Noti-Rio

«A las provincias nos empobrece que empresas exploten nuestros recursos pero tributen en CABA»

La gobernadora de Río NegroArabela Carreras, se sorprendió ayer con el fallo del juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Zapata, quien avaló tomas en El Bolsón en terrenos nacionales del INTA y obligó a Nación, provincia y municipios a dar una respuesta habitacional en dos semanas. La mandataria de Juntos Somos Río Negro dialogó con Ámbito y aseguró que “es un pésimo mensaje para la sociedad”. “En Río Negro tenemos experiencia de desalojos pacíficos”, dijo. También cuestionó el accionar violento de las comunidades “que se autodefinen mapuches” en las usurpaciones de Villa Mascardi.about:blank

Carreras se refirió también a la difícil situación que atraviesa la provincia respecto a la pandemia del coronavirus, tanto en términos sanitarios como económicos. Y, tras apoyar la decisión del Gobierno respecto a la transferencia de recursos de la ciudad de Buenos Aires a la provincia de Buenos Aires, pidió “rediscutir el federalismo”. “Que las empresas exploten recursos en las provincias y tributen en CABA donde tienen la casa central, nos empobrece”, dijo. En ese sentido, reclama desarrollar los puertos patagónicos.

Periodista: ¿Cuál es la situación actual de la provincia respecto a la pandemia?

Arabela Carreras: Estamos ante una situación muy compleja. Tenemos un sistema de salud fuerte, con 36 hospitales, tres laboratorios que realizan testeos y procesan las muestras; 27,5 camas de terapia intensiva cada 100 mil habitantes. Y sin embargo la pandemia nos estresó el sistema en el invierno. A las enfermedades de la época se sumó el Covid, que presenta altos contagios simultáneos, y nos llevó a una saturación, en especial en Roca y Cipolletti, donde por momentos la ocupación de camas llegó al 100%, y nos obligó a trasladar pacientes dentro de la provincia, a otras localidades.

P.: ¿Hacen falta más camas?

A.C.: Estamos generando permanente nuevas camas, tanto en el sector privado como en el público, con inversiones conjuntas. Ocurre que el otro insumo clave es el personal especializado para atender esas camas, que a veces no podemos habilitar porque no tenemos el personal. Por eso la ayuda de Nación con el envío de especialistas y terapistas ha sido muy positiva.

P.: Tenían 50 respiradores frenados en Aduana por trámites administrativos de ANMAT que la provincia había comprado a China, ¿pudieron recibirlos?

A.C.: Hay un requisito de ANMAT que aparentemente la empresa está con dificultades para cubrir, que no hace a las características técnicas, sino administrativas. Si la empresa no puede proveer ese papel la compra quedará sin efecto y haremos ejecutar la garantía para no perder dinero. Fue una compra que hicimos en el inicio de la pandemia, sin saber cuántos respiradores podríamos tener. Nación había centralizado la producción y en Río Negro hicimos una inversión propia extra. Si ingresan nos permitirá ampliar el sistema, si no Nación proveerá respiradores o acudiremos a la oferta local que antes no existía.

P.: Ayer el juez federal de Bariloche avaló la toma de El Bolsón, ¿cuál es su opinión?

A.C.: Primero, quiero señalar que de ninguna manera propiciamos un desalojo violento, con fuerza pública, sin diálogo. Nos quejamos de los términos del fallo, pero no porque pretendamos ejercer la violencia. El juez dice que no hace lugar al desalojo “por el momento”. No sé bien qué significa, es poco preciso. En Río Negro tenemos experiencia de desalojos pacíficos en estos meses en que aumentaron las ocupaciones. Cuando actuamos velozmente las evitamos, con la Justicia provincial y los municipios venimos trabando muy bien. Tenemos pruebas de desalojo con diálogo y con una mejora en la intervención del Estado. Hay una segunda cuestión, y es que en el artículo 3 el juez nos impone como tarea a los Ejecutivos nacional, provincial y municipal que demos una solución habitacional en 15 días. Es un pésimo mensaje para la sociedad, que indica que la solución rápida es a través de una toma. Además de que no se puede cumplir, alienta la toma de tierras como método. Río Negro está construyendo 1005 viviendas, 215 se entregaron desde diciembre. Se iniciaron por un programa llamado Techo Digno, en el mandato de Cristina. Mire el tiempo que ha transcurrido, y se terminan con fondos provinciales.

P.: ¿Puede esa decisión incidir en la toma de Villa Mascardi de las comunidades mapuches, que también son tierras nacionales?

A.C.: Son situaciones muy diferentes, que coincidieron y tomaron estado público en forma simultánea. Tienen componentes distintos, porque en Mascardi hay una reivindicación de un grupo que se autodefine indígena. Nosotros, al no conocer quienes son porque se comportan ocultándose, no podemos asegurarlo; pero se identifican con mapuches. Además, hay una actitud violenta de quienes ocupan irregularmente respecto a los demás vecinos. No sólo ocupan, sino que pretenden que todos los demás se vayan.

P.: ¿Qué opina de la intervención que hizo el Gobierno nacional en ese tema?

A.C.: Con Nación venimos trabajando desde el 10 diciembre y estamos a la espera de los avances. Nación se reunió incluso con vecinos de Buenos Aires con propiedades en la región. Desde el Estado provincial se reforzó la presencia, con conectividad para mayor seguridad, porque es un área amplísima, con gran distancia entre vecinos y zonas sin servicio. Estamos acompañando la inversión para mejorar estos aspectos y decidimos fortalecer la presencia provincial, pese a ser una ruta nacional, por eso hicimos reclamos para que Gendarmería esté en forma permanente; hoy está. Desde la provincia pusimos retenes para controlar el tránsito y saber quiénes pasan.

P.: Fueron críticos con el accionar del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

A.C.: Sí, porque entendemos que el INAI es un organismo de la democracia con funcionarios que perciben sus salarios de Estado nacional. Entonces, no pueden dar el mismo tratamiento a quienes reniegan del Estado nacional y a las posiciones de quienes actúan violentamente, que al 99% de las reivindicaciones de las comunidades pacíficas. Debería distinguir a violentos y no violentos.

P.: Río Negro fue uno de los gobiernos no peronistas que firmó el apoyo a la decisión del gobierno de transferir fondos de CABA a Buenos Aires, ¿por qué?

A.C.: Decimos que es una decisión discrecional en la que no se toca la ley de coparticipación. Son recursos nacionales que en un momento fueron a un distrito y ahora a otro. Está dentro de las potestades, y está bien equilibrar para atender las urgencias. Nosotros tenemos expectativas de que esa discusión alcance a recursos que los Estado provinciales disponemos. También en Río Negro tenemos fuerzas de seguridad con atraso y que requieren inversión.

P.: ¿Están hablando con Nación para financiar seguridad o sobre envíos más generales?

A.C.: Estamos conversando sobre todos los temas, no hay una posición cerrada. Desde Nación hubo acompañamiento y también hay discusión sobre los recursos. El Gobierno nos ayudó a compensar la baja de ingresos que tuvimos en pandemia, de dos masas salariales completas. Es un monto inmenso que hemos dejado de recaudar con aumento en gastos. Esto, definitivamente, nos va llevando a un estado de inviabilidad.

P.: ¿Cree que hay que repensar la coparticipación?

A.C.: Voy más allá, hay que rediscutir el federalismo y la coparticipación es uno aspecto. Un ejemplo: grandes empresas nacionales y multinacionales que explotan recursos en provincias y tributan en capital. Estamos buscando herramientas legales para que tributen en Río Negro. Que tengan las casas centrales en CABA y tributen allí empobrece a las provincias de manera enorme. En la misma proporción, los puertos patagónicos deben ser fomentados. El centralismo del puerto de Buenos Aires es uno de los factores de concentración histórica del desarrollo del país, en términos poblacionales, de recursos y de decisiones políticas. Es momento de ponerlo en discusión.

P.: Este último sentido, estaban pidiendo el regreso de los reembolsos a exportaciones a través de puertos patagónicos, ¿se mantiene el reclamo?

A.C.: Sí, tenemos un fuerte reclamo, hay que discutir qué tipo de exportaciones tendrían mayores beneficios. Si no tenemos volumen los puertos no tienen actividad para mantenerse. Ese volumen nosotros lo damos a partir de fruta. Además, el hacinamiento de los puertos de Buenos Aires conspira contra la calidad del desarrollo del país. Fue herramienta de desarrollo para Buenos Aires y queremos que también los sea para la Patagonia.

P.: ¿Cómo quedó parada la fruticultura en la pandemia?

A.C.: Afortunadamente, la cadena de producción alimentaria no dejó de funcionar. Hubieron dificultades que se fueron afrontado para seguir trabajando. Fue una buena temporada. Para recolectar la fruta y completar el ciclo hay que terminar de resolver cómo vamos a afrontar el trabajo temporario de los migrantes. En tiempos de pandemia está detenido y estamos en contacto con el Ministerio de Trabajo de la Nación para resolverlo.

P.: ¿En cuanto al turismo, perdida la temporada de invierno, tienen expectativas para el verano?

A.C.: Sí, tenemos expectativas. El turismo constituye el 30% de nuestra economía, por lo que hemos sufrido un durísimo golpe. Vamos a tener dificultades para recuperarnos, Bariloche es el principal destino de cabotaje en invierno, con 600 mil turistas que este año no vinieron. Esperamos poder a recuperar el turismo en verano.

P.: ¿Cómo vienen con el proceso de renegociación de la deuda provincial?

A.C.: Muy bien, hay buenos términos con los acreedores en cuanto a la deuda en dólares. Venimos acompañando la negociación provincial con la nacional, en coordinación. Por eso no hemos terminado de cerrar los acuerdos, y estamos consultando en forma permanente para tener los mismos términos y que no haya un cierre que perjudique al conjunto. Estamos mirando lo que ocurre en todo el país, y es una muy buena noticia que se haya resuelto la deuda de Nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *