Noti-Rio

Ayuda a víctimas de violencia

 

(SUPLEMENTO ANIVERSARIO DIARIO RIO NEGRO)

Distintos referentes de instituciones sociales y judiciales locales crearon una unidad ejecutora contra la violencia familiar al tiempo que coordinan trabajos con el juez de Paz, la policía y los organismos interdisciplinarios para ayudar y contener a las mujeres y niños que sufren violencia física o sexual en esta comunidad.

El equipo interdisciplinario está integrado por Daniela Alberdi (Juzgado de Paz local), Laura Calvo y Débora Parra (Unidad ejecutora de violencia familiar), Luciana Machado, Melisa Contreras y Daiana Albarracín (Promoción Familiar).

La efectividad conjuntamente con el compromiso de los protagonistas del equipo le hicieron valer el reconocimiento por su trabajo en varias oportunidades en distintos estamentos oficiales y políticos provinciales.

«Muchos vecinos piensan que la violencia doméstica es causada por el enojo y no ve que es patológica. Un análisis de los casos locales demuestra que aquí la violencia está naturalizada, instalada en el seno del hogar desde hace años llegando a estar impuesta en la vida cotidiana de la familia. Alertamos sobre esto para revertirlo con prontitud», dicen los implicados en este movimiento.

Las estadísticas demostraron que sorprendentemente en apenas los primeros tres meses de este año es notable el incremento de las denuncia penales por violencia o por abusos con respecto al 2011.

«En el 2010 las denuncias eran de carácter preventivo, cuando apenas se podía detectar algún tipo de violencia, gracias a la gran difusión de los medios de comunicación. Al año siguiente fue imposible continuar con ese método debido a que se trabaja sobre lo urgente y no sobre lo necesario y eso se vio reflejado en el tipo de las denuncias», comentó Daniela Alberdi.

La violencia doméstica es el uso de agresión para provocar miedo y mantener el poder o control sobre las personas en una relación dentro del hogar. Normalmente el abuso es de parte de quien debería proporcionar cuidados, como un padre, esposo o pareja sexual.

«La persona que abusa puede utilizar varias maneras para sus comportamientos agresivos para mantener el control desde físicamente, maltratar y golpear, hasta llegar al abuso sexual forzado y sin el consentimiento de la otra persona», informan los profesinales a «Río Negro».

Dentro de la comunidad resaltan la rapidez con que se trabaja una vez que la víctima realiza la denuncia en la comisaría. Inmediatamente el mecanismo se pone en funcionamiento y el equipo toma medidas que van desde la exclusión de la casa al violento, los tratamientos terapéuticos o, en caso de abuso sexual, la denuncia enmarcada en la ley 3040 para la intervención en forma rápida.

«En Río Colorado la problemática es tan grave que terminamos trabajando sobre lo urgente y no sobre lo necesario. El incremento es de tal magnitud que trabajamos con el conflicto que sucedió hoy, que en ocasiones termina desbordando al equipo de trabajo. Aún así cada integrante le pone el corazón para afrontar a la urgencia de la situación y afrontando momentos sumamente difíciles al conocer situaciones que se viven puertas adentro de un hogar», comentó Daniela Alberdi. «Es el compromiso que asumimos», concluyó.

El grupo de trabajo explica que, aunque las acciones de contención que ellos realizan hacia las víctimas llegan a los pocos minutos de realizada la denuncia, las situaciones de violencia familiar se incrementan constantemente. Y consideran que esto se debe a que los actuales procesos judiciales no contemplan medidas de castigo hacia los violentos como puede ser la cárcel u otras herramientas del sistema penal y que podrían funcionar como ejemplificadoras para evitar que estas situaciones se repitan.

Otra asignatura pendiente que dicen tener es la asistencia a la persona violenta, con profesionales terapéuticos o un grupo de autoayuda.

A la vez, afirman que faltaría un trabajo más a fondo en las escuelas secundarias donde podría tratarse temas como la violencia en noviazgos que muchas veces ocurre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *