Noti-Rio

Quién junta los restos del peronismo

El peronismo rionegrino viene de un triunfo categórico en las elecciones nacionales del 27 de octubre. Se quedó con los dos senadores de la mayoría y le quitó al macrismo el tercer diputado nacional por la provincia. Sin embargo, no hay ganadores. Con una sola excepción: Silvina García Larraburu, que le arruinó al gobernador Alberto Weretilneck la ilusión de salir primero en el debut de Juntos en el escenario nacional y lograr una representación mayor en el Congreso. Y ese segundo lugar se debió en gran medida al magro resultado del partido provincial en la ciudad de la senadora reelegida, Bariloche.

Pero el peronismo tuvo también este año una derrota igual de categórica: la de Martín Soria en las elecciones provinciales de 7 de abril, de las que se sentía seguro vencedor. Subestimó con desparpajo a la hoy gobernadora electa, cuyo triunfo construyó el salto definitivo para la supervivencia del proyecto de partido provincial de Weretilneck.

En el 2011 Carlos Soria llevó al peronismo a festejar el regreso al poder provincial, luego de casi 40 años (como Frente para la Victoria y asociado con Weretilneck y su Frente Grande).


Martín Soria es el presidente del partido y el último líder que tiene el PJ. El partido ganó solo dos veces cuando estuvo en juego la gobernación: en 1973 y 2011.


En marzo de 1973 Mario Franco había ganado con el 46% de los votos ante Roberto Requeijo, el gobernador de la dictadura de Onganía que, con el PPR, fundaba uno de los tantos experimentos de partido provincial antes de Juntos Somos Río Negro (el otro fue el MPP que el actual gobernador ayudó a crear en 1991).

Fueron 28 años de gobierno radicales: Álvarez Guerrero, Massaccesi, Verani y Saiz. Remo Costanzo estuvo cerca de cortar la serie en 1995 (con Rudy Salto como vice): perdió por apenas 624 votos.

El peronismo se encaminaba entonces, a finales de 2011 y con ayuda de sus aliados, a iniciar un gobierno con bases tan fuertes como para durar al menos dos períodos. Contaban con las intendencias de Roca, Bariloche y Cipolletti. Weretilneck creía que, si planificaba bien, en ocho años, es decir ahora, llegaría su momento.

Pero el asesinato del gobernador a manos de su esposa, a tres semanas de asumir, alteró todos los planes: los del peronismo y los de Weretilneck.

El peronismo perdió el 1 de enero de 2012 a su último gran líder. Ni Miguel Pichetto (que dejará el Congreso luego de un cuarto de siglo como diputado y senador) ni Martín Soria pudieron encabezar un proceso que los llevara otra vez al triunfo.

Hay peronistas, de todos modos, que razonan que con Fernández-Fernández en el gobierno nacional las posibilidades mejorarán. Y que tampoco Soria padre ganó la primera vez que intentó ser gobernador, en el 2003.

“Hay que entender que el Gringo fue una excepción”, sostienen otros. “Siempre fuimos oposición, siempre nos ganó el radicalismo; Juntos es muy parecido al radicalismo”.

El presidente del partido es aún el intendente de Roca y diputado nacional electo. No son pocos los que esperan que encabece la reorganización bajo un concepto de unidad.

García Larraburu es la única que por estos días celebra: se felicita por la decisión de irse del bloque de Pichetto para sumarse al de Cristina Kirchner y atribuye a su trabajo territorial el gran resultado del Frente de Todos en Bariloche.

Sin embargo, la barilochense nunca se arriesgó a liderar un proceso colectivo en procura de poder; ni siquiera fue candidata a intendenta de su ciudad. Y está por verse si su figura aglutina hacia adentro.

El bloque

En la Legislatura habrá 17 legisladores del PJ-Frente de Todos (solo cinco son mujeres). Con un bloque oficialista con quórum propio (tiene el 60% de las bancas), el gobierno de Arabela Carreras no tendrá necesidad de llegar a acuerdos para imponerse.

Aquí también el peronismo tendrá que resolver cómo alcanza protagonismo, más allá de alguna que otra denuncia.

Un comentario sobre «Quién junta los restos del peronismo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *