Noti-Rio

3 de cada 10 mujeres nunca se hicieron una mamografía

En la Argentina, tres de cada diez mujeres de entre 40 y 70 años nunca se hicieron una mamografía, un estudio fundamental para la prevención temprana del cáncer de mama, enfermedad que causa alrededor de 5.600 muertes por año en el país.

Si bien el número de estudios aumentó respecto de años anteriores, la problemática sigue vigente y, de acuerdo con el cálculo de los expertos, en la Argentina una de cada ocho mujeres va a tener cáncer de mama.

La falta de tecnología, escasez de médicos especialistas y la ausencia de leyes que incentiven a las mujeres a realizarse mamografías son sólo algunos de los factores que impiden un diagnóstico efectivo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), se detectan alrededor de 20 mil nuevos casos de cáncer de mama por año en el país, en promedio dos nuevos por hora.

Según estas organizaciones, en el país el 32% de las mujeres de entre 40 y 70 años nunca se hizo una mamografía. Esto sucede, según los informes, en parte, porque a medida que nos alejamos de los centros urbanos disminuye el acceso a un diagnóstico de calidad.

El equipamiento no es suficiente, ya que el 75% de los equipos del país son de tecnología antigua -analógicos-, y muchas mujeres carecen de recursos para trasladarse a las ciudades todas las veces que el sistema de salud requiere.

Es decir, llegan tarde a un resultado que pueden obtener en 48 horas.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Argentina ocupa el segundo lugar en riesgo de decesos por cáncer de mama en América Latina, ya que “mueren alrededor de 20 mujeres por día a causa de esta enfermedad”, aseguraron desde Fundación Telmed.

Con el objetivo de revertir esta situación, la Fundación creó Mamotest, la primera red de telemamografías que permite acercar a aquellos sectores más vulnerables un diagnóstico mamario de calidad con lo último en tecnología y médicos especialistas en el tema.

Desde que inauguraron el primer mamógrafo, se donaron más de 10 mil mamografías y más de 30 mil mujeres ya fueron diagnosticadas por año.

En la actualidad cuentan con 10 centros en el interior -Jujuy, Misiones, Corrientes y Chaco- y este mes desembarcan en Buenos Aires.

Su nueva sede será en la Estación de Constitución, convirtiéndose en el primer centro de diagnóstico mamario que se instalará en una estación de trenes en el mundo: será inaugurado el jueves 18 de octubre a las 12:00, con un evento que reunirá a distintas famosas y a la orquesta del Teatro Colón, por primera vez en un mismo escenario y de forma gratuita.

A partir del trabajo de la Fundación, se logró que en Corrientes, Jujuy y Misiones se apruebe una ley que permita a las mujeres tomarse un día de licencia al año para poder hacerse los estudios ginecológicos necesarios: papanicolau, mamografía y colposcopía.


La impactante campaña de las famosas para concientizar sobre el cáncer de mama

Ahora, en conjunto con Andy Clar, está impulsando que la sanción de esta ley se haga extensiva a todo el país: “Creemos que todas las mujeres deben tener igualdad de acceso a un diagnóstico mamario de calidad, sin importar la condición socioeconómica en la que se encuentre. Es otra manera de democratizar el acceso a la salud”, afirmó la directora de Fundación Telmed, Natalí Kliksberg.

Por su parte, el director y fundador de Mamotest, Guillermo Pepe, señaló que “muchas veces las mujeres tienen que recorrer enormes distancias para acceder a los centros de salud de calidad y, como consecuencia, llegan a la consulta con la enfermedad en un estado muy avanzado. Es una situación con la que también se puede contribuir desde la legislación”.

El 80% de los médicos especialistas están en las grandes ciudades del país, según informaron desde Telmed.

Para combatir este grave problema social y disminuir las muertes por cáncer de mama a partir de la concientización y la detección precoz fue que se recurrió a la telemedicina justamente, donde los chequeos se realizan en centros periféricos del país y los especialistas realizan el diagnóstico desde el lugar donde estén en forma inmediata.

“En cada una de estas sedes contamos con mamógrafos 3D y digitales y técnicos radiólogos que envían las imágenes a los médicos especialistas por internet, quienes diagnostican en menos de 24 horas. El plan es replicar el modelo en otros países de la región y salvar cada vez más vidas”, explicó Pepe.

Detectar una recurrencia
Un objetivo de la atención de seguimiento es detectar una recurrencia. El cáncer vuelve a aparecer porque zonas pequeñas de células cancerosas pueden permanecer sin ser detectadas en el cuerpo. Con el tiempo, la cantidad de estas células puede aumentar hasta que aparecen en los resultados de las pruebas o causan signos o síntomas.

Durante el control de seguimiento, un médico familiarizado con sus antecedentes médicos puede brindarle información personalizada sobre su riesgo de recurrencia. Entender el riesgo de recurrencia y las opciones de tratamiento pueden ser de ayuda para que se sienta más preparada si el cáncer regresa y la ayudará a tomar decisiones sobre su tratamiento. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar el temor a la recurrencia (en inglés).

El cáncer de mama puede reaparecer en la mama o en otras áreas del cuerpo. Generalmente, una recurrencia se descubre cuando una persona tiene síntomas o hay un hallazgo anormal durante un examen físico. Los síntomas dependen del lugar en el que ha recurrido el cáncer y pueden incluir:

Un bulto debajo del brazo o a lo largo de la pared torácica

Dolor que es constante, que empeora y que no se alivia con los medicamentos de venta libre

Dolor de huesos, espalda, cuello o articulaciones, fracturas o hinchazón, un posible signo de metástasis ósea

Dolor de cabeza, convulsiones, mareos, confusión, cambios de personalidad, pérdida de equilibro, cambios de la visión, posibles signos de metástasis en el cerebro

Tos crónica, falta de aire o dificultad para respirar, posibles síntomas de metástasis pulmonar

Dolor abdominal, sarpullido o comezón en la piel, o color amarillo en la piel y los ojos debido a una afección llamada ictericia, que puede estar asociada con metástasis hepática

Cambios en los niveles de energía, como sentirse enferma o extremadamente cansada

Tener poco apetito o perder peso

Náuseas o vómitos

Es importante que su cirujano le explique cómo se sentirá la mama después de la cirugía y, cuando se use, la radioterapia. Con el tiempo, la mama se ablandará y cambiará. Sin embargo, saber cómo se sentirá la mama puede ayudarla a comprender qué es “normal” y qué no. Si tiene preguntas o inquietudes sobre un síntoma, debe hablar con su médico.

Su médico le hará preguntas específicas sobre su salud. Las recomendaciones sobre el control de seguimiento regular dependen de varios factores, entre ellos, el tipo y estadio del cáncer diagnosticado originalmente y los tipos de tratamiento proporcionados. Lea acerca de las recomendaciones para el control de seguimiento del cáncer de mama (en inglés).

La anticipación antes de someterse a una prueba de seguimiento o esperar los resultados de una prueba puede aumentarles el estrés a usted o a un familiar. Esto a veces se llama “ansiedad ante las pruebas”. Obtenga más información sobre cómo sobrellevar este tipo de estrés (en inglés).

Cómo manejar los efectos secundarios a largo plazo y tardíos
La mayoría de las personas espera tener efectos secundarios durante el tratamiento. Sin embargo, a menudo es sorprendente para las sobrevivientes que algunos efectos secundarios puedan persistir después del período de tratamiento. Estos efectos se denominan efectos secundarios a largo plazo. Otros efectos secundarios denominados efectos tardíos pueden desarrollarse meses o incluso años después. Los efectos a largo plazo y tardíos pueden incluir cambios tanto emocionales como físicos.

Hable con su médico sobre el riesgo de desarrollar dichos efectos secundarios según el tipo de cáncer, su plan de tratamiento individual y su salud general. Si le realizaron un tratamiento del cual se sabe que causa efectos tardíos específicos, es posible que se le realicen determinados exámenes físicos, exploraciones o análisis de sangre para ayudar a identificarlos y controlarlos.

Efectos a largo plazo de la cirugía. Después de una mastectomía o lumpectomía para tratar el cáncer de mama de avance local o en estadio temprano, pueden quedar cicatrices en la mama y puede quedar de un tamaño o una forma diferente de la que tenía antes de la cirugía. O bien, el área alrededor del sitio quirúrgico puede endurecerse. Si se extirparon los ganglios linfáticos como parte de la cirugía o si se vieron afectados durante el tratamiento, puede producirse linfedema, incluso muchos años después del tratamiento. Este es un riesgo de por vida para las sobrevivientes.

Efectos a largo plazo de la radioterapia. Algunas pacientes experimentan falta de aliento, tos seca o dolor en el tórax 2 o 3 meses después de finalizada la radioterapia Esto se debe a que el tratamiento puede causar hinchazón y endurecimiento o engrosamiento de los pulmones, lo cual se llama fibrosis. Estos síntomas pueden parecer similares a los síntomas de la neumonía, pero no desaparecen con antibióticos. Los síntomas se pueden tratar con medicamentos que se llaman esteroides. La mayoría de las pacientes se recuperan completamente con tratamiento. Hable con el médico si desarrolla algún síntoma nuevo después de la radioterapia o si los efectos secundarios no desaparecen.

Efectos a largo plazo del trastuzumab o de la quimioterapia. Las pacientes que recibieron trastuzumab o determinados tipos de quimioterapia con medicamentos llamados antraciclinas pueden correr riesgo de presentar problemas cardíacos. Hable con el médico sobre las mejores maneras de verificar la presencia de problemas cardíacos.

Efectos a largo plazo de la terapia hormonal. Las mujeres que toman tamoxifeno deben realizarse exámenes pélvicos anuales, dado que este fármaco puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de útero. Informe al médico o enfermero si nota sangrado vaginal anormal u otro síntoma nuevo. Las mujeres que toman un AI, como anastrozol, exemestano o letrozol, deben hacerse una densitometría ósea regularmente durante el tratamiento, dado que estos fármacos pueden producir determinada debilidad ósea o pérdida ósea.

Además, las mujeres en recuperación del cáncer de mama de avance local o en estadio temprano tienen otros efectos secundarios que pueden persistir después del tratamiento. No obstante, a menudo, estos pueden controlarse con medicamentos u otras opciones. Las mujeres que se recuperan del cáncer de mama de avance local o en estadio temprano, posiblemente, experimenten los siguientes efectos a largo plazo:

Neuropatía.

Síntomas de la menopausia.

Dolor en las articulaciones.

Fatiga.

Cambios en el estado de ánimo.

La sequedad vaginal y la disminución del deseo sexual son también efectos secundarios frecuentes durante el tratamiento contra el cáncer de mama de avance local y en estadio temprano, o después de este. El tratamiento es individualizado para la paciente y el tipo de cáncer, y puede ser mejor administrado por un ginecólogo junto con un oncólogo.

Cómo llevar registros de salud personales
Usted y su médico deben trabajar en conjunto para desarrollar un plan de atención de seguimiento personalizado. Asegúrese de consultar sobre cualquier inquietud que tenga en relación con su salud física o emocional futura. La American Society of Clinical Oncology ofrece formularios para ayudar a crear un resumen del tratamiento para llevar un registro del tratamiento para el cáncer que recibió y desarrollar un plan de atención para sobrevivientes (en inglés) al finalizar el tratamiento.

Este también es un buen momento para decidir quién dirigirá su control de seguimiento. Algunas sobrevivientes siguen viendo a su oncólogo, mientras que otras vuelven a la atención de su médico familiar u otro profesional de atención médica. Esta decisión depende de varios factores, incluidos el tipo y el estadio del cáncer, los efectos secundarios, las normas del seguro médico y las preferencias personales que usted tenga.

Si un médico que no participó directamente en su atención del cáncer dirigirá el control de seguimiento, asegúrese de compartir con él el resumen del tratamiento del cáncer y los formularios del plan de atención de sobrevivencia, así como con todos los proveedores de atención médica futuros. Los detalles sobre el tratamiento para el cáncer son muy valiosos para los profesionales de atención médica que cuidarán de usted durante toda su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *