 años, de construir un edificio de escuela, para la educación de los niños de este vecindario…”.

José Luro dona el terreno y los ladrillos, Francisco Pradere y Santiago Luro colaboran con la entrega de todas las chapas, puertas, ventanas, tirantes, etc.

El Sr. Juan Loyato, administrador general de Luro dona 500 pesos y todo el hierro y comestibles para los obreros.

El constructor fue contratado en Bahía Blanca. Se llamaba Don José Joaquín Esandi, excelente constructor y mejor persona. Así el 16 de julio de 1895 se comenzó la construcción del primer colegio entre Bahía Blanca y Patagones.

Nacía el Colegio San Pedro de Fortín Mercedes. Llegaban la cultura y educación al Colorado.

El colegio además de sus funciones sirvió de hospital, casa de huérfanos y lugar de encuentro de los habitantes de la zona. Se convirtió en el faro que guió a todos por igual.

El padre Pedro desde Fortín Mercedes continuó su misión de sacerdote y educador, médico y amigo de todos.

Don José Esandi siguió construyendo y colaborando en todo.

Los primeros tiempos fueron duros, muy duros. El trabajo fue de gigantes.

Juan Grat, Baste, Luro y otros estancieros siempre tuvieron “alguna majadita para los niños del Padre Pedro”

El Padre Bonacina seguía con su misión en el Colorado visitando cada estancia, cada rancho, cada tapera, evangelizando, curando, conversando con toda la gente, fuera indio, blanco o mestizo. Se internaba en los montes y cumplía su misión, con frío, lluvia, calores insoportables, sed, hambre.

Pero valió la pena. Su obra fue continuada por innumerables salesianos y es un orgullo para toda esta región.

A finales del 1.800 comenzó otra etapa en el desarrollo del valle del Colorado.

Los tehuelches abandonaron sus toldos, para convertirse en los primeros paisanos, y vivir en ranchos de adobe en las primeras estancias.

Aumentó la crianza de ganado vacuno y lanar.

Más adelante se construyeron los primeros canales de riego, se cultivó alfalfa, trigo y hortalizas. Y llegaron inmigrantes de toda Europa a buscar un futuro para ellos y sus familias… Pero esa es otra historia.

Negocio de Juan Lacoste con su familia y la de Juan P. Loyato. (1897).

La galera de Mora, pasando el río Colorado sobre la balsa de Francisco Larregui

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *