Noti-Rio

Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica: cuando el dolor y el cansancio no ceden

La fibromialgia (FM) afecta la calidad de vida del 2,4% de la población mundial teniendo mayor incidencia en las mujeres y a pesar de ello, y después de muchos años de escepticismo, es aceptada como una enfermedad.

Se trata de un trastorno persistente y debilitante, que durantemucho tiempo fue subdiagnosticado.

Incluso en algunos casos los pacientes, ya sea por desconocimiento o motivos personales, pudieron haber minimizado y no informado a los médicos sobre sus síntomas.
Asimismo gran parte, de la comunidad médica se mantuvo escéptica muchas veces por la inexistencia de marcadores clínicos para su diagnóstico, la escasa comprensión de la causa de origen o los mecanismos involucrados.

Liliana Jordá Vargas, bioquímica de BioBarica, explicó que «en los últimos años creció la aceptación a nivel mundial de que la fibromialgia es una enfermedad, lo que permitió que se produzcan grandes avances en la comprensión de sus mecanismos».

«Por tanto resulta importante entender que es una enfermedad que requiere una buena asociación entre el paciente y el equipo de salud para lograr el mejor resultado», indicó Jordá Vargas.

En la actualidad, se estima que la fibromialgia afecta la calidad de vida del 2.4% de la población general, con una proporción de incidencia mayor entre mujeres.

Según el estudio «The Science of Fibromyalgia» publicado en2015, la incidencia en países como Estados Unidos es de 2 al 5% de la población adulta.

La bioquímica indicó que en la mayoría de los pacientes la FM»suele presentarse a través de un dolor musculoesqueléticogeneralizado».

«El dolor puede ser difuso o multifocal, y su intensidad fluctúa con el tiempo. Los pacientes también suelen quejarse de síntomas similares a los de la artritis reumatoide, como rigidez matutina e hinchazón de articulaciones o extremidades. Otros síntomas frecuentes incluyenfatiga, reducción de la energía y perturbación del sueño. Asimismo, algunos pacientes pueden tener problemas de concentración, atención, memoria, mal humor e incluso sentirse deprimidos», remarcó.

La especialista comentó también que los nuevos criterios de diagnóstico «apuntan a focalizar en el índice de dolor generalizado, teniendo en cuenta además la presencia y gravedad de los síntomas».

«Por tanto, una correcta intervención del médico implica un examen físico completo, incluyendo el examen ortopédico y neurológico, que permitirá revelar signos de alteraciones neurológicas o trastornos con síntomas en común con la fibromialgia. Siempre será necesario descartar un trastorno inflamatorio sistémico, insuficiencia renal y hepática, hipotiroidismo y otras enfermedades, así como la presencia de anticuerpos asociados con inflamación reumatológica», dijo.

Fibromialgia - salud

Al ser consultada sobre las causas de la enfermedad, la experta destacó que «muchos investigadores coinciden en que es el resultado de alteraciones en el sistema nervioso central (SNC) que aumentan la sensibilidad al dolor» y añadió que «la fibromialgiaes un ejemplo representativo de la sensibilización del SNC y se asocia con una actividad cerebral anormal».

«También se atribuye el desarrollo de la enfermedad a la presencia de factores genéticos, aunque no han sido confirmados,pero podrían explicar la predisposición de algunas personas a desarrollar esta enfermedad. Por ejemplo, en España se ha creadorecientemente un «banco de ADN» de pacientes con fibromialgia y sus familiares de primer grado, para intentar identificar los genes que podrían ser clave en el desarrollo de la enfermedad», agregó.

En cuanto al tratamiento, Jordá Vargas puso de relieve que»dada su complejidad, es multidisciplinario y habitualmente implica diferentes pautas, con el objetivo de aliviar la sintomatología: reducir el dolor y la fatiga».

«Por tanto distintos profesionales intervienen a través del ejercicio físico (fisioterapeutas y kinesiólogos), la psico-terapia (psicólogos, psiquiatras y terapeutas ocupacionales) y el tratamiento farmacológico (clínicos, reumatólogos,especialistas del dolor)», puntalizó.

Asimismo, remarcó que «no todos los tratamientos son igualmente eficaces para todos los pacientes», y dijo que «uno de los principales objetivos de los profesionales de la salud es encontrar el tratamiento más eficaz, farmacológico o no farmacológico, teniendo en cuenta las características individuales de cada paciente».

La especialista indicó que una buena solución es el tratamiento con Oxigenación Hiperbárica (TOHB) que «es un método no invasivo que consiste en suministrar oxígeno a altas concentraciones en una cámara hiperbárica presurizada a un mínimo de 1.45 atmósferas ATM».

«Así, la persona a través de una máscara, está respirando oxígeno 100%. Este gas se transporta a la sangre, y logra alcanza rincluso a los tejidos dañados. En el caso de la fibromialgia este tratamiento mejora la oxigenación y la funcionalidad de los tejidos y también reduce la hinchazón y el edema. La disponibilidad de gran cantidad de oxígeno que causa el TOHBretarda la pérdida de fluidos hacia el exterior de los vasos sanguíneos y logra alcanzar las áreas dañadas», señaló.

La bioquímica aseguró que «es muy útil para tratar pacientes con Fibromialgia porque, al aumentar la oxigenación intracelularal nivel de la mitocondria se produce mejor energía y, por el efecto antiinflamatorio se alivian mucho los dolores».

Fibromialgia: cuando los músculos duelen

“La fibromialgia se manifiesta entre los 30 y 40 años aunque, en menor porcentaje, puede aparecer en la niñez y adolescencia. El síntoma principal es el dolor músculo esquelético generalizado, que empeora a la presión de puntos sensibles”, describe la especialista.

Según Melgar “la intensidad del dolor varía influida por los cambios climáticos, la actividad física, el estrés psicológico o la falta de sueño. Suele comenzar en una región del cuerpo y migrar por distintas áreas, hasta llegar a generalizarse con el tiempo”.

En cuanto a los síntomas, asegura que “el 90% de los pacientes experimenta cansancio, el 70-80% trastornos del sueño y hasta un 25% ansiedad o depresión. También son frecuentes la mala tolerancia al esfuerzo; la sensación de pesadez en miembros; rigidez generalizada (sobre todo al levantarse por las mañanas); sensación de inflamación y hormigueos mal delimitados en manos y pies”.

Estas afecciones pueden estar asociadas a cefaleas, mareos, fallas cognitivas en la memoria y atención, bruxismo, síntomas gastrointestinalescomo síndrome de colon irritable, dispepsia, nauseas. Al respecto, la doctora aclara que “la presencia de estos síntomas o síndromes asociados varía en cada persona”.

Otra característica importante es que algunos factores externos, como el frío ambiental, la humedad, el estrés, el exceso o la escasez de actividad, exacerban los síntomas. Mientras que el calor, el tiempo seco, la relajación y el descanso, hacen que disminuyan su intensidad.

Síndrome de Fatiga Crónica: cuando el cansancio condiciona la vida

El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), también conocido como encefalomielitis miálgica, es una entidad clínica reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS, y solo un 8% de las veces se encuentra asociada a la fibromialgia.

“El Síndrome puede aparecer a cualquier edad, incluso en la niñez, pero es más frecuente en mujeres entre los 20 y 40 años. En muchos casos, comienza de manera abrupta luego de un episodio infeccioso, o de un trauma físico o psíquico, como una cirugía, accidentes o el fallecimiento de un ser querido. En otros, aparece gradualmente”, precisa Melgar.

Además, resalta que “puede durar muchos meses e, incluso, años, y que solo un pequeño porcentaje se recupera completamente”.

El SFC se caracteriza por una fatiga extrema que dura más de 6 meses y no se alivia con el descanso. Está asociada a otros síntomas que también son constantes por más de 6 meses, entre ellos: trastornos en el sueño, dolores musculares o articulares, cefaleas, dolor de garganta, fallas en la concentración y en la memoria, la sensación de estar mareado o enfermo.

Diagnóstico y tratamiento: cómo medir el dolor

El diagnóstico de ambas patologías es clínico. “Al momento, no existen estudios complementarios que los confirmen, se establece en una entrevista con el profesional, en la que el paciente describe los síntomas”, precisa la especialista.

Para abordar el diagnóstico, se utilizan cuestionarios sobre el dolor en las distintas regiones del cuerpo y sobre la severidad de los síntomas, se evalúa la presencia de alteraciones cognitivas, de sueño, fatiga y otros síntomas somáticos. Se recomienda, además, la evaluación de un especialista reumatólogo para descartar patologías asociadas.

El diagnóstico precoz es el principal desafío que presentan estas enfermedades, para evitar su cronicidad y mayor afectación en la funcionalidad de la persona, mejorando su calidad de vida”, promueve.

El paciente debe conocer desde el principio las características de la enfermedad para lograr su tratamiento. “Los programas de ejercicios físicos deben ser uno de los tratamientos básicospara todos los pacientes con fibromialgia. Por ejemplo, para la rigidez matutina, síntoma característico, se indican ejercicios de estiramiento y oxigenación diaria, así como actividad física aeróbica, no intensa. Los anaeróbicos no son recomendables, ya que empeorarían la sensación de pesadez y dolor”, describe.

En los casos de Síndrome de Fatiga Crónica, el tratamiento más efectivo es un abordaje doble que combina el entrenamiento cognitivo con un programa de ejercicios graduales.

Dentro de los tratamientos farmacológicos, están aprobados ciertos antidepresivos que tendrían efectividad en la disminución de la percepción aumentada del dolor, aunque no existe una medicación que por sí sola elimine todos los síntomas

Un comentario sobre «Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica: cuando el dolor y el cansancio no ceden»

  1. DEVELEDO EL PROBLEMA ARGENTINO EL 60% DE LA POBLACION SUFRE FIBROMILGIA Y SINDRIME DE FATIGA CRONICA ,»NO VAMO A TRABAJAR ,NO VAMO A TRABAJAR,»»»JI,JI,JI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *