Noti-Rio

Municipios rionegrinos apretados por sus salarios, y cae la coparticipación

Los municipios de Río Negro están sumergidos en esfuerzos financieros para cumplir con sus aguinaldos y mensualidades cuando julio será un período de marcada escasez por la caída de los ingresos propios y de la coparticipación.

Ese presente de pandemia tiene un basamento inicial: el alto porcentaje de las transferencias condicionada por las obligaciones salariales. Esa estructura tiene a 16 municipios con partidas de personal por encima de su coparticipación regular o comprometida en cerca del 75%.

La actual recesión económica se refleja en la caída de la coparticipación a municipios. Las penurias se profundizarán en julio cuando el reparto refleje una baja interanual del 5%, es decir, una caída real superior al 50%.

El reparto de marzo, aún ajeno al impacto de la cuarentena, mantenía a cinco municipios con sus coparticipaciones brutas inferiores o cercanas a las exigencias salariales. Son Bariloche, San Antonio, Godoy, Regina y Río Colorado.

Otras once administraciones ya evidenciaban que esas obligaciones salariales exigen del 72% al 86% de los envíos provinciales. La franja comprende a El Bolsón, Roca, Cipolletti, Allen, Cinco Saltos, Dina Huapi, Viedma, Choele Choel, Sierra Grande, Chimpay y Cordero.

Además, ese monto bruto afronta regularmente retenciones surgidas por aportes y otros compromisos de los distintos municipios. Así, esos descuentos previos reducen -en forma sustancial- ya las efectivas transferencias.

Un parámetro intermedio -entre 51% al 64%- comprende a cuatro municipios: Luis Beltran, Catriel, Jacobacci y Chichinales.

En las restantes 19 intendencias, la relación ya no es tan significativas, pues todos ellos están por debajo del 50%. Igualmente, nueve están por encima del 35%.

Sólo diez tienen obligaciones salariales que comprometen menos del tercio de su coparticipación, como Darwin, Maquinchao, Guardia Mitre, Ramos Mexia ,Valcheta, Fernández Oro, Sierra Colorada, Ñorquinco, Pomona y Los Menucos.

Esas supremacías de las masas salariales se agravan en el presente cuando esas erogaciones son mayormente estables y se produce un derrumbe de las transferencias.

La mayoría de los gobiernos locales aún no confirmaron cómo pagarán aguinaldos. Hay excepciones, entre otras, Valcheta, Allen y Godoy, que ya cumplieron.

El martes, Roca, Viedma y Cipolletti pagarán salarios. El gogierno roquense abonará también el SAC. La gestión viedmense lo hará el 14 de julio y la cipoleña todavía no lo confirmó.

Bariloche tiene un panorama distinto, pues arrastra su histórica condicionamiento salarial, que hoy se traduce en una partida del 140% de los ingresos de su coparticipación. Igual, esa administración aseguró que pagará el aguinaldo en una sola cuota.

Río Colorado lo cancelará en dos y tres pagos mensuales, según los montos mientras Fernández Oro en dos tramos, uno en julio y el otro en agosto.


Julio con la mayor caída en los ingreso


La coparticipación municipal de mayo -que se deposita en julio- ascenderá a casi 639 millones. Ese número expone una baja nominal del 5% en comparación al mismo mes del año pasado, evidenciando que la caída real superior al 50%.

Economía informó el número bruto de asignación y advirtió de las mermas que llegarán con julio cuando los municipios deben cancelar haberes y además, aguinaldos.

La transferencia bruta de mayo será de 638.936.390 pesos. El ministro Luis Vaisberg agregó que después “se espera un leve aumento” en los envíos por la “paulatina reactivación”. Mayo -según se detalla- cae un 5,12% en referencia a igual mes del año pasado.

Por su parte, los envíos de abril significaron un aumento del 8,9% frente al mismo mes del 2019. Ya se advertía la pérdida real pero el fuerte impacto se detectó con la recaudación de mayo que en los municipios se reflejará en las transferencia de julio.


Aportes para Cinco Saltos y Villa Regina


Las peticiones de municipios son muchas, pero pocas asistencias se formalizaron. Cinco Saltos y Regina tienen sus decretos de adelantos de coparticipación para afrontar pagos de salarios. Cada aporte es de seis millones, con una particularidad: su reintegro se cumplirá en los 10 primeros meses del año próximo.

Por ahora, esas únicas normas se conocen frente a otros requerimientos. El decreto Nª 544, del 9 de junio, otorga el adelanto a Cinco Saltos, que conduce Liliana Alvarado del Frente Grande. Esa respuesta de Economía se relaciona con la oportuna gestión del legislador Marcelo Mango -del FG en el Frente de Todos- en audiencia con el ministro Luis Vaisberg y el titular del bloque oficialista, Facundo López. Allí, se resolvió el texto legislativo para reformular reformulación de la deuda.

Surgió luego el decreto Nª 571, del 17 de junio que aporta 6 millones a Villa Regina, que gobierna Marcelo Orazi, de Juntos Somos Río Negro.

El gobierno provincial reconoce otros pedidos municipales pero mide sus desembolsos a la espera de la asistencia nacional.

2 comentarios sobre «Municipios rionegrinos apretados por sus salarios, y cae la coparticipación»

  1. Esta pandemia tendrá que hacernos reflexionar en el sentido de los gastos extraordinarios del estado provincial y municipal. No puede ser que una provincia tan rica como Rìo Negro tenga que pedir asistencia a Nación cuando el ex Ministro de Economía Agustin Domingo dijo el año pasado que la provincia gozaba de superávit en sus cuentas públicas. Acá hay que centrarse en la eficiencia no puede ser que un Legislador como Fabio Sosa tenga 6 asesores que cobran sueldo sin hacer nada importante para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Ese gasto extraordinario que representa para los riocoloradenses mantener a gente ineficiente como Fabio Sosa y sus asesores que no generan nigùn tipo de productividad para el pueblo, podría destinarse a proyectos que mejoren la calidad de vida de los vecinos. Lo mismo pasa con Valenzuela Emanuel que figura en el área de estadísticas y las únicas estadísticas que debería sacar es cuanto se llevan a sus bolsillos los vagos y acomodados que tenemos en los distintos cargos públicos de juntos somos rio negro que tenemos que mantener con la carga impositiva que los vecinos tenemos que soportar. En síntesis, mientras en el estado sea provincial o municipal entren acomodados, sin estudios terciarios o universitarios y mediante concursos transparentes estaremos condenados al fracaso porque lo único que reinarà serà la incapacidad y la inefeciencia.

    1. Te felicito por el comentario, la verdad que es tal cual lo planteas, podrida estoy de pagar impuestos para mantener vagos, ineficientes e improductivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *