Noti-Rio

Lazos y desplantes

Faltando cinco semanas para las PASO aún no hay claridad para el radicalismo. El horizonte se le despejó a Weretilneck. En el Frente de Todos la responsabilidad de la campaña recaerá en Martín Doñate. La presencia de Cristina Kirchner en el cuarto oscuro será determinante para los votantes. Foulkes plantó la fecha de elecciones en la capital provincial. Los viedmenses eligen intendente de forma aislada el 6 de octubre.

El oficialismo provincial transita su mejor etapa. De intentar colarse segundo el 11 de agosto, elección previa a una dificilísima contienda en octubre, ahora buscará dar la pelea por el primer lugar. Ofreciendo un amplio abanico de opciones al electorado. En primer lugar militarán la “boleta corta” de JSRN. Venderán la defensa de los “intereses rionegrinos” a los enojados con ambos lados de la “grieta”.

También aparece la posibilidad de incorporar las dos nóminas de “Juntos”. La rionegrina y la del “Juntos por el Cambio” que ofrece Macri sin necesidad de realizar corte. En ese caso valdrán los tramos a presidente y a senadores. Los diputados se anularán en el escrutinio al cierre de la jornada electoral. Luis Di Giacomo y Sergio Wisky serán los actores secundarios perjudicados. Daños colaterales siempre existen. La tercera oferta es el corte del tramo presidencial del Frente de Todos para acoplar la boleta de Weretilneck.

En la semana los dirigentes de la UCR intentaron reinsertar el tramo de senadores en la boleta encabezada por el presidente Macri. El golpe asestado por el senador Pichetto para favorecer al Gobernador los arruinó. Marcelo Cascón resiste el desplante con apoyo de sus correligionarios y sobrios gestos de los aliados.

De todos modos presentaron en la secretaria electoral la lista completa. Esperan un desgaste entre el macrismo y Weretilneck que no se dará. Hasta el miércoles mantendrán la ilusión de acoplarse. Competir en soledad en las primarias se volverá una odisea.

En el Frente de Todos las fichas están puestas en el alto nivel de adhesión que mantiene Cristina Kirchner en la Patagonia. El armado de la lista dejó compromisos bien marcados. Sobre Martín Doñate recae la mayor responsabilidad. Martín Soria defenderá sus porotos en el alto valle centro y este. El oeste se lo dejará a Graciela Landriscini. La economista mostrará su real alcance.

El titular del PJ quedó liberado de asumir un nuevo trajín provincial. General Roca aportará unos 40 mil votos al conjunto, se recostará en ese colchón. El derrame sobre las vecinas localidades y Regina servirá como contribución. Silvina García Larraburu deberá potenciar la figura de Cristina en Bariloche para concretar su anhelada reelección. La senadora ahora trata de mantenerse al margen del proceso local. Culmina el 1 de septiembre cuando se elija intendente, de acuerdo a los resultados brotarán esquirlas.

Martín Doñate transitará campo minado. Las elecciones municipales se han convertido en escollos a sortear. Bariloche, Rio Colorado y Viedma son claros ejemplos de fragmentación de ese “FPV ampliado” tan pregonado hasta el 7 de abril. La derrota erosionó vínculos y develó viejas rencillas internas que habían pasado a cuarto intermedio para no mansillar la elección a gobernador.

Juntos logró esquivar otro obstáculo sobre el filo de esta semana. Sedujo al Ejecutivo viedmense para despegar las elecciones municipales de las nacionales. Pesatti tenía pavor de competir el 27 de octubre por eso se mantuvo en silencio. El arrastre de la dupla Fernández Fernández dejaba sin efecto el despliegue de recursos que acostumbra JSRN. Su indefinición propició un nuevo “arrinconamiento” por parte del Gobernador. Lo instaló como postulante a intendente.

El oficialismo provincial tuvo el apoyo del pichettismo para separar la elección en Viedma. Juan Manuel Pichetto trasladó la opinión de su padre a Foulkes para poner una fecha distinta a la nacional. El ex funcionario de ANSES le anticipó a sus más cercanos que no será de la partida, se comprometió a acompañar la propuesta de Pesatti. Los lazos se fortalecen en detrimento del PJ rionegrino.

El radicalismo abandonará la gestión de la ciudad capital con una magra cosecha tras 16 de años de gobierno. Leandro Massaccesi y José Luis García Pinasco asoman como candidatos. El primero cuenta con el aval del actual jefe comunal y mantiene un sólido vínculo con Weretilneck. El segundo corre desde atrás. Las ganas son su principal arma.

En el Frente de Todos Mario Sabbatella y Evelyn Rousiot se encaminan a una interna dentro del PJ. El primero busca su tercera postulación a la intendencia. A fin de año se le vence el mandato como legislador. La segunda llega tras dos periodos en el Concejo Deliberante. Nunca corrió su eje de la compulsa local. El resto de las fuerzas esperan la resolución para acoplarse. 

diario La Palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *