Noti-Rio

La ciencia fijó el momento exacto en que el hombre llegó a Sudamérica: un hallazgo de antropólogos argentinos

¿Cuándo pisó por primera vez un hombre el suelo de Sudamérica ? Los antropólogos tienen una “grieta científica” sobre ese punto y ahora aparece un nuevo argumento. Un equipo de expertos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), determinó que el ingreso de los primeros seres humanos al territorio sudamericano se realizó hace no más de 16.600 años.

Hasta el momento, la comunidad científica tenía como certeza que esa información se ubicaba en más de 20.000 años. O sea: el trabajo concluye que llegaron a esta región 1.400 años después, apenas un pestañeo para la humanidad. Pero un dato complejo para determinar.Newsletters Clarín En nuestras palabras

Según explicaron los investigadores platenses, la fecha de ingreso de los primeros hombres a esta zona del planeta es uno de los temas más controvertidos en la antropología dedicada a esta parte del continente.

“Durante las últimas décadas se generó un gran volumen de nueva información arqueológica para el área, pero la mayoría de las preguntas nucleares, como las referencias a la cronología del poblamiento inicial, las rutas migratorias y las formas de dispersión de las primeras bandas de cazadores -recolectores, no tienen aún respuestas consensuadas”, dice el trabajo del equipo de la facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP, que se publica esta semana en la reconocida revista científica Public Library of Science (PlosOne), una de las más importantes del mundo dedicada a estos temas .

La conclusión es el resultado de un proyecto que demandó varios años y estuvo dirigido por los científicos de la UNLP y el CONICET, Luciano Prates, Iván Pérez y Gustavo Politis. Sostienen que pudieron rectificar las teorías hasta ahora predominantes y plantear una fecha más certera de cuándo exactamente el hombre pisó por primera vez el suelo sudamericano.

Trabajos en el terreno del equipo de antropólogos de La Plata.

Trabajos en el terreno del equipo de antropólogos de La Plata.

Prates, doctor en Ciencias Naturales, explicó que «este trabajo busca respuestas a algunas de las preguntas en torno al poblamiento de esta región mediante el estudio de 1.600 fechados radiocarbónicos de sitios tempranos de Sudamérica». O sea, analizaron cientos de trabajos identificados (con una fecha cierta) hallados en los principales yacimientos arqueológicos, que son lugares donde se encuentran los desechos de actividad humana del pasado. A esos materiales se les aplica una técnica conocida como Carbono 14, que permite conocer con precisión la antigüedad.

“Nosotros lo que hicimos fue recopilar los más antiguos estudios que tuvieran fechados radiocarbónicos sobre los sitios arqueológicos de Sudamérica y luego hicimos un filtrado para controlar con rigurosidad que todos estuvieran bien asociadas la actividad humana con el material que se fecha. De este modo nos aseguramos que ese material sea científicamente confiable y luego lo analizamos en conjunto para llegar a los resultados que presentamos ”, dijo Prates.

La tarea de los científicos platenses fue revisar, cotejar investigaciones anteriores. Cruzar con un programa de «mega data» toda la información publicada. Fue una tarea de entrecruzamiento y combinación de variables que los llevó a nuevas conclusiones.

“Los resultados de nuestra investigación plantean que los seres humanos pudieron ingresar en Sudamérica no antes de 16.600 años atrás, muy probablemente alrededor de los 15.500. Durante los primeros dos mil años, la población creció muy poco. Luego empezó a crecer a una tasa muy alta, hasta que se detuvo bruscamente durante más de 1.000 años, cuando se extinguió la mega fauna en Sudamérica hace unos 12.500 años”, detalló el científico.

Sobre la presencia de humanos antes de la fecha mencionada Prates fue categórico: “Este trabajo no considera (en el estado actual del conocimiento) como confiables los supuestos sitios de más de 20.000 años de antigüedad de la región de Piauí (Brasil), entre los que se encuentra el conocido sitio de Pedra Furada”. La investigación publicada esta semana descarta también otros estudios antropológicos.

“Lo mismo consideramos respecto a los estudios de antigüedades cercanas de Monte Verde 1 y Chinchihuapi (en Chile). Entendemos que los materiales y artefactos que se establecen como pruebas de que fueron fabricados por humanos, no alcanzan todavía los estándares de validación científica”.

Los expertos de la UNLP también tienen experiencia en el terreno. Uno de los integrantes del equipo, Gustavo Politis, descubrió, investigó y estudió el yacimiento conocido como “Arroyo Seco II», ubicado a 20 kilómetros de la ciudad de Tres Arroyos, en el sudeste de la Provincia. Es uno de los sitios más antiguos donde se registra presencia humana en Sudamérica. Se trata de un campamento de cazadores que vivió en esa región hace 14.200 años.

La revista científica Public Library of Science (PLOS) –donde publicaron esta investigación- se dedica a reproducir trabajos de investigación básica en cualquier materia relacionada con la ciencia y la medicina. Todos los artículos pasan por un proceso de revisión por pares, tanto internos como externos, y los artículos no son valorados en función de su presunta importancia, sino de su calidad técnica. PLOS ONE es, por volumen, una de las más grandes del mundo.

En el mundo científico las citas de investigaciones representa un standard de calidad. La UNLP se ubicó en el primer lugar de menciones entre los investigadores de todo el mundo, según la última edición del ranking internacional de Transparencia, elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *