Por qué la variante Delta hace más necesaria la vacunación, aun si se tuvo COVID-19

Una persona puede desarrollar inmunidad, la capacidad de resistir la infección, de dos maneras: después de haber sido infectada con un virus o tras la vacunación. Sin embargo, la protección inmunológica no siempre es igual. Liderado por Jennifer T. Grier, especialista en inmunología de la Universidad de Carolina del Sur, se ha publicado un reciente documento donde se analizan las vacunas y los anticuerpos que generan frente a la variante Delta.

Sobre la base de más de una decena de papers científicos publicados recientemente, la especialista manifestó que la inmunidad a la vacuna y la natural para el SARS-CoV-2 pueden diferir en términos de la fuerza de la respuesta inmune o el tiempo que dura la protección. Además, “no todos obtendrán el mismo nivel de inmunidad contra la infección, mientras que las respuestas inmunitarias a las vacunas son muy consistentes”.

La diferencia en la respuesta inmune entre vacunación e infección parece ser aún mayor cuando se trata de nuevas variantes. A principios de julio, se publicaron dos nuevos estudios que muestran que las vacunas COVID-19, aunque un poco más efectivas contra las cepas más antiguas del virus, todavía parecen proporcionar una excelente respuesta inmune contra las nuevas variantes. Los investigadores observaron cómo los anticuerpos se unen a las nuevas variantes del coronavirus y encontraron que las personas que estaban previamente infectadas podrían ser susceptibles a las nuevas cepas, mientras que las personas que fueron vacunadas tenían más probabilidades de estar protegidas.

“Las vacunas COVID-19 ofrecen un camino seguro y confiable hacia la inmunidad tanto contra las cepas más antiguas de coronavirus como contra las cepas emergentes, especialmente la nueva variante delta”, indicó Grier.

La inmunidad proviene de la capacidad del sistema inmunológico para recordar una infección. Usando esta memoria inmunológica, el cuerpo sabrá cómo combatir la enfermedad si se encuentra nuevamente con el patógeno. Los anticuerpos son proteínas que pueden unirse a un virus y prevenir una infección. Las células T dirigen la eliminación de las infectadas y los virus que ya están unidos por anticuerpos. Estos dos son algunos de los principales actores que contribuyen a la inmunidad.Aproximadamente del 84% al 91% de las personas que desarrollaron anticuerpos contra las cepas originales de coronavirus probablemente no volverían a infectarse durante seis mesesAproximadamente del 84% al 91% de las personas que desarrollaron anticuerpos contra las cepas originales de coronavirus probablemente no volverían a infectarse durante seis meses

Después de una infección por SARS-CoV-2, las respuestas de anticuerpos y células T de una persona pueden brindar protección contra la reinfecciónAproximadamente del 84% al 91% de las personas que desarrollaron anticuerpos contra las cepas originales de coronavirus probablemente no volverían a infectarse durante seis meses, incluso después de una infección leve. Las personas que no presentaron síntomas durante la infección también son propensas a desarrollar inmunidad, aunque tienden a producir menos anticuerpos que las que se sintieron enfermas. Entonces, para algunas personas, la inmunidad natural puede ser fuerte y duradera.

Un gran problema es que no todos desarrollarán inmunidad después de una infección por SARS-CoV-2. Hasta el 9% de las personas infectadas no tienen anticuerpos detectables y hasta el 7% no tienen células T que reconozcan el virus 30 días después de la infección.

“Para las personas que desarrollan inmunidad, la fuerza y la duración de la protección pueden variar mucho -indica Grier-. Hasta el 5% de las personas pueden perder su protección inmunológica en unos pocos meses. Sin una defensa inmune fuerte, estas personas son susceptibles a la reinfección por el coronavirus”. Algunos han tenido segundos episodios de COVID-19 un mes después de su primera infección; y, aunque ocurre raramente, algunas personas han sido hospitalizadas o incluso han muerto después de una reinfección.

Un problema creciente es que los individuos que fueron previamente infectadas por cepas presentes antes en la pandemia pueden ser más susceptibles a la reinfección por la variante delta. Un estudio reciente encontró que 12 meses después de la infección, el 88% de las personas todavía tenían anticuerpos que podían bloquear la infección de las células cultivadas con la variante original del coronavirus, pero menos del 50% tenían anticuerpos que podían bloquear la variante delta.

Además, una persona infectada también puede transmitir el coronavirus, incluso sin sentirse enferma Las nuevas variantes son especialmente problemáticas en este caso, ya que se transmiten más fácilmente que las cepas originales.Las vacunas COVID-19 generan respuestas tanto de anticuerpos como de células T , y estas respuestas son mucho más fuertes y consistentes que la inmunidad después de una infección naturalLas vacunas COVID-19 generan respuestas tanto de anticuerpos como de células T , y estas respuestas son mucho más fuertes y consistentes que la inmunidad después de una infección natural

Las vacunas COVID-19 generan respuestas tanto de anticuerpos como de células T , y estas respuestas son mucho más fuertes y consistentes que la inmunidad después de una infección natural. Un estudio encontró que seis meses después de recibir su primera dosis de la vacuna Moderna, el 100% de las personas evaluadas tenían anticuerpos contra el SARS-CoV-2 . Este es el período más largo que se ha informado en estudios publicados hasta ahora. En un documento que analizó las vacunas Pfizer y Moderna, los niveles de anticuerpos también fueron mucho más altos en las personas vacunadas que en las que se habían recuperado de la infección.

Aún mejor, un estudio en Israel mostró que la vacuna Pfizer bloqueó el 90% de las infecciones después de ambas dosis, incluso con nuevas variantes presentes en la población. Y una disminución en las infecciones significa que las personas tienen menos probabilidades de transmitir el virus.

“Para aquellos que ya han sido infectados con el coronavirus, todavía existe un gran beneficio al vacunarse”, sentenció Grier. Un estudio con el virus COVID-19 original mostró que la vacunación después de la infección produce aproximadamente 100 veces más anticuerpos que la infección sola, y el 100% de las personas que fueron vacunadas después de la infección tenían anticuerpos protectores contra la variante delta.

“Las vacunas COVID-19 no son perfectas, -concluyó la especialista- pero producen fuertes respuestas de anticuerpos y células T que ofrecen un medio de protección más seguro y confiable que la inmunidad natural, especialmente con nuevas variantes pululando.

Deja un comentario