Noti-Rio

Malestar por un abusador que tiene prisión domiciliaria en Río Colorado

(NOTI-RIO) La detención domiciliaria de un hombre de 57 condenado a 12 años por el abuso sexual de una menor de edad despertó el repudio de la comunidad de Río Colorado como de todas las autoridades políticas locales.

Anoche en una sesión extraordinaria el Concejo Deliberante en pleno realizó el más enérgico repudio al accionar del Juez Romera, por enviar a prisión domiciliaria, a una persona condenada por abuso sexual.

“los hechos se sucedieron repetidamente durante 12 años, en los cuales la víctima vivió la peor pesadilla, aquel que debía cuidarla y defenderla era su verdugo” señala la declaración.

“Es profundamente doloroso para todas las personas de Río Colorado enterarnos de que ocurren éstas cosas. Como vecinos nos sentimos totalmente agraviados e insultados.”

El intendente Gustavo San Román por su parte “Como Intendente de la ciudad de Río Colorado quiero repudiar el accionar del Juez Romera, quien le concedió la prisión domiciliaria a un hombre de la localidad, condenado con sentencia firme a doce años de prisión por abuso sexual simple, doblemente calificado por el vínculo familiar”.

“Es un hecho aberrante e injusto, que a pocos días de que fuera condenado, este hombre esté de nuevo en su casa, en nuestra localidad, a unos pasos de la mujer de quien abusó. Quiero solidarizarme con la principal víctima de esta situación y pedirle formalmente a la Justicia que se revea y se revierta esta medida que perjudica y revictimiza nuevamente a la víctima”.

También en este mismo sentido se pronunció el legislador provincial Fabio Sosa, distintas fuerzas políticas, instituciones intermedia y no se descarta alguna movida dentro de la localidad, que buscaran que sus voces lleguen hasta el despacho de la justicia.

En febrero pasado el fiscal del caso y la defensora pública penal de la descentralizada de Rio Colorado solicitaron la pena para el hombre de 57 años ya declarado responsable de “abuso sexual simple doblemente calificado por su condición de ascendiente de la víctima, contra una menor de 18 años y aprovechando la situación de convivencia, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal reiterado también agravado con corrupción de menores agravado”.

El fiscal, Daniel Zornitta pidió 12 años de prisión de cumplimiento efectivo, teniendo presente “como agravantes que se trata de un delito contra la integridad sexual gravemente ultrajante y por la extensión en el tiempo. Pero la idea central es que fue cometido contra una menor aprovechando la convivencia y el vínculo que los une, el victimario es el padre de la víctima”.

Había quedado acreditado durante el juicio de culpabilidad, que los hechos sucedieron con continuidad en el tiempo, iniciaron en el 1999 hasta el 2011, donde el imputado debió haber cuidado a su hija, sin embargo aprovechó las situaciones de vulnerabilidad y de soledad de la niña. Él tenía una relación de superioridad jerárquica y de hecho esto le permitía tener un control absoluto de la situación y así logró perpetrar los abusos.

La fiscalía resaltó de la declaración brindada en el debate por parte del cuerpo de investigación forense, tras realizar la entrevista a la víctima, que surgen experiencias traumáticas que le han afectado sus relaciones con otras personas, y han causado un grave daño moral y psiquico.

El fiscal concluyó que “la edad y la educación del hombre culpable son suficientes para dar cuenta que era plenamente consciente de la realización de los actos lesivos”.

Finalmente el tribunal de juicio conformado por los jueces Laura Pérez, Verónica Rodríguez y Fernando Sánchez Freytes, resolvieron condenar al hombre a la pena de 12 años de prisión.

El hombre condenado posteriormente había estado un par de semana detenido en la Comisaria local cumpliendo los 15 días de cuarentena y luego fue trasladado, donde unos días después por un supuesto cuadro de enfermedad un cuerpo médico de la justicia evaluó al hombre y posteriormente el juez Romera dictó la prisión domiciliaria a poca distancia donde vive la víctima.

Esto despertó el mal humor dentro de la comunidad donde rápidamente se comenzaron a movilizar pidiendo que el acusado vuelva a la cárcel a cumplir con la condena.

Deja un comentario