Noti-Rio

8 de Diciembre: por qué se arma el árbol de Navidad y cuál es su significado

La tradición del armado del árbol de Navidad es relativamente moderna y tiene que ver con una celebración muy importante para la fe y la Iglesia: la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

La celebración religiosa surgió el 8 de diciembre de 1854, cuando el Papa Pío IX promulgó un documento llamado Ineffabilis Deus a través del cual estableció como “dogma de fe” que María, la madre de Jesús, desde el instante de su concepción fue preservada por Dios del “pecado original”.

De hecho, la imagen de la Inmaculada Concepción de María se convirtió rápidamente, durante las primeras décadas del siglo 20, en patrona de pueblos y ciudades de Latinoamérica.

El próximo paso del proceso que unió la fiesta de la Virgen con el armado del arbolito navideño se dio por una simple coincidencia temporal. La celebración de Virgen se repite cada año cuando promedia el “Adviento” que es el tiempo litúrgico durante el cual la Iglesia se prepara para la Navidad.

Como la Virgen es un personaje central de la Navidad, con los años, la vinculación de su día con el del armado del arbolito se convirtió en una tradición. Y este domingo 8 de diciembre, en miles de hogares argentinos y latinoamericanos, aprovechando el feriado, las familias armarán su árbol de Navidad.

Según las tradiciones, para algunos, el árbol de Navidad recuerda al árbol del Paraíso, de cuyos frutos comieron Adán y Eva. Para otros, representa el “árbol de la Vida” o de la vida eterna, porque los pinos siempre están verdes. Inicialmente se decoraba con velas y frutos, que más adelante fueron cambiados por luces y esferas de colores.

Día de la Inmaculada Concepción: ¿por qué se celebra cada 8 de diciembre?

Este domingo 8 de diciembre se celebra el Día de la Inmaculada Concepción, uno de los más importantes de todo el año.

La Iglesia conmemora el nacimiento de la Virgen María, por lo tanto, fue concebida en el seno de su madre el 8 de diciembre, el Día de la Inmaculada Concepción.

El origen de la ceremonia se basa en un dogma de la Iglesia católica en referencia a la imagen de la Virgen María. Todas las semejanzas al culto de la Virgen se remontan al Siglo VII d.C. Sin embargo, no fue hasta el año 1854, cuando el Papa Pío IX estableció el 8 de diciembre como la fecha oficial para la celebración.

Como indica la tradición, el 8 de diciembre fue seleccionado a través de un concilio que determina que la Virgen, la madre de Jesucristo, en ningún momento fue tocada por el pecado original. Esto implica que desde el momento de la concepción hasta su muerte, María estuvo libre de toda culpa.

La celebración de este día se lleva a cabo no sólo en nuestro país sino también en España, Chile, Panamá, Nicaragua, Paraguay, Portugal y Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *