Noti-Rio

La peligrosa puerta de entrada a la Patagonia por las rutas olvidadas

(NOTI-RIO) Tramos importantes de las rutas nacionales 22 y 251, al ingreso y egreso de la Patagonia, entre Río Colorado-Choele Choel y Río Colorado-Conesa, presentan grandes deterioros sobre la cinta asfáltica. En suma son el principal enemigo para los conductores que deben transitarla. Banquinas con pastizales altos, trayectos con desniveles peligrosos con respecto a la calzada y socavones, son algunos de los problemas que presentan ese transitado portal de ingreso al suelo patagónico.

Estos inconvenientes que se agravan con el paso del tiempo dejan claramente de manifiesto la falta de mantenimientos por parte de los organismos nacionales, que ponen en riesgo a los miles -algunos de esos defectos fueron protagonistas de accidentes- de transportes y automovilistas que circulan diariamente hacia o desde el Alto Valle o el sur del país.

Desde hace tiempo legisladores provinciales, como Fabio Sosa, el jefe comunal Gustavo San Román, el Concejo Deliberante y los distintos jefes del puesto de Seguridad Vial de Río Colorado, realizaron una serie de reclamos a las autoridades competentes, aunque hasta el momento todos esos pedidos “cayeron en saco roto”, reseñaron, porque no tuvieron repuestas.

La localidad de Río Colorado es los puntos principales en la vía de comunicación de la Patagonia, con el centro y norte del país.

La ruta nacional 22 hasta Choele Choel, tienen un trayecto de 140 kilómetros, donde la cinta asfáltica presenta significativos hundimientos y ondulaciones que suelen ser un problema para los conductores que tienen que atravesar el tramo.

También en días de lluvias se forman “lagunas” por el agua acumulada que pueden convertirse en una trampa mortal. Incluso los desniveles de la banquina en algunos sectores pueden superar los 15 centímetros de alto, siendo un serio problema en los casos que un conductor por alguna razón sale del curso normal del viaje y trata de volver sobre la ruta.

A raíz de esas pronunciadas pendientes se provocaron varios accidentes, luego que los conductores cayeran sobre la banquina y al intentar volver terminan volcando o impactando con otro vehículo que viajaba en dirección contraria.

El sector más peligroso, que presenta gran deterioro, es el que se registra entre el kilómetro 859 y 865, el hundimiento de la capa asfáltica formaron una serie “canales profundos” que los bordes imposibilitan mantener el curso, obligando a los conductores hacer maniobras peligrosas para evitarlos y donde llegan a buscar el carril opuesto para transitar, con el riesgo de un potencial accidente.

Además dentro de la zona urbana, cruza el ferrocarril en un paso a nivel que se encuentra totalmente deteriorado y sin una correcta señalización, ni iluminación que puedan alertar en horarios nocturnos la presencia de algunas de las decenas formaciones ferroviarias de cargas que circulan diariamente hacia o desde la provincia de Neuquén-Bahía Blanca.

Otro de los inconvenientes es la falta de limpieza de las banquinas, donde la acumulación de pastizales impiden la posibilidad de estacionar al costado de la ruta, inclusive de esos sitios surgieron algunos de los últimos incendios, que continuaron en los campos de la zona.

También impiden los trabajos de las fuerzas policiales o de salud en algunos de los siniestros, como los ocurridos en la actual temporada.

Obra y abandono

La ruta nacional 22 entre Río Colorado y Conesa tienen un tramo de 120 kilómetros que, a mediados del 2013, fue ampliado y repavimentado por medio de una obra vial.

En el acto oficial de la reinauguración (recuperación y mantenimiento) mediante una teleconferencia participaron la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ex gobernador y actual senador Alberto Weretilneck, Miguel Ángel Pichetto, la ex intendente de Conesa, Alejandra Más, entre otras autoridades rionegrinas.

El trayecto complicado parte del kilómetro 0 -cruce 251 con la 22- hasta el 120 -ingreso a Conesa-, entre el 2010 y el 2013, se realizaron tareas de recuperación, repavimentación y ampliación de calzada, de 6,70 a 7,30, con una inversión cercana a los 185 millones de pesos.

Desde esa fecha a la actualidad la falta de trabajos de mantención llevó que la cinta asfáltica presente innumerable cantidad de pozos, algunos de ellos se transformaron en “cráteres” que su ponen en riesgo de accidentes o roturas del vehículo, si por alguna razón el conductor se ve imposibilitado de esquivarlo.

También la acumulación de malezas en sus banquinas es un peligro, como ocurre sobre la ruta 22.

Un peligroso cruce

Cerca del casco urbano de Río Colorado, sobre la ruta 22 a la altura del kilómetro 863, cruza el ferrocarril en un paso a nivel que se encuentra totalmente deteriorado y sin una correcta señalización, que se transforma un sector peligroso en horas nocturnas.

De la misma forma se encuentra el puente carretero que cruza sobre el río Colorado y que une con la provincia de La Pampa.

En números
685 km
tiene de extensión la ruta 22 y atraviesa las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro y Neuquén.
140 km
es el trayecto de la ruta 22 que conecta Río Colorado con Choele Choel.
859 km
es la altura de la ruta 22 que presenta peor estado de mantenimiento. Son seis kilómetros que presentan ondulaciones y deformaciones.

Las ondulaciones en la 252 obligan a los conductores a realizar maniobras riesgosas para evitarlas. Foto: Jorge Tanos
Tres víctimas fatales desde la reapertura de la circulación
Desde que se inauguró la actual temporada de turismo, con el regreso de la circulación en la pandemia, en los tramos mencionados se registraron seis vuelcos y dos colisiones frontales que dejaron el lamentable saldo de tres personas fallecidas -entre ellos un nene de 10 años- y media docena de personas mayores y menores de edad con heridas graves.

Uno de los más impactantes fue el vuelco de una utilitaria Berlingo en la que viajaba una familia del Alto Valle que terminó con un resultado trágico. Un nene de 10 años falleció y su hermana, de 5 años, resultó con heridas graves. También sus padres debieron ser hospitalizados.

Además, por el estado de las banquinas, fueron casi una decena los incendios causales que terminaron consumiendo hectáreas dentro de los campos, donde debieron trabajar los bomberos de Río Colorado-Conesa-Choele Choel y el Splif de Conesa, por días para controlarlos y sofocarlos.

Banquinas sin mantenimiento. El fuego en un camión derivó en un incendio de pastizales.


Comunicación en la ruta, puntos wifi para las emergencias
La ruta 251 entre Río Colorado y Conesa, cada 35 kilómetros cuentas con puntos wifi libre para emergencias. Fueron gestionadas por Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) delegación provincial y las tareas fueron realizadas por la empresa de ISP roup Internet.

Cada uno de los puntos tiene wifi libre gratuito, por fibra óptica que permite que los ocasionales viajeros que pase por la zona y ante una emergencia puedan hacer uso de la red, utilizando el móvil con cualquiera de las empresas y enviar mensajes y llamadas desde Whatsapp, en caso de alguna necesidad o para comunicaciones personales.

La utilización de ese servicio permitió que, en varios siniestros, las fuerzas de seguridad o de salud, llegaran más rápido a los sitios conflictivos.

Sin embargo, el tramo de ruta 22 entre Río Colorado y Choele Choel la realidad es muy distinta. El tramo, de 140 kilómetros, carece de ese servicio y tampoco tiene buena recepción de señal para el uso de las empresas de telefonía.

El extenso trayecto además suele ser el que más accidentes registra en la zona. No contar con un sistema de comunicación complica la asistencia de las unidades de emergencia en tiempos que permitan mejorar, en los casos graves, las posibilidades de sobrevida. En ese sector suelen ser los conductores ocasionales los que terminan auxiliando a los accidentados o desplazándose para poder dar aviso ante incidentes de tránsito.

Por el momento no hay proyectos para montar de comunicaciones al recorrido que conecta Choele Choel y Río Colorado, uno de los más transitados en toda época del año.

Un comentario sobre «La peligrosa puerta de entrada a la Patagonia por las rutas olvidadas»

  1. la Kretina KIRCHNER y su sequito de testaderros y empresarios amigos embolsaron miles de millones con lo que rapiñaron de estas obras.,el comun de la sociedad que se joda .ellos viven en la opulencia gracias a esta sociedad de imbeciles que a pesar de que les roban en sus narices siguen siendo votandolos .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *