Noti-Rio

Irregularidades que pueden presentarse en una elección

El 11 de agosto se realizarán las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para la categoría presidencial y muchos ciudadanos participarán de los comicios no solo emitiendo su voto sino como fiscales o autoridades de mesa.

En todo acto eleccionario puede haber irregularidades y acciones de fraude. Desde la persona que se hace pasar por otra para emitir su sufragio, el robo de boletas, el voto en cadena y que las autoridades de mesa sean afines a un partido político.

Además ese mismo día se elegirá diputados y senadores de acuerdo a cada provincia por lo que habrá corte de boleta.

Adriana Fenouil, coordinadora de la ONG Ser Fiscal en Río Negro resaltó las principales irregularidades que puede haber en una elección y la importancia de la labor de los fiscales.

La referente señaló que en una jornada electoral hay momentos importantes, la apertura del comicio, el desarrollo y el cierre. Los que intervienen en el acto eleccionario son las fuerzas de seguridad como gendarmería, la policía, el delegado electoral, los fiscales generales, los fiscales de mesa, las autoridades de mesa como el presidente y vocales suplentes y el elector.

Una de las situaciones se da cuando hay personas van a votar y cuya identidad no es la que figura en el documento que presentan. Cuando hay dudas sobre la identidad del votante “el presidente de la mesa además de cotejar con el documento tiene una serie de datos en el padrón para preguntar sobre la identidad del ciudadano”, dijo Fenouil.

Señaló que con la nueva legislación de identidad de género hay muchas personas que han cambiado de DNI pero esta información muchas veces no está actualizada en los padrones. Si quedan dudas “se lo vamos hacer saber, no se le va a impedir votar pero cuando entregue el sobre, se impugna ese voto y se realiza un acta. Después la Justicia Electoral se va a encargar de corroborar la identidad de ese elector”.

Además existen ciudadanos que van a votar en lugar de personas fallecidas o de electores que están en el padrón, pero que no tienen la obligación de votar. Por ejemplo, mayores de 70 o menores de 18 años u otros que viven en el exterior y no han cambiado su domicilio.

Otro problema es que no aparezcan las autoridades de mesa cuando comienza la jornada electoral. “En ese caso los fiscales generales junto con la policía salen afuera antes de que se abra la escuela para llamar a un elector que oficie de autoridad de mesa”, señaló Fenouil.

Destacó que las personas capacitadas por la ONG pueden distinguir si ese elector es partidario o no. En muy importante que no sea partidario para “evitar que cambie los resultados de la urna”.

“Los presidentes, vocales y suplentes de mesa no deben ser partidarios”, reiteró.

Fenouil hizo referencia al fraude del voto en cadena que se produce cuando hay un fiscal partidario que se presta a dar un sobre que está firmado a un elector. La autoridad de mesa debe firmar los sobres cuando los entrega, no puede tener sobres abajo porque puede haber alguien que los saque. La práctica ocurre cuando un puntero de algún partido le entrega al votante antes de que ingrese al cuarto oscuro ese sobre que fue mal habido pero está firmado (por lo que tiene validez) con una boleta dentro. Luego el sobre que le entregaron en la mesa se lo entrega al puntero político a cambio de una recompensa. Otra irregularidad es cuando hay más sobres que la cantidad de votantes que figura en el padrón. Si en el recuento general de todos los electores que pasaron por la mesa hay una diferencia mayor o menor de cinco sobres con lo que dice el padrón, se puede aceptar. Pero si es más de cinco se anula la urna.

Además un fraude muy común que se repite es el robo de boletas. Esto ocurre cuando un puntero que ingresa a votar al cuarto oscuro y se lleva las boletas de otros partidos de los cuales no es afilado. “A los partidos grandes eso no les molesta pero a los partidos chicos si les hace daño”, sostuvo.


Existen capacitaciones gratuitas para los fiscales


“El principal objetivo que tiene nuestra ONG es la transparencia electoral, alguien que está bien capacitado sabe todas las cosas que pueden pasar frente a la urna”, sostuvo Fenouil.

La coordinara remarcó las capacitaciones que realiza el organismo que son gratuitas.

“Hay también capacitaciones virtuales por internet, tenemos material en nuestra páginas web para que la gente pueda aprender, pero nada es mejor que la capacitación presencial”, señaló la entrevistada.

La ley electoral nacional indica que los fiscales deben ser asignados por los partidos políticos, por ello “hicimos acuerdos con una amplia gama de partidos políticos nacionales o provinciales con representación parlamentaria nacional a efectos que los ciudadanos independientes que deseen involucrarse decidan por qué fuerza política quieren hacerlo”, señaló la coordinadora de Ser Fiscal.

Para participar como fiscal de la elección es necesario ser mayor de 18 años, ya que a partir de esa edad se accede al derecho a elegir; y no hace falta estar afiliado a algún partido, ya que cada uno puede acompañar al partido afín tras el vínculo generado por el espacio no gubernamental.

Una de las fundaciones que más colabora con Ser Fiscal es Friedrich Naumann de Alemania. “Ellos editan nuestros libros, pertenece a la democracia cristiana”, dijo.

Cada dos años se realiza un encuentro nacional donde se juntan todos los referentes de las provincias. Este encuentro lo suele hacer en Córdoba.

Por los 10 años el organismo publicó un libro donde sus colaboradores detalles su experiencia.

El día de la elección tendrán “un centro de control ciudadano” en Buenos Aires donde a través Twitter, Facebook y whatsapp van a responder a los ciudadanos de todo el país cualquier duda. “Allí se hace un mapa del delito electoral, vemos por sectores los fraudes más comunes”, detalló.

Fenouil contó que la primera vez que trabajó en política fue cuando fue electo el presidente Raúl Alfonsín en las elecciones de 1983.

“Me acerqué a un partido político a ofrecer mi ayuda tenía 27 años, vivía en Córdoba capital, después nos vinimos al sur”, contó.

“Me dieron una carpeta con una lista electores de una mesa y me dijeron ‘andá a fiscalizar’ y es lo que se hago al día de hoy. Lo único que hacías era controlar que el elector pasó”.

Por esto destacó la importancia de capacitar a los fiscales para que sepan que hacer ante cada situación y garantizar la transparencia del acto eleccionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *